¿Cómo crear buenos hábitos financieros para hacerte rico?

Enriquecerse depende mucho más de tus hábitos que de tu salario. Aprende en este artículo cómo desarrollar buenas prácticas financieras y comienza a hacerte rico hoy mismo.

Piensa rápido: ¿Qué significa enriquecerse?

¿Sería ganar dinero? ¿Viajar cada año al exterior? ¿No pasar apuros a final de mes? O tal vez, ¿poder ir a un restaurante y pedir todo lo que quieras sin tener miedo de la cuenta?

Hoy aprenderás cómo funciona el dinero, cómo hace parte de tu vida y cómo puedes tener más control sobre él (y no al contrario).

¿Cómo así?

Ven conmigo y entiende lo que significa enriquecerse y cómo hacerlo de la manera indicada.

¿Cómo funciona el dinero?

«La mayor diferencia entre ricos y pobres, es que los ricos saben diferenciar activos de pasivos, y ellos compran activos.»

– Robert Kiyosaki (Padre rico, Padre pobre).

Imagina que un amigo tuyo te dice que está haciendo dieta para adelgazar.

«¡Felicitaciones!» le dices, «¿y qué estás comiendo?»

«Ah» , responde con orgullo, «todos los días voy hasta el puesto de comida rápida cerca de mi casa y como una super hamburguesa en el desayuno, en el almuerzo y en la cena: tiene carbohidratos, proteinas y todo lo que necesito para una dieta balanceada».

Probablemente esto te parezca absurdo ¿verdad?

Tu amigo no entiende cómo funciona una dieta balanceada.

Estás de acuerdo conmigo en que, si quieres hacer una dieta para adelgazar, el primer paso es que sepas diferenciar cuáles alimentos te engordan y cuáles te adelgazan ¿verdad?

Con el dinero sucede lo mismo.

Si creas hábitos para enriquecerte, el primer paso es saber diferenciar activos y pasivos financieros:

Activos financieros

Activos financieros es todo aquello que pone dinero en tu bolsillo.

  • Salario
  • Freelas
  • Negocio propio
  • Terrenos e inmuebles
  • Acciones y títulos de renta fija
  • Criptomonedas
  • Mercancías para reventa (en caso que seas comerciante)
  • Infoproductos (productos de información)
  • Educación (libros, cursos, conferencias, podcasts, en fin, todo aquello que pueda aumentar tu productividad, cultura, empatía, y te traiga nuevas ideas).

Pasivos financieros

Pasivos financieros, por otro lado, es todo aquello que saca dinero de tu bolsillo. Por ejemplo:

  • Carro y moto
  • Casa/apartamento (para habitar)
  • Smartphones y Gadgets
  • Consórcios
  • Fiestas
  • Cuentas por pagar

Tal vez te parezca extraño ver moto, carro, casa y apartamento en esta lista.

Esto se debe a que muchas personas acostumbran ver estas cosas como inversiones, pero en realidad ellos son costos.

Un carro y una moto van a perder su valor con el tiempo y aun así vas a gastar en combustible, mantenimiento, estacionamiento, impuestos, seguro, accesorios, depreciación, multas, etc.

En cuanto a la casa y al apartamento, así estos sean propios, si son para habitarlos, son pasivos.

Dos cosas importantes sobre activos y pasivos:

  1. Pasivos no son siempre lujos. Necesitas una casa para vivir, ropa para vestir y cosas para divertirte.
  2. Los activos y pasivos no son solo cosas, sino la finalidad de su uso. Si usas tu computador solo para acceder a las redes sociales y ver videos en Youtube, es un pasivo. Pero, si lo usas para trabajar, se convierte entonces en un activo.

Saber diferenciar activos y pasivos y comprar activos es una lección extremadamente valiosa.

Principales diferencias entre ricos y pobres

Con certeza alguna vez ya escuchaste hablar de personas que ganan la lotería, malgastan todo el dinero y vuelven a ser pobres en poco tiempo ¿no es así?

Y esto ¿por qué sucede?

¡Porque ser rico o pobre no tiene nada que ver con cuánto dinero tienes en tu cuenta bancaria!

La verdad ésta es una cuestión de mentalidad. Puedes pensar y actuar como rico, así no tengas el dinero ahora.

Y también, puedes pensar y actuar como pobre, así tengas todo el dinero del mundo.

A continuación, algunas diferencias de mentalidad entre ricos y pobres:

Ricos

  • Visualizan oportunidades (se preguntan: ¿Cómo puedo hacer eso posible?)
  • Asumen la responsabilidad sobre sus decisiones y sobre sus propias vidas
  • Primero se pagan a si mismos
  • Compran activos y después pasivos, en este orden
  • Siempre están aprendiendo

Pobres

  • Visualizan problemas (dicen: No puedo hacerlo! No es para mí.)
  • Culpan a los otros por sus fracasos y frustraciones
  • Pagan a si mismos por último (cuando pagan)
  • Compran pasivos y confían en una única fuente de renta
  • Piensan que ya saben todo lo que necesitan saber

Una cosa que tú, yo y los más grandes millonarios del mundo tenemos en común es: todos tenemos solo 24 horas en nuestro día.

Mientras los ricos están usando su tiempo libre para estudiar, trabajar en proyectos personales y perfeccionarse todos los días, los pobres están apenas matando el tiempo.

Para que tengas una idea de lo importante que es continuar invirtiendo en ti mismo, me gusta usar el ejemplo de Warren Buffet, uno de los 10 hombres más ricos del mundo.

Buffet es un señor de 87 años de edad, amigo personal de Bill Gates, y que tiene un hábito curioso:

Todos los días, él lee 500 páginas de periódicos por la mañana.

Es así como acompaña el mercado y decide en qué empresas va a invertir en el futuro.

Y tú ¿cómo estás usando tu tiempo?

Moldeando hábitos para enriquecerte

¿Recuerdas el ejemplo de tu amigo glotón que quería adelgazar comiendo solo comida rápida toda la semana?

Lo que quiero decirte es enriquecerse, así como adelgazar, es una cuestión de hábitos.

Existe una fórmula para perder peso (que tu amigo parece no haber entendido bien): haz dieta (de la manera indicada) y ejercicio físico.

Si haces esas 2 cosas todos los días, de seguro vas a adelgazar.

También existe una fórmula para enriquecerse:

Aumenta tus activos y controla tus pasivos.

Y cómo hacer eso en la práctica?

Ven conmigo que ahora vamos a entrar en el mundo de las finanzas personales.

Manera tradicional (y errónea) como las personas planean sus finanzas:

Si quisiera predecir, diria que el 99% de las personas comete este error cuando lidian con su propio dinero:

  1. Recibe el salario
  2. Paga las cuentas
  3. Gasta como si no hubiese mañana
  4. Al final del mes, si sobra alguna cosa, entonces guarda, *spoiler alert: nunca sobra.

¿Por qué esta forma de planear tus finanzas nunca te hará enriquecer?

¡Porque le estás pagando a los otros primero!

Tu salario se está yendo para el dueño del bar, el dueño de la tienda de ropa, para la operadora de tu tarjeta de crédito…

Y para ti mismo ¿vas a dejar para pagarte alguna cosa a final de mes si sobra algo?

¡Éste es el habito más importante para cambiar a partir de hoy!

Manera optimizada para enriquecer (pagándote a ti mismo primero):

A partir de ahora cada vez que hagas algún dinero, no importa si son 10,100,1000 o 100.000, vas a seguir exactamente este orden:

  1. Recibir el dinero;
  2. Invertir en sus objetivos de medio, corto y largo plazo (en otras palabras, aquí compras activos para conquistar tus sueños en el futuro);
  3. Pagar tus cuentas;
  4. Separar una cantidad para un fondo de emergencia;
  5. Con lo que sobra, puedes gastar.

Esta es una diferencia importantísima de mentalidad.

¡No vas a guardar más el dinero que sobra!

Primero vas a invertir y después gastar en lo que sobra.

Consejo rápido para llegar hasta el fin de mes de forma tranquila, sin la cuerda en el cuello:

Después de que has invertido, pagaste cuentas y separaste una parte para emergencias, toma ese dinero que sobró y divídelo por 30 o 31.

Así, vas a saber cuánto podrás gastar por día.

Si te sobran por ejemplo $600 dólares, y estás en un mes con 30 días, podrás gastar $20 dólares por día.

Y entonces, dos cosas interesantes pueden suceder:

  1. Un lindo día terminas gastando más de lo que deberías. Digamos $30 dólares. Entonces, ahora sabes que al siguiente día podrás gastar solo $10.
  2. Pasaste una semana entera sin gastar nada. Cuando llegue el fin de semana tendrás $140 dólares para gastar entre sábado y domingo, y puedes hacerlo sin el menor peso en la consciencia.

Si sigues esto al pie de la letra, llegarás a final de mes de forma tranquila, sin pasar aprietos.

Construyendo tus objetivos

Ningún viento sopla a favor de quien no sabe para donde ir – Seneca.

Ahora que trazamos un camino para tener más control sobre tu dinero ¡es momento de pensar en el futuro!

Al final, enriquecerse es sobretodo conquistar el futuro que quieres para tu vida.

Pensando en eso ¿cómo te ves de aquí a 2, 10 o 20 años?

¿Qué quieres tener, hacer, construir o comprar en este tiempo?

Un tip para ayudarte:

Dale nombres a tus objetivos

Eso crea un peso psicológico que te ayudará a entender el por qué estás haciendo sacrificios necesarios para enriquecerte.

Cuánto más concreta tu visión, mejor.

Por ejemplo:

Objetivo de largo plazo (+20 años):

  • Retirarse ganando x cantidad de dinero al mes
  • Cubrir los estudios universitarios de tus hijos

Objetivos de medio plazo (+10 años)

  • Abrir un Pub
  • Casarse en la playa

Objetivos de corto plazo (+2 años)

  • Hacer un viaje de mochilero por Europa

Y el fondo de emergencia ¿cómo funciona?

El fondo de emergencia precisa tener liquidez inmediata y un techo. Por ejemplo un ahorro.

Si tienes un terreno que vale $100.000 dólares y necesitas $1000 dólares para comprar un celular nuevo, no puedes simplemente cortar un pedazo de tu terreno, llevarlo hasta la tienda y cambiarlo por un celular. Necesitas encontrar un comprador, realizar todos los trámites, pagar impuestos, esperar días o hasta meses para que el dinero esté en tus manos.

Por otro lado, si tuvieras los $1000 dólares en tu cuenta bancaria, basta con que vayas hasta un cajero automático, pases tu tarjeta y retires los $1000 dólares. Y el celular será tuyo en minutos.

Eso es liquidez.

Cómo usar el ahorro como fondo de emergencia:

  • Establece un techo para el ahorro. Por ejemplo $1000 dólares
  • Cada mes, después de invertir en tus objetivos, colocas un dinero en el ahorro, digamos $100.
  • Cuando alcances el limite, dejas de colocarlos en el ahorro y pasas a dejar ese valor en otros fondos
  • Si llegas a tener algún gasto inesperado, sacas de tu ahorro y repones ese valor hasta alcanzar nuevamente el limite.

Importante: El ahorro o fondo no debe ser visto como una inversión.

Eso porque ella rinde más o menos que la inflación. Si lo colocaras en otros fondos podría rendir más, pero no sería fácil disponer de él.

Esto significa que, a largo plazo, cuanto más dinero tienes parado en el fondo o ahorro, más dinero estás dejando de ganar.

De ahí la importancia de colocar un límite a ella.

Controlando tus pasivos

¿Recuerdas nuestra fórmula para enriquecerse?

Aumenta tus activos y controla tus pasivos.

El primer paso para controlar tus pasivos es identificarlos.

Toma papel y lápiz o abre una planilla en tu computador, como prefieras, y haz una lista de tus principales gastos hoy.

Algunos ejemplos comunes:

  • Carro/moto (combustible+ mantenimiento + estacionamiento + impuestos + seguros + accesorios + depreciación + multas)
  • Entretenimiento (fiestas, conciertos, bares etc…)
  • Restaurantes
  • Supermercado
  • Cuenta de luz, teléfono y agua

Después de haber hecho esta lista, van a surgir algunas posibilidades de acción:

  • Renegociar los servicios que contratas (realmente necesitas ese plan de telefonía)
  • Convertir en fijos tus costos variables, colocando un techo a los gastos (por ejemplo: limitar a $300 dólares las fiestas del mes)
  • Seguir de cerca el uso de la tarjeta de crédito, evitando al máximo las compras financiadas (excepto si es para comprar un activo)
  • Controlar tu uso de energía eléctrica, la cuenta del restaurante y otros gastos del día a día.

Al hacer esto, te vas a sorprender con todo lo que tu dinero puede rendir.

Aumentando tus activos

Existen dos tipos principales de activos: renta activa y renta pasiva.

Una buena forma de aumentar tus activos es equilibrando estas dos formas de hacer dinero:

Renta activa

Es directamente proporcional al tiempo de trabajo invertido. En otras palabras: entre más trabajas más ganas.

Por ejemplo: freelancer.

Ventajas:

  • Trae retorno a corto plazo
  • Los riesgos son menores

Desventajas

  • No permite escalar (limitación humana)
  • Paraste de trabajar, paraste de recibir dinero

Renta pasiva:

Demanda un trabajo inicial para montar y después genera ganancias de manera indefinida.

Por ejemplo: vender cursos online (vas a tener trabajo planeando las clases, gravando, editando, promocionando y vendiendo) , pero una vez que está en internet te va a traer ingresos por el resto de la vida.

Ventajas:

  • Permite escalar
  • Trae independencia financiera

Desventajas

  • El retorno se ve a largo plazo
  • Implica asumir más riesgos

*En finanzas, independencia financiera es cuando tienes tu dinero trabajando para tí. En otras palabras si dejaras de trabajar, el rendimiento de tus inversiones logra pagar tu costo de vida todo el mes.

Ejemplos de renta pasiva:

  • Tener un blog y monetizar con anuncios, venta de productos, programa de afiliados o prestación de algún servicio
  • Vender infoproductos (¿tienes algún conocimiento que podría beneficiar a otras personas? ¡Transforma eso en un producto!)
  • Invertir en el mercado financiero (acciones, títulos de renta fija, criptomonedas…)
  • Producir un podcast y monetizarlo de la misma forma que con el blog

Para entender más:

Ejemplos de renta activa:

¡Vamos a enriquecernos!

Ahora que ya sabes cómo construir buenos hábitos financieros para enriquecerte ¡es hora de poner las manos en la masa!

Recapitulando lo que vimos:

A partir de la próxima vez que recibas cualquier dinero vas a seguir estos pasos:

  • Invertir una parte en tus objetivos
  • Separar una parte para pagar tus cuentas
  • Reservar una parte en tu fondo de emergencia (hasta el límite)
  • Con lo que sobre, gastas (tip: divide por 30 para saber cuánto puedes gastar hoy sin ningún peso en la conciencia)

¿Tienes ganas de emprender? ¡Conocer las mejores prácticas para crear un producto digital exitoso con nuestra guía del emprendedor digital!

cómo crear un infoproducto

100.000 pessoas não podem estar enganadas
Deixe seu email e receba conteúdos antes de todo mundo