Cómo establecer metas: ¡aprende 14 pasos para lograr tus metas!

¿Has pensado en tu futuro de aquí a 5 años? ¿Piensas en algo que quieres hacer dentro de seis meses? ¿O tal vez estás preocupado por las tareas que debes cumplir para mañana? Para llevar a cabo tus planes, hablamos de los compromisos más pequeños hasta los más grandes, primero es necesario saber cómo establecer metas.

Cómo establecer metas

    En diferentes niveles, todos los días, debemos establecernos metas y luego comenzar a trabajar para lograrlas. El simple hecho de completar una tarea en tu jornada laboral es la consecución del éxito en una determinada meta. Por ejemplo, lograr publicar un anuncio como parte de tu campaña de marketing.

    La cuestión radica en que, dependiendo de cómo se haga esta definición, se vuelve prácticamente imposible convertir en realidad lo planeado. Ahí es donde muchas personas capaces se sienten frustradas.

    Entonces, ¿cómo establecer metas que realmente nos lleven más lejos y nos permitan alcanzarlas? Afortunadamente, es mucho lo que se puede hacer al respecto y en este post te mostraremos varios consejos prácticos. Échale un vistazo a lo que tenemos para ti!

      ¿Qué son las metas?

      Las metas son cuantificaciones específicas de algo que queremos lograr. En general, son parte de un objetivo, pero son más precisas y pueden relacionarse con cualquier cosa.

      Desde la vida personal hasta la profesional, las metas ayudan a las personas a conseguir lo que quieren. Por lo tanto, definirlas es importante para que sepas exactamente qué debes hacer para lograr lo que anhelas.

      La diferencia con los objetivos

      Una duda muy común es la diferencia entre metas y objetivos. Por mucho que se vean iguales, no lo son. Hay factores que vinculan un concepto con el otro y suelen estar relacionados. Sin embargo, son diferentes formas de alcanzar algún logro, en mayor o menor proporción.

      Un buen ejemplo de objetivo es conseguir una mayor cualificación profesional. Naturalmente, esta es una idea muy subjetiva y amplia, ya que se puede lograr de diferentes maneras. Aun así, es un objetivo concreto y tangible que se puede lograr.

      Lo que alejará el objetivo de esta idea más subjetiva y la transformará en algo concreto es, precisamente, la meta. Con el ejemplo dado anteriormente, podemos definir que la primera meta dentro del objetivo de obtener la calificación profesional es realizar un curso específico.

      Así, completar este curso será la meta que tendrá una persona. En consecuencia, forma parte de un objetivo más amplio y completo, que es el desarrollo profesional. En este caso, ambos conceptos están relacionados e integrados, pero la meta es siempre con un enfoque mejor definido y es parte de una estela de esfuerzos para alcanzar un objetivo.

      Los detalles de las metas

      Antes de saber cómo fijar metas, es fundamental saber que es una idea mucho más concisa e incluso rigurosa. Esto sucede porque, cuando hablamos de ellas, la propuesta es siempre trabajar con una realización muy clara, que debe suceder en un período específico. Además, los recursos necesarios para lograr esta meta también deben estar bien definidos.

      Por ejemplo, si deseas ahorrar una cantidad de US$ 15 mil, deberás decidir cuánto tiempo es el ideal para alcanzar esta meta. De lo contrario, dejarás el margen de logro muy abierto, lo que no tiene sentido, ya que se perderá el tiempo para lograr esta meta.

      Ahora bien, si quieres reunir ese monto dentro de un año y medio, define que tu meta es obtener US$ 15 mil en un año y tres meses, por ejemplo. Asimismo, deberás identificar qué esfuerzos serán necesarios para alcanzar esa meta.

      En el ejemplo citado, la aplicación principal será ahorrar dinero. Entonces, debes establecer pequeñas metas mensuales que te ayudarán a alcanzar US$ 15 mil. Esto significa que tu determinación debe ser realista, por lo tanto, si ganas US$ 3 mil, puede ser que un valor de US$ 1 mil por mes sea exactamente lo que necesitas guardar.

      Entonces, para saber establecer metas, es importante entender que deben estar bien definidas, con un plan de alcance y, sobre todo, realistas. De lo contrario, todo este esfuerzo puede llevar a la frustración y, al final, no se logrará el objetivo.

      ¿Por qué es importante establecer metas?

      Establecer metas es importante para cualquier persona que necesite alcanzar un gran logro. A continuación, ¡descubre en algunos puntos cómo esta organización para alcanzar las metas puede ser decisiva!

      Mantén el enfoque

      Las metas ayudan a que las personas se mantengan enfocadas. Si necesitas lograr algo, toda tu dedicación debe estar dirigida a eso.

      Muchas veces, por cansancio, compromisos excesivos y otros factores, es común no permanecer concentrado en este logro. Sin embargo, cuando estableces metas, tu deseo se cuantifica y esto ayuda a orientar mejor todos tus esfuerzos, además de requerir planificación.

      Desarrollar trabajo estratégico

      Las metas son pequeños logros dentro de un objetivo más amplio. Por supuesto, pueden, por sí solas, ser más grandes de lo normal. Independientemente, son parte de un plan a gran escala, es decir, una estrategia. Cuando se vinculan a algo más grande, las metas son esenciales para orientar los esfuerzos y medir los logros a lo largo del camino.

      Promover el desarrollo gradual

      Las metas también pueden ser una forma de hacer posibles los objetivos más grandes. Esto se debe a que, en general, son puntos de conquistas que forman el camino hacia el éxito.

      De esta forma, puedes estimular un desarrollo propio de manera paulatina, respetando tu tiempo, pero generando resultados positivos. ¡Esto te ayudará a mantenerte motivado y encaminado!

      ¿Cómo establecer metas que te ayuden a lograr tus objetivos?

      Para muchas personas, ¡esta es la pregunta de los mil millones de dólares! Después de todo, la libertad que tenemos a la hora de definir un objetivo es simplemente enorme.

      Por ejemplo, puedes establecer la meta de caminar sobre la luna dentro de cinco años. Nadie te impedirá hacer planes para eso. Pero ¿cuáles son las posibilidades reales de que esto suceda?

      Es un ejemplo exagerado, pero ilustra el problema en cuestión:  establecer una meta no garantiza que se logre. Y puede resultar muy frustrante. Para asegurarte de que tus objetivos sean realistas y, de hecho, se puedan lograr, aquí hay 14 consejos que puedes poner en práctica ahora mismo.

      1. Elige metas que sean importantes para ti

      Nadie puede negar que uno de los ingredientes esenciales para alcanzar una meta es la motivación, especialmente si la meta en cuestión es desafiante. Es cierto que no se trata de actuar con emoción, y que es importante seguir un proceso basado en acciones prácticas y racionales para concluir lo establecido.

      Pero todo se derrumba cuando no nos preocupamos lo suficiente por el objetivo que perseguimos. Por lo tanto, corta el mal de raíz y no pierdas el tiempo estableciendo metas que no son esenciales para ti o tu negocio.

      Por ejemplo, si aún no te sientes seguro del valor de invertir en Marketing Digital, es mejor que te propongas a conocer más sobre el tema antes de fijarlo como meta. No establezcas una meta solo porque el tema es tendencia.

      2. Sigue el método SMART

      El método SMART  es una forma muy útil de determinar objetivos alcanzables y que le aporta resultados reales a una persona o empresa. ¿Cómo establecer metas usando este método? Es muy simple, solo asegúrate de que sean:

      • Específicos: en lugar de pensar en ideas vagas y abstractas, genera objetivos concretos y claros en mente. Esto facilitará mucho tu trabajo.
      • Medible: no puedes alcanzar una meta sin seguirla de cerca, así que asegúrate de que sea posible medir tu progreso en la consecución de la meta.
      • Alcanzable: ¿recuerdas que hablamos de caminar sobre la luna? Así es. Es importante que sea realista y que sepas lo que podrás lograr.
      • Relevante: ¿qué influencia tendrá tu meta en tu vida o en la vida de los demás? Es decir, ¿cuál es su relevancia? Pensando en tu empresa, ¿cuál es la relevancia de la meta planteada para tu negocio?
      • Temporal: ¿cuál es la fecha límite para completar tu meta? Sin esto, es más fácil decir “mañana lo hago” y dejar las tareas más complicadas para después.

      3. Establece prioridades

      Incluso podemos intentarlo, pero no puedes hacer todo al mismo tiempo. Así que no insistas en pensar que todos tus objetivos son de igual importancia y deben perseguirse al mismo tiempo.

      Dado que el plazo es limitado, el enfoque también debe serlo. Entonces, define lo que es más importante y merece tu atención en este momento.

      Esto no significa que debas obsesionarte con un solo objetivo y no pensar en nada más hasta alcanzarlo. Es posible trabajar en paralelo con metas completamente diferentes, pero debe prevalecer el sentido común. En lugar de trabajar diez metas juntas, ¿qué tal si te dedicas a dos o tres?

      4. Divide los objetivos en tareas más pequeñas.

      Los grandes objetivos pueden parecer imposibles de alcanzar. En tal caso, lo que suele ocurrir es un círculo vicioso que impide que la persona salga de la inercia.

      En este ciclo, el desafío parece inmenso, que puede resultar en una falta de motivación: ¿de qué sirve actuar sin ver resultados? Debido a la falta de resultados, todo parece imposible y, por lo tanto, ¡los objetivos nunca se cumplen!

      La solución es dividir los grandes objetivos en tareas más pequeñas y sencillas. Cuando menos lo esperas, ya estás mucho más cerca de tu destino final.

      5. Aprende del ejemplo de otros

      Los objetivos de cada persona varían ampliamente, pero no por eso debes sentir que no tienes nada que aprender con el ejemplo de los demás. Y no solo estamos hablando de aprender de las historias de éxito, sino también de las metas que alguien no ha logrado alcanzar. ¿Qué se hizo bien o mal? ¿Cómo imitarlo o hacerlo de otra manera?

      Sea cual sea el ejemplo, de un empresario famoso o de un familiar tuyo, observa cómo los obstáculos de estas personas pueden servirte de lección. Así, ante los desafíos para conseguir una meta, será más fácil saber qué hacer, en lugar de simplemente rendirte o engañarte, pensando que dedicarte a otra de tus metas es la respuesta.

      6. Elige metas en las que puedas trabajar ahora

      Es muy bueno pensar en el futuro, pero la idea es ser práctico. Establece metas que puedas comenzar a perseguir ahora mismo. Una meta que solo la podrás empezar a perseguir dentro de un tiempo tiene otro nombre: sueño.

      Pero, entonces, ¿significa que no vale la pena hacer planes a largo plazo? ¡Al contrario! Incluso para un plan para el futuro, hay acciones que debes realizar ahora.

      La advertencia aquí es para que no te apegues demasiado a los ideales con los que no puedes comprometerte en este momento y que robarían toda tu atención de las posibilidades que están a tu alcance.

      7. Establece un plan de acción

      ¿Quieres alcanzar tus metas? Entonces, necesitas un plan de acción, es decir, una idea clara de cómo las lograrás.

      Por ejemplo, piensa que deseas duplicar el número de clientes de tu empresa. Es un gran objetivo, sin duda, pero solo con él no tendrás idea de cómo hacerlo.

      La elaboración de un plan de acción implica decidir qué estrategias de marketing utilizar, cómo pretendes mejorar los procesos de ventas, el servicio al cliente, el producto y otros aspectos del negocio para garantizar que la base de clientes se duplique.

      8. Evalúa las metas que ya has logrado.

      Puede que no te des cuenta, pero probablemente hayas logrado muchos objetivos. Por un momento, deja de enfocarte en lo que salió mal y analiza todo lo positivo que ya has logrado.

      ¡Aprende de los objetivos ya alcanzados! ¿Qué hiciste bien que te permitió completar lo que habías planeado? ¿Cometiste un error en medio del camino que retrasó tu meta?

      Anota los detalles relacionados con las metas que has cumplido, así como los resultados que han producido. Esto te dará más confianza y fuerza para seguir buscando los objetivos actuales.

      9. No olvides tus valores

      A veces, puede parecer que la única forma de lograr una meta, tal vez incluso hacer realidad un sueño, es hacer algo que vaya en contra de tus principios y valores. Si eso sucede, debes saber que algo anda mal. Quizás tu objetivo esté desviado o las decisiones que tomaste mientras lo buscabas fueron incorrectas.

      Nunca abandones tus valores solo para hacer el trabajo. Las consecuencias negativas de esto pueden ser mucho más duraderas que el resultado positivo que buscas. Recuerda las razones para apreciar tus valores y descubre cómo pueden ser positivos para tu negocio. Esto ayudará a reevaluar lo más importante.

      10. No tengas miedo de soñar en grande

      Los grandes logros solo los logran quienes se atrevieron a soñar en grande y trabajar para que ya no fuera solo una idea. Por lo tanto, asegúrate de pensar en grande. Si tu deseo es marcar la diferencia, garantiza que estés siguiendo nuestros consejos.

      Recuerda siempre que, incluso con una meta alta en este momento, es importante marcar un camino coherente para alcanzarla, con tiempo y dedicación. De esta forma, no vas a olvidar los valores importantes, sino que dividirás tus metas en tareas más pequeñas y tendrás el enfoque necesario para cumplir cada una hasta que veas el resultado final.

      11. Céntrate en objetivos realistas

      Tus metas deben estar en consonancia con tu realidad actual. Esto está relacionado con el tiempo que puedes dedicarle, los esfuerzos que estás dispuesto a realizar, el dinero que necesitas invertir, entre otros factores importantes.

      No se trata de limitar tus objetivos, sino de hacerlos realistas. Esto hará que el camino sea mucho más viable, aunque a veces sea difícil. Después de todo, si tienes los recursos necesarios y te sientes listo, solo depende de tu dedicación a esa meta.

      El gran riesgo de establecer metas que son muy difíciles de lograr es la frustración. Esto puede ser un factor perjudicial para tu confianza y autoestima. El fracaso es a menudo el resultado de metas poco realistas y no tiene nada que ver con tu capacidad.

      12. Establece un cronograma de acciones

      Saber cómo establecer metas implica comprender mucho el momento en que deben alcanzarse. Por ejemplo, si deseas lograr una meta en tres meses, debes definir un plan de acción que sea completamente adecuado y alcanzable en esos 90 días aproximadamente.

      El cronograma es lo que ayudará a distribuir los esfuerzos en ese tiempo, con determinación de los avances que necesitas haber logrado cada semana, o mes, por ejemplo. Así, además de distribuir los esfuerzos de forma equilibrada, es más fácil visualizar la progresión hacia la consecución de la meta.

      13. Mantén tus metas simples

      Cuanto más complejas sean tus metas, más difícil será entender cómo alcanzarlas. De nuevo, se trata de enfocarse. Por lo tanto, tu deseo debe ser muy simple, enfocado en un solo cumplimiento a la vez. Esto ayuda a dirigir los esfuerzos, sin generar agotamiento o abandono por no saber cómo afrontar la situación.

      Por ejemplo, cómo aprender SEO, aprender más sobre el linkbuilding, entender cómo funciona el SERP de Google. Cada meta de estas exige esfuerzos que, si se hacen individualmente, tendrán efectos. Así que trata de abordar cada tema por turno y, luego, cuando te des cuenta, habrás aprendido todo sobre el marketing digital. Utiliza este ejemplo para cualquier otro tipo de meta y verás cuán exitoso serás.

      14. Realiza un seguimiento de tu progreso

      Finalmente, es necesario resaltar que las metas deben seguirse. Solo entonces sabrás qué tan cerca estás de alcanzarlas, si necesitas hacer ajustes o reevaluar tus planes. Hay muchas formas de realizar un seguimiento de tu progreso, especialmente cuando se trata de objetivos comerciales, que se basan en métricas dedicadas a evaluar todos los aspectos de una empresa.

      Básicamente, lo que necesitas es equilibrio para mantener la mente en las estrellas, sin despegar los pies del suelo, es decir, establecer objetivos realistas para lograr grandes resultados. Ahora que sabes cómo establecer metas, ¡no pierdas el tiempo, planifica tu futuro y persíguelo con éxito!

      Ya hemos visto la importancia de medir tu progreso para alcanzar tus metas rápidamente. En Marketing Digital, esto se hace a través de KPI. ¡Descubre qué es y cómo utilizarlo en tu negocio!

      Cuota

      Suscríbete y recibe los contenidos de nuestro blog

      Recibe acceso de primera fuente a nuestras mejores publicaciones directamente en tu caja de entrada.

      ¿Te gustaría recibir más contenido de altísima calidad como este y de forma totalmente gratuita?

      ¡Suscríbete para recibir nuestros contenidos por e-mail y conviértete en un miembro de la Comunidad Rock Content!

      Nuestro sitio web está optimizado para cada país en el que operamos.

      Ir al sitio web en español ->