10 consejos para conciliar el postgrado con el trabajo freelancer

Muchas personas ven en el postgrado un camino para calificarse y lograr una mejor oportunidad en el mercado de trabajo. Sin embargo, para algunas de ellas, surge también otra preocupación: la renta mensual y las famosas cuentas.

En estos casos, el trabajo freelancer puede ser una alternativa para conseguir un dinero extra, sin comprometer todo el tiempo disponible. No obstante, aquí también nacen dudas acerca de cómo lograr organizar la rutina, ser productivo y hacer las dos cosas con calidad — principalmente si tienes cierta dificultad en mantener el foco.

De ahí surgió la idea de elaborar este post y enumerar algunos consejos para ayudarte a conciliar el postgrado con el trabajo freelancer y aprovechar las ventajas que ser autónomo ofrece. ¿Te interesó? Entonces, ¡sigue leyendo!

¿Por qué el trabajo freelancer es una excelente opción?

Invertir en la educación, por más que sea una inversión, es algo que genera más gastos — que pueden pesar en el presupuesto mensual. Pasas a pagar la mensualidad, necesitas adquirir algunos materiales, empiezas a moverte de un lugar a otro, tienes que comer, entre otras cosas. Si pones todo esto en el papel, verás que el valor al final del mes no es bajo.

Es aquí que nuestro querido trabajo freelancer entra en acción — banda sonora de entrada triunfal, por favor, producción — y ayuda a resolver el problema (o al menos parte de él).

Así, no necesitas desistir de la especialización y tampoco quedarte totalmente sin dinero para el happy hour o aquella remerita maravillosa que está en promoción.

Además, ser freelance nos permite elegir los horarios y la frecuencia de trabajo. Si después de un tiempo percibes que necesitas más dinero o que está perjudicando los estudios, puedes hacer ajustes en la rutina para equilibrar los dos lados de la balanza.

Hay varias opciones muy interesantes disponibles

Otra gran ventaja del trabajo freelancer es que hay muchas cosas que puedes hacer para generar ingresos. Una de ellas, que está bastante en alta, es el Marketing de Contenidos — que permite elegir la modalidad en la que mejor te encajas:

  • planificación de pautas (que dirige el trabajo de quien produce la redacción);
  • redacción (para la producción de blog posts, ebooks, contenidos para redes sociales y email marketing, por ejemplo);
  • revisión de textos;
  • traducción.

Si crees que no tienes conocimiento o habilidad suficiente para trabajar con estas opciones, no te pongas triste. Aún hay varias otras formas de trabajar como freelancer y complementar la renta:

  • fotografía;
  • artesanía;
  • gastronomía;
  • diseño;
  • clases particulares;
  • consultorías.

Lo importante es encontrar algo que te guste y que sepas hacer bien. Después de todo, el objetivo es ayudar, y no provocar un dolor de cabeza que perjudique tus estudios.

10 consejos para equilibrar el postgrado con el trabajo freelancer

¡Vamos a lo que interesa! Después de elegir lo que vas a hacer (de acuerdo con tus habilidades o gustos), es necesario encontrar formas de conciliar el postgrado con el trabajo freelancer. Esto es importante para asegurar que ningún lado salga perjudicado en la historia.

1. Haz listas de prioridades

Creo que si has decidido invertir en los estudios, esa es una de las prioridades en tu vida, teniendo en vista que el objetivo es conquistar el diploma. Por otro lado, el dinero también es un factor que tiene mucho peso, ya que, como diría Cazuza, un cantante brasileño, “las cuentas no paran”. No, wait…

En fin, hay que priorizar lo que es más importante para ti en ese momento. Si llegas al punto en que los freelas comienzan a perjudicar tu rendimiento en el estudio, es hora de repensar algunas cosas.

Esto quiere decir que necesitarás saber los momentos de decir “no” — y eso vale no solo para el trabajo, sino también para algunas salidas y gastos superfluos.

2. Conoce y define límites

Estudiar siempre exige mucho de quien se compromete con el curso. Esta condición se vuelve aún más difícil si necesitas compartir la rutina con el trabajo. Por eso, haz un análisis de lo que eres capaz de aguantar sin perjudicarte, y aprende a reconocer cuando necesites dar un paso atrás.

Es importante establecer horarios fijos para los estudios, para los freelas y también para el descanso y el ocio — nadie es de hierro, ¿ok? Nada de llenar tu agenda de trabajo cuando el postgrado requiera un poco más de dedicación de tu parte o cuando el cuerpo implore por algunas horas de sueño más.

3. Establece una rutina

Ahora que ya sabes cómo definir límites, aquí va una sugerencia totalmente relacionada: establece una rutina. Este es uno de los puntos más importantes para lograr conciliar el postgrado con el trabajo freelancer.

Y no estoy hablando solo de saber repartir el tiempo para cada actividad. Definir una rutina, con horarios correctos para levantarse, comer, estudiar, trabajar y descansar — y ponerla en práctica — ayuda muchísimo a la hora de adoptar nuevos hábitos.

Si tienes un poco más de dificultad para organizarte, utiliza una agenda o aplicaciones móviles y anota las citas y tareas que debes cumplir durante la semana (o el día, dependiendo de tu nivel de detalle).

Esto ayuda a mantener el foco en lo que hay que hacer y a huir de las distracciones que conducen a la procrastinación. Si nada de eso resulta eficaz, intenta otros métodos hasta encontrar uno que te funcione bien.

4. Define algunos procesos

Calma, no estoy hablando de los procesos formales de un entorno corporativo y tampoco perderás tu libertad de freelancer. Pero sé consciente que, además de establecer una rutina, vale la pena definir el flujo de actividades que necesitas realizar.

El objetivo es evitar el desperdicio de tiempo y volverte una persona más eficiente. Esto implica organizar la mesa de trabajo/estudios, separar los materiales que necesitas antes de iniciar la rutina, hacer una lista con las tareas que se deben cumplir y seguir el guión, por ejemplo.

5. Establece metas objetivas y reales

Esto vale para las materias que necesitas estudiar en determinado tiempo y para los freelas que deseas hacer durante la semana. Este tipo de meta ayuda a mantener el foco en tus objetivos y en todo lo que necesitas hacer para alcanzarlos.

Sin embargo, de nada sirve esta definición si estableces algo difícil de ser alcanzado. Siempre pongo mis metas semanales de freelas por encima de lo que realmente necesito. Creo que eso contribuye a que me esfuerce más y llegue con holgura en el límite mínimo.

Pero también sé, por experiencia propia, que estipular un valor muy por encima de lo que está dentro de mi realidad puede traer más frustración que motivación. Después de todo, dejar de llegar al nivel que se espera con una gran diferencia entre lo real y lo planeado desanima a cualquiera.

Por lo tanto, por más que tener dinero sea muy bueno y todo el mundo quiera ganar bastante, recuerda no exigirte por algo que está más allá de tu límite. Y no te frustres por no poder hacer más. Cada persona tiene su ritmo y siempre puedes intentar algunas estrategias que ayudan a aumentar tu productividad.

6. No descuides tu descanso

Confieso que cuando veo los freelas dando resultado y el dinero entrando en la cuenta, me entusiasmo y quiero trabajar cada vez más. Pero, a pesar de que la posibilidad de ver la renta aumentando es muy tentadora, necesitas prestar atención a tu descanso.

Las noches mal dormidas y la falta de ocio comprometen tu productividad, pueden causar estrés y otras enfermedades, perjudicar tu aprendizaje y, después de cierto tiempo, llevarte al agotamiento. ¿Ya has oído hablar del síndrome de Burnout? Es real y muy serio.

No esperes que caigan tus notas y tu rendimiento en el trabajo para recordar que hay que dejar el cuerpo recargar las energías. Hay cosas que ningún dinero en el mundo puede comprar — y dos de ellas son tu salud y la calidad de vida.

Dedícate al máximo en los períodos que elegiste para trabajar y estudiar, pero olvida esos asuntos cuando sea el momento de dormir, tomar una cerveza con tus amigos o participar del almuerzo de domingo en familia — pero huye de la tía que insiste en preguntarte sobre tus relaciones y compararte con el primo o el vecino super-ultra-exitoso.

7. Optimiza tus estudios

¿Qué método utilizas para estudiar? ¿Ya has pensado si él te ayuda a equilibrar el postgrado con el trabajo freelancer? Aunque tu respuesta sea positiva, es posible encontrar algunas estrategias que ayudan a mejorar tu rendimiento aún más.

Una vez tuve un profesor de filosofía que siempre hablaba de “aprovechar los retazos del tiempo” cuando reclamábamos de que teníamos demasiada materia acumulada. ¿Qué quería decir con eso? Que podemos leer bastante mientras estamos dentro de un autobús, en la fila del banco, esperando una llamada, etc.

8. Utiliza hacks de productividad

¿Ya has oído hablar de los hacks de productividad? Básicamente, es algún método o atajo que ayuda a hacer tu rutina más eficiente, produciendo más y mejor. Ellos sirven tanto para tus estudios como para los freelas que pretendes realizar.

La idea es aprovechar el tiempo de la mejor manera posible, alcanzando un desempeño satisfactorio. Solo para que tengas una idea, te mencionaré algunos:

  • alimentarse bien y beber bastante agua;
  • practicar actividades físicas;
  • evitar las redes sociales (y otras distracciones que hacen procrastinar);
  • saber delegar algunas actividades;
  • dejar de intentar hacer varias cosas al mismo tiempo;
  • crear recompensas para cada tarea completada.

¿Tienes algún truco que funciona mejor? También puedes considerarlo un hack. Todo lo que creas que te ayuda a optimizar el tiempo es bienvenido.

9. Evita la procrastinación

La procrastinación puede arruinar tus planes personales y profesionales. Siempre que dejas algo para hacer más tarde, acabas perdiendo tiempo y acumulando más actividades incompletas.

La libertad y la flexibilidad del trabajo freelancer son muy buenas, pero también pueden ser un camino sin retorno a la improductividad. Parar para ver una serie en Netflix a mitad del día es un beneficio maravilloso, pero acaba con tu planificación si lo haces sin que hayas cumplido todos tus compromisos.

¡Y hay más! Dejar para entregar todo a la última hora, aumenta el riesgo de comprometer la calidad de las actividades, ya que probablemente tendrás que hacer todo con un poco más de prisa. Sin contar que ocurren imprevistos. ¿Te imaginas tener que salir para resolver un problema justo en el momento en que necesitas completar una tarea?

10. Ejercita la disciplina

Por último, pero no menos importante, no podría dejar de hablar de la disciplina.

– Auditorio, ¿sirve de algo planificar, buscar hacks y consejos pero no mantener la práctica en el día a día?

– ¡¡¡NOOOOOO!!!

Así es. Llegaste hasta aquí, viste un montón de excelentes consejos que puedes adoptar sin mucha dificultad, comenzaste a cambiar tu rutina, pero ¿no seguiste llevándolo cabo? Siento decirlo, pero todo es en vano si solo se queda en la teoría.

No es fácil adoptar un hábito nuevo, sobre todo si es un cambio más radical. Sin embargo, dejar de hacerlo no te llevará a un lugar diferente de donde estás hoy. Ten disciplina – para decir no, evitar redes sociales en ciertos horarios, mantener tu planificación, etc. – y verás cómo las cosas van a empezar a fluir.

Compaginar el postgrado con el trabajo freelancer no siempre es una tarea fácil, pero estos consejos ayudan bastante a volver la rutina más organizada. Recuerda siempre que todo gira alrededor de mucha disciplina y esfuerzo, incluyendo los cuidados que debes tener con tu salud y bienestar – después de todo, sin ellos no tendrás muchas condiciones para realizar todo lo que deseas, ¿no es así?

Y ahora cuéntanos, ¿qué te pareció la lista? ¿Te interesó el trabajo freelancer? ¡Conoce nuestra plataforma de redactores freelancers y hace parte del equipo de Rock Content!

ser un freelancer

 

100.000 pessoas não podem estar enganadas
Deixe seu email e receba conteúdos antes de todo mundo