Por Valentina Giraldo

Responsable por la estrategia de Internacionalización de Rock Content.

Publicado el 16 de junio de 2019. | Actualizado el 22 de julio de 2019


Colocar algunas palabras en el lugar adecuado: eso es todo lo que debes hacer para ser un buen copywriter o al menos es la opinión de muchos redactores.

Por supuesto, este tipo de reclamación sugiere que el copywriting es un método de escritura que utiliza palabras clave para los sitios de búsqueda web.

Considerando que los motores de búsqueda funcionan con algunas variables que incluyen los términos que las personas están buscando, esta proposición podría ser correcta, pero no lo es del todo. Esto no es todo lo que necesitas dominar para ser un copywriter.

¿Qué es, entonces, lo que hace a un buen redactor? Descubre en este post algunas de las prácticas adoptadas por los mejores productores de contenido para blogs y landing pages y responde tú mismo esa pregunta.

¿Qué es copywriting?

Si no sabes mucho sobre copywriting, comencemos con el concepto: copywriting es la producción de textos con el fin de persuadir. Esta técnica de redacción, que surgió a fines del siglo XIX, ha aumentado sus horizontes desde entonces.

Hoy en día, con la masificación de los posts y el amplio acceso a Internet, la redacción se ha convertido en un método poderoso para crear emails, landing pages, blogposts y otros contenidos web.

En otras palabras, puede entenderse como una forma de promover una idea, producto o servicio, todo lo cual genera información relevante para el público en diferentes etapas.

La idea es construir un material lo más valioso posible, con oraciones fluidas y de fácil comprensión. Usando técnicas de investigación y escrita, el redactor tiene como objetivo facilitar la toma de decisiones del lector.

El copywriting y los elementos básicos de una publicación

Si publicas textos en Internet y tienes como objetivo atraer, convertir y vender, entonces tu clasificación en los motores de búsqueda contiene estadísticas muy importantes para tu estrategia.

Por lo tanto, todo el contenido destinado a liderar las páginas de los motores de búsqueda tiene que estar actualizado.

Un blog, por lo tanto, es una excelente manera de administrar todo este flujo continuo de material. Atención: una publicación – de 300 o 3.000 palabras – puede marcar una diferencia en una estrategia de Marketing Digital. 

A continuación hablaremos de 2 elementos básicos de las publicaciones para blogs: el título y el cuerpo del texto. ¿Vamos?

El título

El título es el elemento de la publicación que transmite, de manera clara y concisa, un mensaje de que vale la pena consumir el resto del contenido. Pensando de esta manera, puedes ver el título como un gran ejemplo para el dicho “la primera impresión es la que queda“.

Por lo tanto el título no es solo un montón de palabras, merece y mucho, tu atención.

Las características del título:

Si deseas crear un título atractivo, debes considerar las siguientes características:

  • Utilidad: el título debe ser útil para el lector.
  • Urgencia: el título debe despertar un sentido de necesidad en el lector.
  • Singularidad: el título debe convencer al lector de que ese contenido es de alguna manera único.

Ahora que sabe cuáles son las funciones y características básicas de un título, es hora de familiarizarse con los formatos de títulos existentes. Echa un vistazo a una lista a continuación:

Los formatos de título:

Un título directo o enunciativo no hace rodeos y, como su nombre lo indica, va directo al tema del post. Ejemplo: Empatía: el secreto para encantar a tu buyer persona en el marketing de contenidos“.

El título indirecto es más sutil e incita un problema en la mente del lector – recordando que esta duda debe, en todos los casos, responderse en el cuerpo del texto. Los juegos de palabras son ampliamente utilizados en este formato para instigar la curiosidad de las personas. Ejemplo: “Aprende a entrar en la divertida mente de tus lectores”.

El título informativo (titular) se utiliza para anunciar noticias, como el lanzamiento de productos o servicios y la publicación de materiales no publicados. Ejemplo: “Vida del escritor: la nueva serie del blog de la Comunidad Rock Content”.

El título “Cómo…” es uno de los formatos más fáciles de manejar. Funciona muy bien, después de todo, el objetivo de la producción de contenidos es presentar soluciones a los problemas. Básicamente, las oraciones que explican cómo hacer algo evidencian el carácter explicativo del artículo. Ejemplo: “¿Cómo escribir a una audiencia B2B?”.

Un título en modo interrogativo, debe ser más que una mera pregunta, debe ser una “pregunta empática”, una pregunta que al lector realmente le gustaría ver respondida. Ejemplo: “¿Cuál es la diferencia entre escribir y producir contenido?“.

El título en modo imperativo le dice al lector, audazmente, qué se debe hacer. En este formato, la fuerza de la frase está en la primera palabra, que debe ser un verbo de acción imponente. Ejemplo: “Aprende a escribir un texto informal“.

Un título de razones es otro formato popular y el texto que acompaña a este tipo de título generalmente se divide en tópicos – las famosas listas de Internet. Ejemplo: “10 pasos para producir un artículo perfecto”.

El título testimonial usa el discurso de alguien para demostrar que su contenido tiene valor. Aquí es importante usar las comillas para dejarle claro al lector que la frase es un testimonio. No tenemos un ejemplo de este formato en nuestro archivo, pero podemos ilustrarlo de la siguiente manera: “‘Leo el blog de la Comunidad Rock Content todos los días”, admite Machado de Assis.

El contenido

Como sabrás, un blog es un gran canal para publicar con frecuencia y mantenerse actualizado. Sin embargo, es importante preocuparnos no solo de la frecuencia, sino también de la estructura de los posts. Sin el ajuste del texto al formato web, lo más probable es que su desempeño esté lejos de ser ideal.

Con esto en mente, lee a continuación algunas buenas prácticas de redacción y formato para publicaciones:

Buenas prácticas de redacción

Haz una promesa: el primer paso es usar el espacio del título y la introducción del texto para hacer una propuesta interesante.

Nunca dejes que el lector se pregunte por qué está perdiendo el tiempo con tu contenido porque no lo pensará dos veces antes de salir de tu página.

Conversa con la persona: escribe en un tono amigable, facilita la lectura y haz que el lector se involucre con tu texto. Para llevar a cabo esta tarea, necesitas conocer la buyer persona y el lenguaje que ella usa en su vida cotidiana.

Demuestra credibilidad: no dejes al lector intrigado y transmítele confianza en tus afirmaciones.

Pero, ¿cómo hacer esto? Si no eres un experto en el tema – como es el caso de prácticamente todos los escritores independientes. Debes realizar una buena investigación sobre el tema, desarrollándo de la mejor manera posible.

Además, es esencial complementar el conocimiento adquirido con referencias de peso, distribuir el texto con la ayuda de enlaces internos y externos.

Reanuda la propuesta: cuando termines tu texto, haz un párrafo con una descripción general de lo que fue dicho en todo el contenido. La conclusión es un buen momento para recordar la importancia de tu propuesta, mostrar cómo ha cumplido tu promesa y reafirmar tu autoridad.

Mantén la coherencia: ¿qué te parece hacer una prueba, dividir el texto y ver si cada parte tiene sentido por sí misma? Observa si todos los títulos y párrafos tienen una idea y un propósito individual. Cuando están reunidos, estos pasajes deben ser coherentes entre sí y compartir un objetivo más amplio: cumplir la promesa que hiciste al principio.

Piensa en la buyer persona otra vez: has llegado al final del texto, ¡genial! Ahora es el momento de asegurarte de que el contenido sea adecuado para alguien muy importante: el lector. Evalúa todo lo que se escribiste, pregúntate de qué forma esa lectura fue relevante para la persona.

Revisa la redacción: si todo está bien hasta ahora, lee el texto nuevamente para detectar errores y corrígelos.

Buenas prácticas de formateo

Los párrafos siempre deben ser cortos. Si te gusta trabajar con números, ten en cuenta que: 4 líneas (aproximadamente 50 palabras) son una gran medida de referencia. Pero piensa que este número es flexible y que algunos caracteres más o menos no harán que tu texto sea desagradable.

Con esta técnica, es natural que tu texto esté completamente dividido en bloques, lo que nos lleva al siguiente consejo…

Los subtítulos son muy útiles para jerarquizar la información de tu contenido y facilitar la lectura. Usa la tag <h2> o la función “título 2” del editor de texto para resaltar los subtítulos; si hay un subtítulo de nivel inferior, debes etiquetarlo con la tag <h3> o la función “título 3”; etcétera. El estándar mínimo para texto de calidad requiere al menos 3 subtítulos.

Las listas son un gran recurso para resumir ideas y ahorrar tiempo al lector. Si creas listas con asteriscos o signos de sustracción, abandona este hábito ahora mismo. Los temas de una lista se deben etiquetar con la etiqueta <ol> o la función “lista numerada / con viñetas” del editor de texto.

El copywriting  y los elementos básicos de una landing page

Existe, en la jornada del cliente, el momento de la conversión, que es cuando el usuario deja de ser un mero visitante y se convierte en un cliente potencial: una persona que intercambia información de contacto por una oferta de contenido más rica, como un ebook.

La landing page es, por lo tanto, una de las estructuras más efectivas para estimular esta conversión. Permiten un diseño con gráficos y aplicaciones, proporcionando una experiencia muy convincente.

¡Con esta información sácale provecho a estas características! Es un buen momento para usar la creatividad, ya que toda la parte verbal dialogará con recursos no verbales en una landing page.

Ten en cuenta que esta modalidad de contenido – una página entera dedicada a la conversión -será un canal para provocar el engagement de tus lectores.

En consecuencia, los textos de la landing page también reflejarán los resultados a lo largo de la jornada de compra. ¡Uno de los objetivos del Marketing de Contenidos es que el engagement, tarde o temprano, se convierta en una venta!

Sobre la base de ese conocimiento, es hora de utilizar la redacción para tu beneficio. Por lo tanto, hicimos un análisis de los elementos de una página, con ejemplos de cómo estructurar este modo textual correctamente. Veámoslo a continuación.

El encabezado

Después de la imagen, el encabezado es el primer elemento analizado por los visitantes a una landing page. Por lo tanto, es un desafío resumir la oferta y al mismo tiempo mantener la atención del lector en un espacio minúsculo.

No hay una fórmula para hacer que el encabezado sea perfecto, pero hay cuatro pasos que pueden ser de gran ayuda para crear tu landing page:

  • describe el formato del material ofrecido: ebook, seminario web, papel blanco, etc;
  • crea un título o tema con las palabras clave;
  • crea un subtítulo con un texto corto, objetivo;
  • anuncia quién es el autor u orador. 

El encabezado gana más fuerza, aún en las landing pages que tienen un modelo simple, también conocido como squeeze pages.

Estos templates solo tienen los elementos básicos (imagen, título, subtítulo y campos de datos) y son utilizados para centrar la atención principal en el formulario de conversión. Por eso es importante crear un copy excelente que deje muy claro qué sucederá después de la conversión. 

El cuerpo

Una vez que haya creado un encabezado que refleja la esencia de tu material, es hora de explicar mejor de qué se trata tu contenido.

Aquí, debes explicarle al lead qué debe esperar, qué encontrará con esa oferta. Y, generalmente, es difícil hacer esto en un texto extenso. Para solucionar este problema, están los tópicos, un grupo de oraciones seguidas de un breve texto que refuerza la idea indicada.

Al igual que con el título, no hay una fórmula para los temas ideales. Si no estás seguro de dónde comenzar, puedes tomar las preguntas más frecuentes sobre el tema como punto de partida, pero asegúrate de no responderlas completamente, ya que esta es una función de tu contenido de conversión.

  • ¿Estás dispuesto a ganar un ingreso extra? No podemos negar la crisis. Ganar un ingreso extra puede ser un alivio, ¡y eso es lo que una carrera independiente puede brindarte!
  • ¿Quieres ser libre para trabajar cuando quieras? Cada persona tiene una hora que es más productiva. Trabaja en el momento adecuado para ti y disfruta de los beneficios de hacer tu propio horario de trabajo.
  • ¿No sabes por dónde empezar? ¡Échale un vistazo a nuestro ebook completo para saber qué necesitas hacer para comenzar tu carrera independiente!

Social proof

Cualquier persona que llegue a una landing page de fondo del embudo ya está en el punto de obtener una solución a su problema.

Entonces, en lugar de crear contenidos que explique tu oferta, puede explorar las social proof presentando datos, estadísticas y testimonios de personas que han resuelto un problema con tu solución.

Ejemplo ficticio

“Con el blog de la Comunidad Rock Content aprendí cómo organizar mi vida independiente y hoy produzco más de 10 textos de calidad por día” – Carlos Drummond de Andrade

Extra: checklist “¿mi contenido está listo para transmitirse?”

Hemos preparado una lista de puntos que debes recapitular antes de publicar tu texto. Con base ​​en la experiencia de los mejores redactores, hemos seleccionado algunos aspectos esenciales para contenidos exitosos. Míralos a continuación:

 Mi post debe tener

  • título útil, con un sentido de urgencia y único;
  • promesa interesante;
  • lenguaje adecuado para la persona;
  • referencias que apoyen mis argumentos;
  • buena conclusión;
  • coherencia;
  • ortografía impecable;
  • párrafos cortos;
  • un mínimo de tres subtítulos;
  • listas formateadas correctamente.

Mi landing page debe tener

  • descripción del formato del contenido;
  • título o asunto;
  • un subtítulo;
  • anuncio del autor o del orador;
  • cuerpo del texto;
  • social proof.

Llegamos al final de la publicación y ahora podemos responder qué es lo que hace a un buen redactor publicitario. Brevemente, sabe cómo mantener la atención de la persona, es capaz de optimizar la página y, sobre todo, tiene la competencia de crear contenidos que convenzan al lector a realizar una acción.

¿Qué opinas de esta guía básica de redacción? Si te gusta este contenido, ¡deja un comentario y comienza una discusión!

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *