Conoce los 7 principales errores de posicionamiento de marca que debes evitar

Que tengamos la capacidad de extraer aprendizajes de nuestros errores no significa que tenemos que equivocarnos mucho para aprender más; ¡nada de eso! En este post te demostraremos que, disminuyendo los errores de posicionamiento de marca, aprendemos mucho más que cometiéndolos.

errores de posicionamiento de marca

    Muchas veces iniciamos una campaña de branding con todas nuestras energías queriendo comernos el mundo, es normal, después de todo internet nos brinda una cantidad prácticamente ilimitada de audiencia, con todas esas personas es muy fácil vender. Es ahí que cometemos uno de los grandes errores del posicionamiento de marca.

    Vemos el mercado como algo general y olvidamos que su esencia es realizar una transacción específica entre una empresa que brinda una solución concreta y un cliente que tiene un problema individual.

    Por eso en este artículo te diremos qué es posicionamiento de marca y cuáles son los errores más comunes. La gran diferencia es que este contenido no será igual a nada que hayas leído por ahí. En él existen conocimientos y aprendizajes que no encontrarás en otras publicaciones. ¿Estás preparado? 

    ¿Si la respuesta es sí, continúa leyendo?

      ¿Qué es posicionamiento de marca?

      El posicionamiento de marca consiste en ubicar el logotipo, es decir, la identidad visual de nuestra marca, en la memoria de nuestros clientes, y surgir justo en el momento de la decisión de compra.

      Dicho de una forma mucho más poética por Kotler “el posicionamiento consiste en diseñar la oferta comercial de tal forma que ocupe un lugar preciado en la mente de los consumidores”.

      Si quieres saber más, en esta Guía del Posicionamiento de Marca encontrarás toda la información necesaria para referenciarte en el tema. 

      ¿Por qué es tan importante el posicionamiento de marca?

      Porque ser recordado aumenta las ventas. Cuando hablamos de branding no hablamos simplemente de que nos vean, sino de perdurar en la memoria, de crear un hecho, evento o experiencia memorable envolviendo nuestra marca para que su solo recuerdo se transforme en un disparador de emociones y sensaciones positivas.

      La mayoría de los artículos que hay sobre el tema hablan de errores muy elementales como: no tener clara la razón de ser de la marca, no tener una identidad fuerte, un logotipo mal hecho, no contar con una estrategia, etc., etc.

      Si bien es verdad que son errores comunes, también es verdad que la mayoría de las personas que los cometen son principiantes. Sabemos que tú no eres un principiante y estás buscando algo diferente, más profundo y con informaciones más relevantes. Por eso vamos a los consejos prácticos.

      ¡Continúa leyendo que ahora viene lo mejor!

      Error n° 1: El no-posicionamiento

      Cuando alguien dice «¡mi producto es para todos!» es como cuando le ponemos diésel a un motor de gasolina. ¡No va a funcionar!

      Realizar una campaña abstracta, simplemente distribuyendo contenidos o anuncios sin ninguna lógica no da ningún resultado. Existe un tridente en toda estrategia que nos protege de ese error:

      • plantearnos un objetivo;
      • definir nuestra persona;
      • elaborar un plan de acciones.

      Siempre deben ser los tres primeros pasos: saber qué quieres, a quién quieres impactar y cómo lo harás. Y también existen otras herramientas conceptuales muy comunes como: 

      • la jornada del cliente (para detectar puntos de mejora);
      • embudo de ventas; (para conducir los leads);
      • proceso de compra (para implementar las mejoras).

      Si las observas con atención todas son herramientas que, además de realizar una función específica, transforman lo general en un quién, un dónde y un cuándo. No cometas este error con algo tan importante como tu marca, no existe marketing en general. 

      Error n° 2: No confiar en el marketing

      El marketing es una disciplina universitaria, que hace más de un siglo estudia detalladamente el comportamiento de los vínculos de compra / venta de una sociedad. Sabemos muy bien que la rentabilidad de tu empresa no es un juego ni un experimento.

      ¿Dejarías en manos de un aficionado algo tan complejo y delicado como introducir tu imagen institucional en el recuerdo de tu audiencia?

      Por eso te alertamos sobre este error muy común que es no tomar en serio el poder del marketing. Trabaja con profesionales para que el branding sea una inversión en vez de un gasto.

      Error n° 3: No tener un vínculo saludable con el dinero

      Siguiendo con la línea de pensamiento del punto anterior, otro gran error es pensar que el marketing no tiene costos o tener esa mentalidad que confunde gastos con inversión. Marketing bien hecho puede significar invertir 5 para ganar 500, si hacemos branding es porque funciona y nos da un margen de ganancia altísimo sobre la inversión. 

      El marketing es un activo fundamental de la empresa y el branding trabaja con percepciones, subjetividades, imágenes, colores, textos, o sea: necesitaremos un equipo de alta calidad

      La calidad, por su vez, tiene dos aspectos que si bien parecen opuestos en realidad son complementarios:

      • demanda recursos, porque es cara;
      • nos da recursos, porque es por lo que pagan nuestros clientes. 

      Por lo tanto no es un tema en discusión, trabaja siempre con un presupuesto, claro, justo y razonable para financiar la calidad de tu posicionamiento de marca.

      Error n°4: No confiar en la serotonina

      La serotonina es la hormona de la felicidad y, por más que le demos vuelta al asunto, ese estado es el más relevante y significativo para una persona. ¿Ya te imaginaste que tu marca produzca ese efecto? Pero para tener ese poder es necesario:

      • una identidad fuerte;
      • un nombre sencillo de recordar;
      • un logotipo definido;
      • un equipo de marketing de alto nivel.

      Piensa de este modo, si la base de una estrategia es reconocer los puntos de dolor de nuestra persona la simple evocación de tu marca le producirá placer, pues sabrá como resolver su problema. 

      Coca cola entendió esto mejor que nadie en su icónica campaña de branding de 2009 – Destapa la felicidad.

      Error n°5: Olvidarte de las personas

      Buyer Persona, Branding Persona, personalizar e inteligencia interpersonal. Todos estos son conceptos orientados a humanizar. ¿Con qué objetivos? Ser más asertivos a la hora de tomar decisiones estratégicas para posicionar nuestra marca, generar empatía, agregar valor a nuestra oferta, interpretar y anticipar los deseos del cliente.

      La utilidad de estos conceptos es segmentar automáticamente y son muy útiles para una estrategia de posicionamiento de marca: 

      • buyer personas: quién nos compra;
      • brand persona: cómo nos ven nuestros clientes;
      • personalización: agregar valor individual;
      • inteligencia interpersonal: entender y anticipar a tu audiencia.     

      No se trata solo de quedar en la memoria, sino de quedar en la memoria de alguien en particular, de una forma activa y diferenciada, influyendo a la hora de tomar la decisión de compra.

      Error n°6: Separa la marca del producto/servicio

      Cuando la idea es posicionar nuestra marca podemos cometer errores de definición y nuestro posicionamiento puede ser:

      • insuficiente y la marca no es percibida;
      • excesivo y generar mucho desgaste e, incluso, rechazo;
      • confuso y llevarnos a conclusiones equivocadas;
      • dudoso y darnos una mala imagen de la marca.

      ¿Sabes a qué se debe esto? A que muchas veces confundimos la marca con el producto. Por eso es fundamental adquirir la conciencia de que marca y producto no son lo mismo y que cada uno de ellos tiene su propia lógica de marketing.

      El objetivo directo del branding es ser memorable y desencadenar emociones.

      Error n° 7: Pensar que vender aumenta las ventas

      Digámoslo de esta forma, una percepción positiva de marca demanda generar valor positivo y muchas veces vender fuera de lugar o a la persona inadecuada puede causar una sensación de invasión. Por eso es fundamental entender que posicionar no es vender.

      El branding es una jugada en dos tiempos, muy diferente a otros tipos de marketing más directos e invasivos, si buscamos quedar en la memoria es porque apostamos a una relación duradera, por lo tanto lo ideal es aparecer únicamente cuando el cliente nos necesita.

      ¿Pero cómo conseguir eso? Entendiendo que el objetivo principal es crear una experiencia memorable, el resto lo hace tu cliente con su imaginación y su serotonina. Ese es nuestro consejo principal, para que puedas realizar tu campaña de branding con éxito y aumentes tus ventas. 

      Conclusión

      Hemos llegado al final de otro artículo en el que quisimos mostrarte los errores más comunes de las personas que tienen un cierto conocimiento de marketing. Que no cometas errores de principiante no significa que estés a salvo de equivocarte.

      A medida que más avanzamos como marketeros más debemos estudiar, pues nuestros errores de posicionamiento de marca pueden costar más caro; después de todo un principiante no tiene nada que perder y para nosotros es una cuestión de supervivencia. Esperamos que hayas aprendido algo nuevo en este post y te deseamos mucha suerte con tu campaña

      ¿Te interesa entender más sobre el tema? ¡Entonces lee nuestro post Consistencia de Marca y aprende a mantener tu comunicación alineada con los valores y la identidad de tu empresa!

      Cuota

      Suscríbete y recibe los contenidos de nuestro blog

      Recibe acceso de primera fuente a nuestras mejores publicaciones directamente en tu caja de entrada.

      ¿Te gustaría recibir más contenido de altísima calidad como este y de forma totalmente gratuita?

      ¡Suscríbete para recibir nuestros contenidos por e-mail y conviértete en un miembro de la Comunidad Rock Content!

      Nuestro sitio web está optimizado para cada país en el que operamos.

      Ir al sitio web en español ->