Por Redator Rock Content

um de nossos especialistas.

Publicado el 9 de julio de 2019. | Actualizado el 24 de julio de 2019


Las incubadoras de empresas son organizaciones que ayudan al desarrollo de un nuevo negocio evitando su fracaso precoz y colaborando con su fortalecimiento dentro del mercado.

La Transformación Digital ha traído muchas oportunidades para los emprendedores, ya sea para negocios online o físicos.

Considerando que América Latina es un territorio emprendedor por naturaleza, ¿por qué no aprovechar la ayuda de una incubadora de negocios para crear un negocio exitoso?

Diariamente surgen los más variados negocios en todos los países de habla hispana. Muchos de ellos se crean por necesidad, otros para concretizar una buena idea y algunos simplemente por “probar algo nuevo”.

Independientemente del motivo inicial, un emprendedor debe saber que un buen plan de negocios es necesario para el éxito de cualquier empresa.

Que el negocio sea totalmente innovador y satisfaga las necesidades de un nicho de mercado no atendido no es suficiente. La necesidad de que un modelo de negocios posteriormente se convierta en un plan, es imprescindible.

Aun así, en algunos casos esto no es suficiente. Se necesita una ayuda extra desde antes del inicio del proyecto y durante su desarrollo para crear una empresa de éxito.

Es debido a esta necesidad que surgieron las incubadoras de empresas, ¿quieres saber cómo funcionan y cómo pueden ayudar en tu proyecto? Entonces, ¡continúa leyendo este artículo!

¿Qué es una incubadora de empresas?

Podemos definir una incubadora de empresas como un programa que le da el apoyo necesario a los negocios en sus etapas iniciales con el fin de que se desarrollen, se fortalezcan y crezcan.

Las incubadoras ofrecen consultoría desde la fase inicial del proyecto, a partir del momento en que se desarrolla la idea del negocio. Sin embargo, su función va mucho más allá.

Puede ofrecer también un espacio físico, que incluye los servicios básicos como agua, luz, teléfono e Internet, además de orientación legal, financiera, contable, etc., y en algunos casos fomentar el contacto con inversionistas potenciales.

Las incubadoras de empresas pueden ser entidades públicas o privadas y para que un negocio haga parte de una de ellas es necesario participar de un proceso de selección.

¿Cuáles son los objetivos de una incubadora de negocios?

Los principales objetivos de una incubadora son:

  • apoyar el surgimiento de nuevas empresas;
  • minimizar el riesgo del fracaso de un nuevo negocio;
  • asegurar el éxito de proyectos innovadores;
  • colaborar con su crecimiento.

¿Cómo se estructura una incubadora de empresas?

Una incubadora de empresas se estructura siguiendo un modelo de incubación en el que podemos considerar tres etapas:

1. Preincubación

Es en esta etapa se analiza la idea del negocio. Es precisamente en este momento que se evalúa la idea, se comprueba si es viable o no y se determina cuál es la mejor forma de ponerla en funcionamiento.

En la preincubación se crea el plan de negocios, y si ya existe uno, se optimiza al máximo. Además, se determinará cuál es el mejor tipo de negocio para la idea y cómo ejecutar el plan de acción.

La duración aproximada de esta etapa es de unos 6 meses.

2. Incubación

Esta es la etapa de poner en marcha el proyecto y empezar a desarrollar el plan de negocio con toda la asesoría necesaria para su éxito.

Durante todo el proceso de incubación, la empresa tendrá el acompañamiento necesario para su buen funcionamiento, los responsables reciben capacitación constante para que puedan desarrollar su negocio con una independencia cada vez mayor.

La incubación tiene una duración aproximada entre 1 y 2 años, aunque este periodo puede variar, ya que influirán, en el tiempo de duración, las características y necesidades de cada una de las empresas dependiendo del tipo de emprendimiento.

3. Post-incubación

Una vez finalizado el periodo de incubación y luego de que la empresa haya alcanzado el grado de madurez esperado, ha llegado el momento en que el negocio se independice.

La empresa recibe toda la asesoría y el acompañamiento necesario para que continúe su desarrollo fuera del espacio físico de la incubadora.

La post-incubación suele durar entre 6 meses y un año, dependiendo de las necesidades de cada negocio.

¿Qué ventajas aportan las incubadoras a los emprendedores?

Disponer de un equipo calificado y preparado en todas las áreas de tu negocio es una de las mayores ventajas que una incubadora puede ofrecerle a cualquier emprendedor.

Es de esta forma, tu negocio puede alcanzar los resultados esperados y el fortalecimiento de la marca necesarios para el éxito de cualquier negocio.

El acceso a las instalaciones a un costo bajo y la autoridad que puede darte ante la necesidad de una financiación o aporte de capital externo son otras de las ventajas de este tipo de programas.

La probabilidad de éxito de un negocio que pasa por el proceso de incubación es mucho mayor que cualquier otro, además te ofrece un aprendizaje pleno para el buen desarrollo de tu marca.

¿En qué se distinguen las incubadoras de negocios y las aceleradoras de startups?

Las incubadoras de empresas y las aceleradoras de startups tienen varias cosas en común. Ambas se preocupan por el desarrollo y el crecimiento de negocios con ideas innovadoras, ayudando a minimizar las tasas de fracaso empresarial.

Sin embargo, existen algunas diferencias entre ellas, tales como:

  • la incubadora ayuda a una empresa desde antes de ser lanzada en el mercado, mientras que una aceleradora se dedica a ayudar en proyectos ya en desarrollo;
  • se preocupan por un desarrollo natural, mientras que las aceleradoras buscan un crecimiento rápido;
  • las incubadoras pueden proporcionar un espacio físico cuando es necesario, ya las aceleradoras no;
  • una incubadora no siempre pueden proporcionar patrocinios de inversores, mientras que las aceleradoras cuentan con posibilidades mayores de inversiones externas;
  • las incubadoras acompañan a las empresas por un periodo de tiempo mayor, como lo hemos visto anteriormente. Las aceleradoras cuentan con programas de corta duración, de aproximadamente tres o cuatro meses.

Conclusión

Hacer parte de una incubadora de negocios es una experiencia que puede permitirle a cualquier empresario tener un negocio exitoso sin grandes riesgos.

Es mucho más fácil alcanzar resultados si se cuenta al inicio con un programa de incubación. Y sería mucho mejor si también se pudiese contar con un inversor, ¿no te parece?

Entonces, ¿te gustó el artículo? ¡espero que sí! Ahora te dejo el siguiente contenido que puedo apostar que es para ti: ¿Qué es un inversionista ángel y cómo atraerlo para tu negocio?

¡Disfruta la lectura y hasta la próxima!

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *