No necesitas ser un genio para escribir

Una escrita rebuscada que luce más que el propio contenido solo aleja al lector y no te transforma en autoridad. Entiende de una vez: ¡no necesitas ser un genio para escribir!

«Innecesario se hace emplear un estilo de escritura demasiado florido, según debe ser del conocimiento inexorable de los textos. Tal práctica viene del esmero excesivo que queda al borde del exhibicionismo narcisista.»

Escribir bien nada tiene que ver con complejidad. Por alguna razón, todavía creemos que ser capaz de formular frases complejas automáticamente nos concederá una autoridad incontestable.

En la era de la escritura digital, siendo la Internet uno de los canales más democráticos, la informalidad es lo que realmente tiene sentido para la mayoría de los lectores. Hablar con las personas a través de un lenguaje popular no es un crimen. Ser autoridad es tener la capacidad de elaborar una comunicación asertiva.

El error de quien busca autoridad

Seducidos por querer parecer alguien realmente importante, la mayoría de los que desean construir una autoridad profesional pecan por el exceso de lenguaje técnico y en la errónea necesidad de abordar las ventas. Las empresas, así, terminan yendo al purgatorio de los irrelevantes.

Raramente quien navega por los textos en la web está interesado en abordajes genialmente meticulosos. No solo porque la mayoría de los genios están en extinción, pero también porque se ha ido el tiempo en que el escritor era aquella persona excepcionalmente genial.

La escritura asertiva en la era virtual es simple, objetiva y directa

Escribir en los días de hoy debe ser una tarea básica. Su simplicidad se encuentra justo en su capacidad de hablar con todos — o por lo menos con la mayoría de los públicos. Es necesario tener el entrenamiento de ser comprensible, usar términos claros, con un lenguaje extremamente accesible ante ideas sin complicaciones. Debe ser necesariamente comprensible y transparente a cualquiera.

Su lado objetivo es esencial y se adapta bien a un mundo totalmente ocupado, veloz y lleno de compromisos. Mantener la elección de palabras honestas, una firmeza de la comprensión, trasmitir seguridad y posicionamiento práctico y directo. El lector es el primero que percibe las vueltas innecesarias.

Ser capaz de ir directo al punto es más que un talento, en Internet es una cuestión de supervivencia. Elije siempre una comunicación sin desviaciones.

Olvida la idea de genialidad obligatoria

Se equivoca quien piensa que para tener sus ideas lanzadas en un texto es necesario pertenecer a un club de personas peculiares que son extraordinarias. Repito: la escritura es para todos.

Escribir es justamente el acto de ser lo más autentico posible. En el universo de la creación de contenido, hay un primor en la autenticidad. Y si hay algo que la vida de la escritura me ha enseñado es que existen públicos para todo tipo de producción.

Entonces, en vez de invertir en una comunicación que pretende la complejidad ingeniosa, ¿qué tal invertir en ser solamente lo que eres? Lo más difícil es aprender a encontrar un tono, un estilo, una naturaleza que sea tan tuya que todos entiendan que, incluso tus asuntos, son geniales para alguien.

Si quieres algunas tips para escribir un texto ideal para la web, ¡descarga gratis nuestra Guía del Texto Perfecto!

Guía del texto perfecto

100.000 pessoas não podem estar enganadas
Deixe seu email e receba conteúdos antes de todo mundo