Por Valentina Giraldo

Responsable por la estrategia de Internacionalización de Rock Content.

Publicado el 1 de abril de 2019. | Actualizado el 16 de agosto de 2019


Para crear un blog, es necesario saber elegir entre subdominio y subdirectorio. Para eso, es importante entender cuál es el mejor para tu estrategia.

Puede que no parezca, pero una estrategia de Marketing de Contenidos puede llegar a ser bastante frágil.

Algún error en una URL de importancia, una configuración extraña en WordPress o un problema en los servidores y todo podría perderse para siempre.

Por ello, el inicio del proyecto es de suma importancia,pues las elecciones que se realicen se verán reflejadas en los resultados generales.

Es claro que un contenido inadecuado se puede mejorar y un diseño poco vistoso puede ser arreglado, pero existe un elemento que no se puede alterar jamás: el URL.

Si basas tu estrategia en la posibilidad de mudar un URL — como Redirect 301 — corres el riesgo de confiar demasiado en un blog irregular y frágil que puede caerse en cualquier momento.

En un proyecto a largo plazo, que demanda tiempo, recursos y dedicación para completarse, que suceda eso puede ser muy frustrante, ¿cierto?

Nuestro objetivo aquí, es ayudarte a tomar esa decisión tan importante y definitiva. Expertos en Marketing y analistas SEO tienen diferentes opiniones, pero con tanto tiempo dedicados al Marketing de Contenidos, Rock Content ha descubierto una serie de cosas muy interesantes.

¿Las quieres conocer?

Subdirectorio o Subdominio: Descubre sus diferencias

Digamos que tu dominio es www.company.com.

¿Cómo agregar un blog a este sitio?

Tienes dos opciones:

Subdirectorio

Para crear un subdirectorio, básicamente debes insertar una carpeta en tu sitio. Parece sencillo, pero hace falta algunas configuraciones importantes que solo un programador puede realizar por temas de seguridad.

Si tu sitio está hecho en WordPress, existe la posibilidad de que ese blog ya se encuentre allí, escondido en alguna parte. Por ello, depende mucho de la forma en que fue construido.

Si no es así, solo necesitas instalar WordPress en esa carpeta.

De esta manera, tu blog deberá tener una URL parecida a www.company.com/blog.

Significa, entonces, que ese blog (y todo el contenido presente en él) pertenecerá al mismo dominio que ya existe, que ya se conoce y, por lo tanto, ya tienes backlinks, tráfico y una cierta autoridad. Algunas diferencias en su estructura son:

Todo está en un solo dominio

Por lo tanto, un buen link para una página de servicios en el sitio, por ejemplo, puede ayudar al contenido del blog indirectamente.

De esta manera, un buen posicionamiento de la página del contenido puede ayudar a la página inicial del site se vea mejor.

Integración con Google Analytics

Por estar todo en un solo sitio, si estás analizando de cerca las visitas en Google Analytics, los resultados se mostrarán en conjunto. Esto puede ser negativo o positivo, de acuerdo a tu estrategia.

Menos seguridad

Este tipo de estrategia también puede verse como menos segura, ya que un ataque directo al blog puede afectar fácilmente a todo el sitio.

Subdominio

¿No quieres involucrar el sitio que ya existe? Entonces puedes tener tu blog en un subdominio.

Para esta configuración, basta con crear una nueva dirección en tu panel de alojamiento, que no será parte de tu dominio principal, sino que se deriva del original. El URL se puede parecer a blog.company.com.

Esto quiere decir que Google verá a tu blog como un sitio completamente distinto. De esta manera, para que el blog se active, puedes instalar WordPress desde cero — sin configuraciones vinculadas al sitio principal —, instalando un blog ya hecho o señalando al servidor deseado donde el blog ya está activo. Las diferencias de su estructura son las siguientes:

Posicionamiento múltiple

Es posible posicionarte con más de dos páginas para una misma palabra clave, dejando a tu competencia aún más atrás en los resultados.

Blogs con objetivos diferentes

Si cuentas con productos muy distintos en tu catálogo, es más sencillo tener todo organizado creando un blog con subdominio para cada uno.

Agilidad de indexación y posicionamiento

Un subdominio puede ser indexado rápido y tener resultados más acelerados si su dominio tiene buen posicionamiento.

Mitos y realidades

¿Cómo sabes, entonces, cuál estructura de URL es mejor? Depende de tu estrategia.

Si necesitas comunicarte con audiencias muy diferentes sobre soluciones distintas, tener blogs separados (en subdominios) se ajustará mejor y podrás nutrir efectivamente a cada grupo de visitantes.

En el caso de un blog con diferentes idiomas, el uso de subdominios también es más recomendado. En una estrategia a nivel local, en diferentes ciudades o países, tener subdominios también puede ser útil.

Sin embargo, si solo quieres tener un blog, el asunto es otro.

Google no es transparente sobre los factores que intervienen en el posicionamiento y eso nos hace iniciar teorías, pruebas y muchas suposiciones, ¿cierto? Pues mal.

Sobre este asunto en específico, Matt Cutts, ingeniero de Google, explicó en un Preguntas y Respuestas que no existe diferencia. John Müller reforzó esta afirmación en un Hangouts en 2016. Pero sin embargo, las suposiciones no han parado.

Rand Fishkin, fundador de Moz y uno de los nombres más importantes en el SEO, explicó en uno de sus videos que, técnicamente, un subdirectorio capta más la atención de Google, pues está integrado en un dominio ya reconocido por backlinks.

Algunos de los blogs más relevantes de las empresas que son líderes en marketing son subdominios, como los blogs de Hubspot y algunos blogs de Rock Content — como el caso del mismo blog de Rock en español.

Tenemos opiniones y datos de los dos lados — sin mencionar que las cosas cambian ¿no? — Recuerda: Nada en SEO está escrito en piedra.

Elegir desde el principio

Sabemos que existen más de 200 factores de posicionamiento que Google toma en cuenta. Sin embargo estos factores que ayudan en el posicionamiento — una buena posición no está condicionada a ellos.

Esto cada vez es más evidente con el enfoque claro en la experiencia del usuario.

La repetición de palabras clave, las heading tags, pequeñas configuraciones de las páginas son óptimas, pero no suficientes para tener un buen posicionamiento.

Hoy en día, el objetivo principal de una página debe ser ayudar al usuario. Compartir informaciones relevantes, responder a sus preguntas, darle lo que está buscando  — o lo que, en la práctica, puede ser traducido como un buen diseño y un buen contenido. Lo que resta debe ser pensado como adaptación.

Como ya lo mencionamos, el inicio de una estrategia es esencial para que podamos construir una buena base para un blog saludable en el futuro. Por ello, es importante hacer un excelente proceso de implementación de la estrategia.

Una vez que el blog está activo y se publica su primer contenido, comienza a indexarse. Por ello, es solo cuestión de tiempo y buen material, generándole al usuario una buena experiencia, para lograr buenas posiciones.

El SEO debe usarse para mejorar las probabilidades y avanzar gradualmente sobre los competidores más fuertes.

Sin embargo, si dejas de publicar, Google no lo notará y no sabrá si eres mejor o peor que tu competidor.

Después de más de mil clientes en Rock Content, hemos aprendido que solo hay una regla fundamental en SEO: ¡publicar!

Buscando la perfección

Es muy bueno pensar en tener un blog completamente optimizado y solo empezar a publicar cuando esté completamente listo, ¿cierto? Pero es la peor opción para tu estrategia.

Si tienes la oportunidad de comenzar a subir contenido en un subdominio hoy, pero tendrías que esperar una semana para un blog de subdirectorio, ¡comienza hoy! Dharmesh Shah, fundador de Hubspot, apoya esto en un artículo de Inbound.org.

Hay cientos de otros puntos de los que preocuparse en una estrategia de Marketing de Contenidos. Por nombrar algunos: publicación constante, difusión, meta descripción, texto alternativo en imágenes, puntos de conversión y link building.

Es una estrategia a largo plazo, que exige dedicación, no una competencia para ver quién llega primero. La consistencia de un blog en general será determinante para el éxito de la página.

Tendrás que hacer cientos de elecciones y un blog nunca estará completamente optimizado desde el inicio.

Entonces, si tu negocio tiene un producto y una audiencia definidos, ¡nada debería impedirte que comiences ahora mismo!

¿Te ha gustado el artículo? ¿Qué te parece aprender a crear un blog para tu negocio? ¡Aprende con nuestro contenido todo lo que debes saber!

banner guía blogs corporativosPowered by Rock Convert

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *