Escritores

Escritores es un espacio especial para todos aquellos que quieren aprender a escribir para la web. Aquí encontrarás consejos, las mejores prácticas de la escritura web y artículos interesantes que te guiarán por esta profesión.

Qué encontrarás en esta categoría:

  • Consejos para tornarte un buen freelancer de redacción
  • Consejos para escribir para la web con perfección
  • Sobre la producción de contenidos
  • Consejos sobre la revisión de textos y contenidos para la web

6 consejos para hacer una introducción encantadora en tus contenidos

Hacer una introducción atractiva y original es un verdadero reto. Pero vale la pena separar un tiempo especial de la redacción para este grupo de párrafos, porque si no logran despertar el interés del lector de antemano, las chances de que no llegue al final del texto son grandes.

La introducción es el primer contacto del lector con el cuerpo de tu texto, ¡por eso debe ser seductora!

Antes de la introducción, la única cosa que el lector conoce es el título, o sea, la promesa de que tu contenido puede enseñarle algo.

Por esa razón, la introducción es imprescindible para garantizar que tu texto sea leído hasta el final. Si no puedes conseguir cautivar al lector con las primeras frases, él se irá y difícilmente regresará.

La web es un paraíso de distracciones y el dedo de tu lector va a estar siempre listo para dar clic en “volver”, o simplemente cerrar el navegador.

Recuerda: el objetivo del primer párrafo es hacer que el lector quiera leer el resto del texto. Para conseguir que eso suceda, existen algunas estrategias que te podemos enseñar

¡Así que si esta introducción logró su propósito, te invitamos a que aprendas con nosotros!

¡Guarda este contenido completo en PDF!

Descarga gratis este contenido para que puedas visitarlo constantemente


Qué es una introducción

Una introducción es, para un ensayo, libro, investigación o contenido de la Internet, el inicio del texto. Tiene la función de familiarizar al lector con un tema, darle un contexto y relatarle lo que será expuesto a lo largo de determinado escrito.

De igual modo, sirve para dar justificación de la lectura y funciona como abre bocas no solo de lo que contiene el texto sino también, de lo que concluirá.

La introducción es un momento clave en un contenido; puesto que, con ella, es posible cautivar a un lector y hacer que se mantenga dispuesto a continuar la lectura del artículo.

Para hacer una introducción es necesario explorar aquella conocida expresión “la primera impresión es la que cuenta”, debido a que se convierte en la oportunidad para hacer que tu lector se identifique con tu tono, mensaje y, sobre todo, se interese por el contenido.

Cómo hacer una introducción

Responde posibles preguntas del lector

Hablar sobre la estructura textual, conlleva a que pienses mejor en la forma en cómo harás la introducción.

Para que esta etapa del texto sea realmente atractiva, es imprescindible que responda ciertas preguntas. Incluso, al hablar de preguntas, podemos decir que iniciar este período del artículo con una cuestión es una estrategia bastante inteligente.

Al escribir una introducción con una pregunta, posibilitas que el lector se identifique con lo que tienes para contarle.

Cuando el texto ofrece la posibilidad al público objetivo de interactuar contigo, se genera una relación de confianza desde el inicio del texto.

Sobre el tipo de preguntas que una introducción debe responder al escribirse, tenemos algunas como:

  • “¿Qué?”: La introducción debe contar al lector sobre qué se trata el tema general;
  • “¿Para qué?” Indica la importancia del artículo para la vida del lector;
  • “¿Qué encontrarás?” Las promesas de información que el lector obtendrá con el texto;
  • “¿Cómo?” La forma el será abordado el texto, es decir, bajo qué ejemplos u ópticas del conocimiento.

Ten claro el tema

Empezar a escribir sin estar muy seguro de lo que estás diciendo o de cómo lo vas a concluir, es el error número uno. Es muy útil hacer mapas mentales,por ejemplo, desglosando los distintos aspectos que abarca un tema.

Puedes prepararte y organizar la información antes de enfrentarte a la terrorífica hoja en blanco, para que tengas el tema bien claro en la mente.

De hecho algunos aconsejan dejar la introducción para el final, ya que el texto puede “evolucionar” de una manera distinta a lo planeado a medida que lo escribes. Pero puedes elegir la que más esté conectada a tu estilo.

Imagina quién es tu lector ideal

¿Para quién será escrito tu artículo? ¿Cuáles son sus objetivos, intereses y necesidades al leer el texto? Piensa en qué tipo de persona es tu público objetivo e intenta entonces imaginar qué es lo que le importa. Para eso, basta con responder algunas preguntas:

  • ¿Cuál es la mayor preocupación del lector? ¿A qué le teme?
  • ¿Cuáles son los objetivos que mi lector quiere alcanzar? ¿Cuál es su ambición?

O sea, ¡evidencia un problema y demuestra que tú tienes la solución! Crea tu primer párrafo mostrando cómo tu contenido puede ayudar al lector a evitar aquello a lo que le teme o, lo que es igual, conquistar aquello que ambiciona.

Cuál es el tono de habla de tu lector

Es importante saber cuál es el tono adecuado para comunicarse con él. El tono adecuado crea un comunicación más personal y, por lo tanto, de mayor enganche.

Por ejemplo, hablar con una adolescente sobre moda es muy diferente a hablar con un abogado sobre el mercado inmobiliario.

Cada uno de esos tipos de lectores exige un tono diferente de conversación. Esto puede ser explotado por medio de expresiones coloquiales, textos más formales e, incluso, un vocabulario más técnico.

Entiende el concepto de persona

Todos esos aspectos (tono de habla, tipo de problema, posible solución, etcétera) dependen mucho de la persona para quien estás escribiendo.

Mucho más que simplemente redirigir un texto pensando en un público objetivo, es importante saber reconocer la persona de tu texto, el perfil general de tu lector (hábitos, comportamiento, intereses, entre otras características).

Así, tendrás más facilidad de entender cuáles son los principales dolores y dificultades de tu lector, y sabrás también como hacer una introducción de texto dirigida a solucionar sus problemas.

Ve de lo general a lo particular

Una vez hayas creado tu mapa mental, dale estructura a la información usando la técnica de la “pirámide invertida”. Consiste en formular el tema principal en la introducción y desarrollarlo a través de ideas secundarias en el cuerpo de texto.

Sé que suena un poco obvio, pero hay un hecho detrás de esto, y es que nosotros prácticamente no “leemos” en internet, sino que “escaneamos” en forma de F: vamos primero al título, después a la introducción y por último damos una mirada rápida a los subtítulos y textos en negrilla.

A esto súmale que el 51.3% de personas ingresan a internet desde dispositivos móviles, los cuales tienen pantallas bastante pequeñas.

De manera que si estamos buscando algo en internet y llegamos a un artículo, la introducción será el lugar donde identificaremos si dicha publicación realmente responde a nuestra búsqueda.

Por eso también es importante que en lo posible menciones allí o en el título la palabra clave (o al menos un sinónimo).

Hazla corta pero llamativa

La introducción cumple el papel de “abrebocas”: debe dejarte con ganas de más. Así que no te desgastes dando explicaciones desde el principio, simplemente resume el tema sin profundizar en los detalles.

En general se aconseja que la introducción corresponda máximo a ⅕ del total del artículo. Es decir que si tu artículo tiene 1.000 palabras, la introducción debe tener un tope de 200.

Define claramente los beneficios de tu artículo

¿Qué es lo que el lector va a ganar si gasta unos cuantos preciosos minutos de su tiempo leyendo tu texto? Tu introducción debe satisfacer las expectativas generadas por el título y mostrar cuál es el propósito de tu texto.

Piensa en por lo menos un beneficio que el lector puede sacar del artículo y úsalo como cebo para engancharlo. Ese “cebo” puede ser elaborado con una serie de técnicas. Ve algunas de las más eficientes:

Crea una USP para tu artículo

Una USP (Unique Selling Proposition) es una táctica de marketing para crear una frase de simple entendimiento y comunicación que representa el aspecto diferenciador de un producto. Sintetiza, en apenas una frase, el valor de tu artículo y preséntaselo claramente al lector.

Utiliza otros formatos de contenidos

Una imagen impactante, un video, una infografía o una pieza de audio que acompañen tu contenido, pueden ayudarte a ilustrar tu punto de una manera más sencilla. En lo posible ubícalo en la parte superior cerca de la introducción, de manera que capte la atención del lector inmediatamente.

Recuerda emplear un lenguaje simple y concreto a lo largo de todo el texto. Después de todo, estás ayudándole a tu lector a responder una pregunta. Ah, ¡y ten muy presente esa pregunta!

Sé extremadamente sincero

Sí, puede parecer absurdo, pero la sinceridad no es exactamente la cosa más común en Internet hoy en día. El tono de muchos textos es infantil y condescendiente.

Al ser completamente franco con el lector estableces una inmediata relación de confianza con él. A partir de esa información, en la introducción inicial, el lector sabe que podrá confiar también en los párrafos siguientes.

Ebook Producción de Contenidos

¡Deja tu email y obtén la guía gratuita!


Promete revelar un secreto

Las personas adoran los secretos porque inmediatamente les despiertan la curiosidad. Promete revelar los secretos de las personas exitosas y tendrás el interés de tu lector. Crea expectativa y no reveles tu As bajo la manga al comienzo del artículo.

Es necesario crear curiosidad primero, hablando sobre el mundo de posibilidades que se van a abrir para el lector después que el secreto sea revelado. O sea, haz una cadena de ideas y ventajas durante la lectura. La anticipación de ese aprendizaje es un fuerte motivador para la lectura.

Cuenta el comienzo de una historia

Contar una historia al lector es aproximarlo a la temática del texto.

Es posible dar ejemplos del tema que vas a tratar al inicio de un texto, de forma que el lector esté curioso o se identifique con la situación que expusiste. Así, hay más compromiso y voluntad de descubrir cuál será el desenlace de aquella situación.

RECOMENDADO POR EL EDITOR
¿Sin inspiración para escribir? ¡Estos consejos pueden salvar tu vida!

Muéstrale que está haciendo todo mal

La posibilidad de estar haciendo algo importante de manera equivocada es muchas veces suficiente para llamar la atención de las personas. Todos queremos dar lo mejor de nosotros en nuestras actividades cotidianas y no queremos desperdiciar nuestros esfuerzos.

Generalmente, imaginar que después de mucho esfuerzo podemos no obtener los resultados que deseamos, es bastante perturbador.  Por eso, esta puede ser una técnica valiosa para usar como gancho las introducciones de tus textos.

Haz preguntas retóricas

Cuando conversas con el lector por medio de preguntas retóricas, obviamente, no estás esperando que le responda al texto.

Sin embargo, la primera reacción que él tendrá durante la lectura es responder a esos cuestionamientos, aunque sea inconscientemente.

Al hacer esas preguntas, estimulas la reflexión del lector y haces que perciba la relevancia del tema sobre el que está leyendo.

Muchas veces la primera impresión es la única oportunidad que tendrás. ¡Aprovéchala bien! ¡Escribe introducciones intrigantes y ve como el enganche de tu contenido aumenta inmediatamente!

Aporta datos interesantes

A veces solo necesitas un dato sorprendente que ponga a tus lectores a la expectativa. Investiga antes de escribir si hay estadísticas o hechos relacionados con el tema que vas a tratar e identifica uno que te impacte.

Menciona autores reconocidos

Apóyate en la experiencia de los que saben. Citar a personajes famosos, autores o incluso a otros bloggers con autoridad sobre el tema, aumentará la credibilidad en lo que estás diciendo.

Aplica metáforas y analogías

Puedes usar metáforas a lo largo del texto o en algunas partes. En el caso de este artículo usé una sobre la magia en el título: “Palabras mágicas: cómo escribir una introducción que encante”.

La mayoría de las metáforas tienen que ver con el deporte (hacer goles, ser el equipo ganador, etc.) o con la cocina (recetas, ingredientes, etc.)

En conclusión

Cada pieza de contenido que desarrolles exigirá sus propios lineamientos. Mientras tengas claro el tema, lo principal es que te lances a escribir sin pensarlo demasiado, así tengas que corregir después. Empieza por esa frase que te da vueltas en la cabeza y verás como el resto se va dando solo.

¿Quieres aprender a hacer contenidos completos? Entonces te invitamos a descargar la guía de producción de contenidos y comenzar a practicar tu redacción para conquistar a tus lectores ¡No te la pierdas!

Guía del texto perfecto

No necesitas ser un genio para escribir

Una escrita rebuscada que luce más que el propio contenido solo aleja al lector y no te transforma en autoridad. Entiende de una vez: ¡no necesitas ser un genio para escribir!

“Innecesario se hace emplear un estilo de escritura demasiado florido, según debe ser del conocimiento inexorable de los textos. Tal práctica viene del esmero excesivo que queda al borde del exhibicionismo narcisista.”

Escribir bien nada tiene que ver con complejidad. Por alguna razón, todavía creemos que ser capaz de formular frases complejas automáticamente nos concederá una autoridad incontestable.

En la era de la escritura digital, siendo la Internet uno de los canales más democráticos, la informalidad es lo que realmente tiene sentido para la mayoría de los lectores. Hablar con las personas a través de un lenguaje popular no es un crimen. Ser autoridad es tener la capacidad de elaborar una comunicación asertiva.

El error de quien busca autoridad

Seducidos por querer parecer alguien realmente importante, la mayoría de los que desean construir una autoridad profesional pecan por el exceso de lenguaje técnico y en la errónea necesidad de abordar las ventas. Las empresas, así, terminan yendo al purgatorio de los irrelevantes.

Raramente quien navega por los textos en la web está interesado en abordajes genialmente meticulosos. No solo porque la mayoría de los genios están en extinción, pero también porque se ha ido el tiempo en que el escritor era aquella persona excepcionalmente genial.

La escritura asertiva en la era virtual es simple, objetiva y directa

Escribir en los días de hoy debe ser una tarea básica. Su simplicidad se encuentra justo en su capacidad de hablar con todos — o por lo menos con la mayoría de los públicos. Es necesario tener el entrenamiento de ser comprensible, usar términos claros, con un lenguaje extremamente accesible ante ideas sin complicaciones. Debe ser necesariamente comprensible y transparente a cualquiera.

Su lado objetivo es esencial y se adapta bien a un mundo totalmente ocupado, veloz y lleno de compromisos. Mantener la elección de palabras honestas, una firmeza de la comprensión, trasmitir seguridad y posicionamiento práctico y directo. El lector es el primero que percibe las vueltas innecesarias.

Ser capaz de ir directo al punto es más que un talento, en Internet es una cuestión de supervivencia. Elije siempre una comunicación sin desviaciones.

Olvida la idea de genialidad obligatoria

Se equivoca quien piensa que para tener sus ideas lanzadas en un texto es necesario pertenecer a un club de personas peculiares que son extraordinarias. Repito: la escritura es para todos.

Escribir es justamente el acto de ser lo más autentico posible. En el universo de la creación de contenido, hay un primor en la autenticidad. Y si hay algo que la vida de la escritura me ha enseñado es que existen públicos para todo tipo de producción.

Entonces, en vez de invertir en una comunicación que pretende la complejidad ingeniosa, ¿qué tal invertir en ser solamente lo que eres? Lo más difícil es aprender a encontrar un tono, un estilo, una naturaleza que sea tan tuya que todos entiendan que, incluso tus asuntos, son geniales para alguien.

Si quieres algunas tips para escribir un texto ideal para la web, ¡descarga gratis nuestra Guía del Texto Perfecto!

Guía del texto perfecto

¿Qué es storytelling? Aprende a encantar tu lector con historias

¿Quieres descubrir qué es storytelling? ¡Conoce la historia de uno de nuestros freelancers más antiguos y aprende en la práctica todo sobre la técnica de contar historias y encantar lectores!

Utilizar historias para encantar lectores es una de las cosas más elementales para la evolución de nuestra especie, y tal vez por ese motivo, la pregunta “qué es storytelling” me parezca demasiado técnica. No quieres saber qué es, sino cómo hacerla bien hecha, ¿no es así?

Podemos hablar de sus elementos fundamentales, pero la gran esencia de este recurso está en dar vida a una historia y dejar que ella perpetúe el mensaje, la lección.

Te contaré algo personal. Empecé mi carrera en el área comercial y rápidamente subí a los cargos gerenciales de las organizaciones en las que he trabajado. Sin embargo, en determinado momento tuve que elegir entre cuidar de mi familia o invertir en una profesión que no me daba ningún placer o perspectiva dentro de mis intereses.

¿Qué hice? Dejé todo y traté de convertirme en una blogger de maternidad. Explicarle a las personas a mi alrededor y familiares por qué renuncié a todo aquel “éxito” para arriesgarme en algo que no comprendía totalmente era absurdo. En aquella época no sabía, pero usé el storytelling para convencerlos de que ésa era la mejor decisión que podía tomar.

Voy a continuar esta historia y a contarte cómo todo sucedió, pero como mi propósito también es hablar del storytelling como objeto de estudio, te pediré permiso para ser una comentarista de mi propio contenido y en tiempo real, ¿ok?

Entonces, ¿de eso se trata el storytelling?

Bueno, en parte. Te conté una historia, ¿cierto? Me he puesto como personaje, relaté el drama que viví y apunté que tuve un final feliz. Pero, digamos la verdad, la historia no ha quedado muy atractiva, ¿no es así?

Sucede que el storytelling es una técnica que utiliza historias para transmitir satisfactoriamente un mensaje a otra persona o público y, para ello, es necesario establecer una conexión.

Esta conexión es lo que atrapa al lector, que puede ser por la sintonía con el personaje, sus dilemas con el hecho vivido, superación, drama o desenlace.

Al principio de mi historia, no te he dado muchos detalles de esos elementos para que puedas sentirte conectado, ¿verdad?

Entonces, el storytelling no se trata solamente de contar una historia, sino de una sucesión de incentivos que atrapan la atención del lector y lo hacen querer saber qué vendrá a continuación. De toda la historia que te he contado hasta ahora, sin embargo, podemos resaltar algunos puntos:

  • he introducido la historia diciendo que era una experiencia personal. En el storytelling, temas de personajes reales son excelentes herramientas de convencimiento;
  • el lenguaje que estoy usando también está cercano a ti (por lo menos esa es mi intención) para que la gente se conecte, tome un café virtual; y
  • al final de la introducción hice una promesa de que continuaría la historia con un cambio de rumbo exitoso.

¿Qué manera de dejar a tu audiencia más despierta que diciéndoles que tienes una solución exitosa? Entonces, volvamos a mi historia.

Podría decirte que la opinión de las personas simplemente no importa. Pero si eres freelancer, sabes que tu carrera profesional gana más destaque en la cena de Navidad que la rica comida que han preparado o las historias que tu tía cuenta.

Así que oír los juicios, las insinuaciones y todos pidiéndote tu currículo para enviar a aquel conocido acaban desestabilizando tu equilibrio emocional. Sin contar el hecho de que, realmente, crear un blog era un reto que en aquella época yo solo veía la puntita del iceberg.

Pero si hubiera demostrado debilidad o sucumbido en la primera insinuación para que “encontrara un empleo decente”, no sabría las alegrías que cosecharía en el futuro.

Y sin darme cuenta, empecé a trabajar mi imagen y vocabulario. Antes, trabajaba en el mercado financiero, pero métricas y jobs no eran palabras que usaba regularmente. Entonces pasé a adherirlas, junto a las constantes menciones de que estaba con mí agenda llena. Y ellos, simplemente, empezaron a creerme.

Aunque no sabían decir con lo que trabajaba, concluían que entendía bien de lo que estaba hablando y que ganaba dinero por eso, lo que luego se volvió en algo inesperado y fabuloso para ellos.

El poder de un personaje y su saga improbable

Bien, amigos de la comunidad Marketing de Contenidos, continuemos con nuestros comentarios. En esta segunda parte, tal vez te hayas identificado más con el personaje.

Interpelar al lector, incluso mencionando características en común, es una excelente forma de hacer storytelling.

“(…) pero si también eres freelancer, sabes que tu carrera profesional gana más destaque (…)”

Con esa frase, mencioné nuestra semejanza e historias en común y traté de hacerte revisar algunas memorias. Si lo he conseguido, súper. Porque a esta altura, otro lector que vive la misma situación que la nuestra y aún no ha logrado su cambio de rumbo exitoso puede estar pensando: “voy a guardar este texto para prepararme para la próxima Navidad”, ¿no es así? Y esa es la idea.

Además, empecé a dar pistas de algunas posibles soluciones que pueden ser utilizadas por otros freelancers. Es como dije al principio de este post: storytelling no es solo contar una historia, pero usarla para transmitir un mensaje, lo que también es genial para vender productos y servicios.

¿Te imaginas si esta historia estuviese siendo contada por una coach o psicóloga en su blog profesional? Tales soluciones podrían ser parte de sus servicios prestados que, mientras la persona lee, internaliza que va a necesitarlos y que el personaje es una autoridad que puede ayudarla.

Ah, y aún hay otro elemento: la saga improbable de usar una simple solución de intercambiar vocabularios y hacer comentarios de una rutina agitada para convencer a amigos y familiares que estás progresando en la elección que todos criticaban.

El mensaje que este recurso transmite al lector es: yes, we can. Incluso ante un conflicto, en situaciones que nos molestan y deprimen, es posible sobresalir, lo que reafirma tu poder motivacional de hacer que el lector tome una actitud.

Pero retomando…

Como dije, la primera batalla estaba vencida. Nadie más cuestionaba si me había vuelto una señora que vivía con el dinero del marido. Pero el hecho es que el blog estaba siendo un verdadero fracaso, una sangría de perjuicios con inversiones en herramientas que ni siquiera conocía bien. Me esforzaba para escribir textos increíbles y, después de publicarlos, me quedaba mirando las estadísticas esperando miles de visualizaciones.

En ese momento, un conflicto interno sucedió porque, a pesar de mostrar a todos que me estaba manteniendo, mis gastos aumentaban. Una semi desesperación empezó, mientras ya me veía distribuyendo currículos nuevamente para encontrar trabajo.

¡Páralo todo y llama João Kleber!

Aquí en Brasil, João Kleber es un famoso de la trash TV. Se trata de un presentador sensacionalista que usa historias absurdas en sus programas para ganar audiencia. 

Hasta entonces, todo bien, después de todo, ¿qué presentador no hace eso?

Pero su gran diferencial es que cuando el personaje está llegando al ápice de su historia, él hace una pausa dramática, que es exactamente lo que hice ahora en mi historia.

Para que un contenido tenga un buen storytelling, se recomienda que tenga algunos elementos, como:

  • conflictos ineludibles: Luke, I’m you father! (si no eres fan de Star Wars, te lo explico: esta frase icónica es pronunciada cuando padre e hijo están luchando, al borde de la muerte, y Darth Vader intenta convencer a Luke a unirse a él contra los Jedis y la resistencia. Un súper conflicto emocional)
  • personajes marcantes: como el propio Darth Vader; y
  • situaciones improbables: que es donde llegaré en mi historia y lo verás en un instante.

Volviendo…

Fue en este momento que conocí el blog de Rock Content. Primero, fue mi base de investigación, cuando todavía invertía en la idea de monetizar mi blog. Pero con el tiempo, leyendo textos fantásticos y algunos call-to-actions irresistible para ser freelancer, resolví probar la vida de ghostwriter.

Estaba segura de que nunca conseguiría llegar al nivel de escritura de Rock y mis primeras candidaturas acabaron siendo reprobadas. Pero no desistí, vi una oportunidad que quería agarrar con uñas y dientes. Recuerdo como si fuera hoy la primera tarea que tomé. ¿Conoces el tradicional baile de la victoria? ¡Lo hice!

Me puse súper feliz, y eso me motivó a buscar más. Los comentarios de los analistas también me ayudaron, logré más candidaturas y por fin, estaba con la agenda realmente llena y con todas mis cuentas al día. Literalmente, al día.

Esta parte de mi historia seguramente mis amigos y parientes no la conocen. Pero, mientras algunos se contentaron con la imagen que pasé, y hasta quisieron experimentarlo, otros continuaron criticando, creyendo que no había hecho una buena elección.

Y fue entonces que me di cuenta que no necesitaba preocuparme tanto con lo que ellos pensaban, pero que, en parte, fui movida a buscar nuevas soluciones por las sensaciones malas que sus críticas me causaban.

¿Si lo haría diferente? Por supuesto que no. Después de todo, situaciones improbables me llevaron hasta donde estoy ahora. Si pudiera volver al año de 2015 y contarle a la mujer que investigaba cosas en el blog de Rock Content que en 2018 ella publicaría este texto, me diría que estaba loca. Pero creo que esa locura forma parte de mi personaje, y probablemente del tuyo también.

¿Necesitas dejarlo todo? Hazlo, pero ten conciencia de que sea cual sea el camino que elijas (o caigas de paracaídas), también tendrás que esforzarte mucho para que funcione. ¿Y que piensan los otros sobre eso? ¡Recoge todas las críticas y úsalas como combustible para tu éxito!

Ahora siéntate que te contaré la moral de la historia

Y así, llegamos al final de la historia. El personaje venció su reto y aún motivó a sus lectores a salir de la zona de confort y arriesgarse.

Esta estrategia también funciona muy bien para conectar clientes y empresas. Los millenials y la Gen Z se preocupan mucho con los valores sociales de una empresa, como la sostenibilidad de sus procesos, por ejemplo. Y utilizar storytelling para contarle a la audiencia cómo fue el proceso de conversión del modelo tradicional a uno ecológicamente correcto es garantía de éxito absoluto.

Otra cosa: un buen storytelling termina con un desenlace que también se conecta con el lector. Querías un final feliz, ¿cierto? Porque me pondré muy contenta si esta historia te ha inspirado y, al mismo tiempo, transmitido conocimiento, que es el objetivo.

Entonces, estoy segura de que en este momento, además de saber lo que es storytelling, también quieres saber más sobre él, y ya debes haber concluido que, por el hecho de haber hablado directamente contigo, usando figuras de lenguaje e inferencias de temas de tu cotidiano, esos elementos también pueden ser otros de sus recursos, ¿no es así?

¡Hablar de sentimientos y sensaciones entran en el paquete! ¿Eres del equipo que disfruta las pasas en la cena de Navidad? ¿Has sentido su gusto cuando hablamos de ellas? ¡Eso es storytelling!

Los comentarios que hacen que confirme que has entendido exactamente el mensaje que quiero pasar también es storytelling. ¿Y no te parece mucho mejor que un simple texto? Si lo piensas bien, te darás cuenta de que esta técnica está en todas partes, y no es conspiración.

Todo, objetos, personas y, por supuesto, las empresas están a todo momento contando historias. Lo que puedes hacer, como redactor, es optimizar estos relatos y hacer que los lectores se identifiquen con ellos.

Estoy aquí, con muchas ganas de continuar esta conversación, pero la verdad es que ella no tiene fin. ¿No me crees?

¡Conoce nuestra Guía del texto perfecto!

Guía del texto perfecto

 

¿Cómo crear buenos hábitos financieros para hacerte rico?

Enriquecerse depende mucho más de tus hábitos que de tu salario. Aprende en este artículo cómo desarrollar buenas prácticas financieras y comienza a hacerte rico hoy mismo.

Piensa rápido: ¿Qué significa enriquecerse?

¿Sería ganar dinero? ¿Viajar cada año al exterior? ¿No pasar apuros a final de mes? O tal vez, ¿poder ir a un restaurante y pedir todo lo que quieras sin tener miedo de la cuenta?

Hoy aprenderás cómo funciona el dinero, cómo hace parte de tu vida y cómo puedes tener más control sobre él (y no al contrario).

¿Cómo así?

Ven conmigo y entiende lo que significa enriquecerse y cómo hacerlo de la manera indicada.

¿Cómo funciona el dinero?

“La mayor diferencia entre ricos y pobres, es que los ricos saben diferenciar activos de pasivos, y ellos compran activos.”

– Robert Kiyosaki (Padre rico, Padre pobre).

Imagina que un amigo tuyo te dice que está haciendo dieta para adelgazar.

“¡Felicitaciones!” le dices, “¿y qué estás comiendo?”

“Ah” , responde con orgullo, “todos los días voy hasta el puesto de comida rápida cerca de mi casa y como una super hamburguesa en el desayuno, en el almuerzo y en la cena: tiene carbohidratos, proteinas y todo lo que necesito para una dieta balanceada”.

Probablemente esto te parezca absurdo ¿verdad?

Tu amigo no entiende cómo funciona una dieta balanceada.

Estás de acuerdo conmigo en que, si quieres hacer una dieta para adelgazar, el primer paso es que sepas diferenciar cuáles alimentos te engordan y cuáles te adelgazan ¿verdad?

Con el dinero sucede lo mismo.

Si creas hábitos para enriquecerte, el primer paso es saber diferenciar activos y pasivos financieros:

Activos financieros

Activos financieros es todo aquello que pone dinero en tu bolsillo.

  • Salario
  • Freelas
  • Negocio propio
  • Terrenos e inmuebles
  • Acciones y títulos de renta fija
  • Criptomonedas
  • Mercancías para reventa (en caso que seas comerciante)
  • Infoproductos (productos de información)
  • Educación (libros, cursos, conferencias, podcasts, en fin, todo aquello que pueda aumentar tu productividad, cultura, empatía, y te traiga nuevas ideas).

Pasivos financieros

Pasivos financieros, por otro lado, es todo aquello que saca dinero de tu bolsillo. Por ejemplo:

  • Carro y moto
  • Casa/apartamento (para habitar)
  • Smartphones y Gadgets
  • Consórcios
  • Fiestas
  • Cuentas por pagar

Tal vez te parezca extraño ver moto, carro, casa y apartamento en esta lista.

Esto se debe a que muchas personas acostumbran ver estas cosas como inversiones, pero en realidad ellos son costos.

Un carro y una moto van a perder su valor con el tiempo y aun así vas a gastar en combustible, mantenimiento, estacionamiento, impuestos, seguro, accesorios, depreciación, multas, etc.

En cuanto a la casa y al apartamento, así estos sean propios, si son para habitarlos, son pasivos.

Dos cosas importantes sobre activos y pasivos:

  1. Pasivos no son siempre lujos. Necesitas una casa para vivir, ropa para vestir y cosas para divertirte.
  2. Los activos y pasivos no son solo cosas, sino la finalidad de su uso. Si usas tu computador solo para acceder a las redes sociales y ver videos en Youtube, es un pasivo. Pero, si lo usas para trabajar, se convierte entonces en un activo.

Saber diferenciar activos y pasivos y comprar activos es una lección extremadamente valiosa.

Principales diferencias entre ricos y pobres

Con certeza alguna vez ya escuchaste hablar de personas que ganan la lotería, malgastan todo el dinero y vuelven a ser pobres en poco tiempo ¿no es así?

Y esto ¿por qué sucede?

¡Porque ser rico o pobre no tiene nada que ver con cuánto dinero tienes en tu cuenta bancaria!

La verdad ésta es una cuestión de mentalidad. Puedes pensar y actuar como rico, así no tengas el dinero ahora.

Y también, puedes pensar y actuar como pobre, así tengas todo el dinero del mundo.

A continuación, algunas diferencias de mentalidad entre ricos y pobres:

Ricos

  • Visualizan oportunidades (se preguntan: ¿Cómo puedo hacer eso posible?)
  • Asumen la responsabilidad sobre sus decisiones y sobre sus propias vidas
  • Primero se pagan a si mismos
  • Compran activos y después pasivos, en este orden
  • Siempre están aprendiendo

Pobres

  • Visualizan problemas (dicen: No puedo hacerlo! No es para mí.)
  • Culpan a los otros por sus fracasos y frustraciones
  • Pagan a si mismos por último (cuando pagan)
  • Compran pasivos y confían en una única fuente de renta
  • Piensan que ya saben todo lo que necesitan saber

Una cosa que tú, yo y los más grandes millonarios del mundo tenemos en común es: todos tenemos solo 24 horas en nuestro día.

Mientras los ricos están usando su tiempo libre para estudiar, trabajar en proyectos personales y perfeccionarse todos los días, los pobres están apenas matando el tiempo.

Para que tengas una idea de lo importante que es continuar invirtiendo en ti mismo, me gusta usar el ejemplo de Warren Buffet, uno de los 10 hombres más ricos del mundo.

Buffet es un señor de 87 años de edad, amigo personal de Bill Gates, y que tiene un hábito curioso:

Todos los días, él lee 500 páginas de periódicos por la mañana.

Es así como acompaña el mercado y decide en qué empresas va a invertir en el futuro.

Y tú ¿cómo estás usando tu tiempo?

Moldeando hábitos para enriquecerte

¿Recuerdas el ejemplo de tu amigo glotón que quería adelgazar comiendo solo comida rápida toda la semana?

Lo que quiero decirte es enriquecerse, así como adelgazar, es una cuestión de hábitos.

Existe una fórmula para perder peso (que tu amigo parece no haber entendido bien): haz dieta (de la manera indicada) y ejercicio físico.

Si haces esas 2 cosas todos los días, de seguro vas a adelgazar.

También existe una fórmula para enriquecerse:

Aumenta tus activos y controla tus pasivos.

Y cómo hacer eso en la práctica?

Ven conmigo que ahora vamos a entrar en el mundo de las finanzas personales.

Manera tradicional (y errónea) como las personas planean sus finanzas:

Si quisiera predecir, diria que el 99% de las personas comete este error cuando lidian con su propio dinero:

  1. Recibe el salario
  2. Paga las cuentas
  3. Gasta como si no hubiese mañana
  4. Al final del mes, si sobra alguna cosa, entonces guarda, *spoiler alert: nunca sobra.

¿Por qué esta forma de planear tus finanzas nunca te hará enriquecer?

¡Porque le estás pagando a los otros primero!

Tu salario se está yendo para el dueño del bar, el dueño de la tienda de ropa, para la operadora de tu tarjeta de crédito…

Y para ti mismo ¿vas a dejar para pagarte alguna cosa a final de mes si sobra algo?

¡Éste es el habito más importante para cambiar a partir de hoy!

Manera optimizada para enriquecer (pagándote a ti mismo primero):

A partir de ahora cada vez que hagas algún dinero, no importa si son 10,100,1000 o 100.000, vas a seguir exactamente este orden:

  1. Recibir el dinero;
  2. Invertir en sus objetivos de medio, corto y largo plazo (en otras palabras, aquí compras activos para conquistar tus sueños en el futuro);
  3. Pagar tus cuentas;
  4. Separar una cantidad para un fondo de emergencia;
  5. Con lo que sobra, puedes gastar.

Esta es una diferencia importantísima de mentalidad.

¡No vas a guardar más el dinero que sobra!

Primero vas a invertir y después gastar en lo que sobra.

Consejo rápido para llegar hasta el fin de mes de forma tranquila, sin la cuerda en el cuello:

Después de que has invertido, pagaste cuentas y separaste una parte para emergencias, toma ese dinero que sobró y divídelo por 30 o 31.

Así, vas a saber cuánto podrás gastar por día.

Si te sobran por ejemplo $600 dólares, y estás en un mes con 30 días, podrás gastar $20 dólares por día.

Y entonces, dos cosas interesantes pueden suceder:

  1. Un lindo día terminas gastando más de lo que deberías. Digamos $30 dólares. Entonces, ahora sabes que al siguiente día podrás gastar solo $10.
  2. Pasaste una semana entera sin gastar nada. Cuando llegue el fin de semana tendrás $140 dólares para gastar entre sábado y domingo, y puedes hacerlo sin el menor peso en la consciencia.

Si sigues esto al pie de la letra, llegarás a final de mes de forma tranquila, sin pasar aprietos.

Construyendo tus objetivos

Ningún viento sopla a favor de quien no sabe para donde ir – Seneca.

Ahora que trazamos un camino para tener más control sobre tu dinero ¡es momento de pensar en el futuro!

Al final, enriquecerse es sobretodo conquistar el futuro que quieres para tu vida.

Pensando en eso ¿cómo te ves de aquí a 2, 10 o 20 años?

¿Qué quieres tener, hacer, construir o comprar en este tiempo?

Un tip para ayudarte:

Dale nombres a tus objetivos

Eso crea un peso psicológico que te ayudará a entender el por qué estás haciendo sacrificios necesarios para enriquecerte.

Cuánto más concreta tu visión, mejor.

Por ejemplo:

Objetivo de largo plazo (+20 años):

  • Retirarse ganando x cantidad de dinero al mes
  • Cubrir los estudios universitarios de tus hijos

Objetivos de medio plazo (+10 años)

  • Abrir un Pub
  • Casarse en la playa

Objetivos de corto plazo (+2 años)

  • Hacer un viaje de mochilero por Europa

Y el fondo de emergencia ¿cómo funciona?

El fondo de emergencia precisa tener liquidez inmediata y un techo. Por ejemplo un ahorro.

Si tienes un terreno que vale $100.000 dólares y necesitas $1000 dólares para comprar un celular nuevo, no puedes simplemente cortar un pedazo de tu terreno, llevarlo hasta la tienda y cambiarlo por un celular. Necesitas encontrar un comprador, realizar todos los trámites, pagar impuestos, esperar días o hasta meses para que el dinero esté en tus manos.

Por otro lado, si tuvieras los $1000 dólares en tu cuenta bancaria, basta con que vayas hasta un cajero automático, pases tu tarjeta y retires los $1000 dólares. Y el celular será tuyo en minutos.

Eso es liquidez.

Cómo usar el ahorro como fondo de emergencia:

  • Establece un techo para el ahorro. Por ejemplo $1000 dólares
  • Cada mes, después de invertir en tus objetivos, colocas un dinero en el ahorro, digamos $100.
  • Cuando alcances el limite, dejas de colocarlos en el ahorro y pasas a dejar ese valor en otros fondos
  • Si llegas a tener algún gasto inesperado, sacas de tu ahorro y repones ese valor hasta alcanzar nuevamente el limite.

Importante: El ahorro o fondo no debe ser visto como una inversión.

Eso porque ella rinde más o menos que la inflación. Si lo colocaras en otros fondos podría rendir más, pero no sería fácil disponer de él.

Esto significa que, a largo plazo, cuanto más dinero tienes parado en el fondo o ahorro, más dinero estás dejando de ganar.

De ahí la importancia de colocar un límite a ella.

Controlando tus pasivos

¿Recuerdas nuestra fórmula para enriquecerse?

Aumenta tus activos y controla tus pasivos.

El primer paso para controlar tus pasivos es identificarlos.

Toma papel y lápiz o abre una planilla en tu computador, como prefieras, y haz una lista de tus principales gastos hoy.

Algunos ejemplos comunes:

  • Carro/moto (combustible+ mantenimiento + estacionamiento + impuestos + seguros + accesorios + depreciación + multas)
  • Entretenimiento (fiestas, conciertos, bares etc…)
  • Restaurantes
  • Supermercado
  • Cuenta de luz, teléfono y agua

Después de haber hecho esta lista, van a surgir algunas posibilidades de acción:

  • Renegociar los servicios que contratas (realmente necesitas ese plan de telefonía)
  • Convertir en fijos tus costos variables, colocando un techo a los gastos (por ejemplo: limitar a $300 dólares las fiestas del mes)
  • Seguir de cerca el uso de la tarjeta de crédito, evitando al máximo las compras financiadas (excepto si es para comprar un activo)
  • Controlar tu uso de energía eléctrica, la cuenta del restaurante y otros gastos del día a día.

Al hacer esto, te vas a sorprender con todo lo que tu dinero puede rendir.

Aumentando tus activos

Existen dos tipos principales de activos: renta activa y renta pasiva.

Una buena forma de aumentar tus activos es equilibrando estas dos formas de hacer dinero:

Renta activa

Es directamente proporcional al tiempo de trabajo invertido. En otras palabras: entre más trabajas más ganas.

Por ejemplo: freelancer.

Ventajas:

  • Trae retorno a corto plazo
  • Los riesgos son menores

Desventajas

  • No permite escalar (limitación humana)
  • Paraste de trabajar, paraste de recibir dinero

Renta pasiva:

Demanda un trabajo inicial para montar y después genera ganancias de manera indefinida.

Por ejemplo: vender cursos online (vas a tener trabajo planeando las clases, gravando, editando, promocionando y vendiendo) , pero una vez que está en internet te va a traer ingresos por el resto de la vida.

Ventajas:

  • Permite escalar
  • Trae independencia financiera

Desventajas

  • El retorno se ve a largo plazo
  • Implica asumir más riesgos

*En finanzas, independencia financiera es cuando tienes tu dinero trabajando para tí. En otras palabras si dejaras de trabajar, el rendimiento de tus inversiones logra pagar tu costo de vida todo el mes.

Ejemplos de renta pasiva:

  • Tener un blog y monetizar con anuncios, venta de productos, programa de afiliados o prestación de algún servicio
  • Vender infoproductos (¿tienes algún conocimiento que podría beneficiar a otras personas? ¡Transforma eso en un producto!)
  • Invertir en el mercado financiero (acciones, títulos de renta fija, criptomonedas…)
  • Producir un podcast y monetizarlo de la misma forma que con el blog

Para entender más:

Ejemplos de renta activa:

¡Vamos a enriquecernos!

Ahora que ya sabes cómo construir buenos hábitos financieros para enriquecerte ¡es hora de poner las manos en la masa!

Recapitulando lo que vimos:

A partir de la próxima vez que recibas cualquier dinero vas a seguir estos pasos:

  • Invertir una parte en tus objetivos
  • Separar una parte para pagar tus cuentas
  • Reservar una parte en tu fondo de emergencia (hasta el límite)
  • Con lo que sobre, gastas (tip: divide por 30 para saber cuánto puedes gastar hoy sin ningún peso en la conciencia)

¿Tienes ganas de emprender? ¡Conocer las mejores prácticas para crear un producto digital exitoso con nuestra guía del emprendedor digital!

cómo crear un infoproducto

Personal Branding: entiende la importancia de establecer tu marca personal

El Personal branding es la gestión de tu marca personal, actuando y posicionándote de forma que tu público entienda claramente quién eres y qué ofreces. Para eso, debes saber por lo que quieres ser recordado y trabajar bien esa imagen.

¿Te preocupas por tu personal branding o crees que establecer tu marca personal es sinónimo de autopromoción?

¿Ya has pensado en la gran diferencia que cuidar de tu marca puede hacer en tu carrera de productor de contenidos, principalmente si eres freelancer?

Yo sí, y no entendía nada al respecto. Por eso, propuse una conversación con Juliana Saldanha, especialista en estrategias de posicionamiento y comunicación de marcas personales, y tomé insights valiosos que te compartiré ahora, así que, si ves alguna parte del texto entre comillas, ya sabes a quién pertenece la cita, ¿ok?

Queriendo o no, ya tienes una marca. Al expresar tu opinión, hacer una publicación en Facebook, Twitter, LinkedIn o Instagram, estableces tu marca.

Eso porque, consciente o inconscientemente, siempre estamos juzgando a las personas a nuestro alrededor y, en cierto modo, etiquetándolas. Entonces, cuando haces un desahogo en una red social, publicas un artículo o una foto en otra, tu marca va siendo dibujada.

Pero, ¿y si pudieras elegir exactamente qué etiqueta quieres tener? Es aquí donde entra la gestión de tu marca personal.

¿Qué es personal branding?

Personal branding es la gestión de tu marca personal, actuando y posicionándote de forma que tu público entienda claramente quién eres y qué ofreces. Es decir, debes saber exactamente por lo que quieres ser recordado y trabajar para diseñar esa imagen para tu audiencia.

Cuando pensamos en nomadismo digital, por ejemplo, es inevitable recordar a Matheus de Souza. Lo mismo sucede con Marketing de Contenidos y Vitor Peçanha. Y si ya has hecho nuestro curso de Producción de Contenidos para Web, estoy seguro de que relacionas escribir para la web con Luiza Drubscky.

Ellos tres son ejemplos de marcas personales muy bien construidas. Pero tranquilízate, no hace falta que te conviertas en un Top Voice de LinkedIn, fundes una empresa o grabes un curso gratuito para trabajar tu personal branding.

Te mostraré exactamente lo que debes hacer, pero, antes, necesito explicarte algunas cosas.

¿Cuál es la diferencia entre marketing personal y personal branding?

Para Juliana Saldanha, la mejor forma de aclarar esta diferencia es haciendo una asociación entre los dos conceptos aplicados en empresas:

“Cuando piensas en marcas como Uber, Starbucks, NASA, McDonald’s, Zara, alguna reacción, sentimiento o pensamiento te viene a la mente, sean positivos o negativos. Esta respuesta emocional causada por una imagen o nombre de una empresa, producto o persona en particular se denomina brand, o marca. Y su gestión, branding.

Por otro lado, el marketing puede ser entendido como el arte de satisfacer las necesidades del cliente. Es un conjunto de herramientas que trabajan juntas para que el producto-servicio alcance el mercado.”

Por lo tanto, el marketing personal puede formar parte del proyecto de gestión de tu marca, que a su vez es un concepto mucho más amplio. Recurriendo de nuevo a Juliana:

“El marketing se concentra en la forma en que la marca alcanza y se comunica con el mercado, mientras que el branding se centra en la definición de su esencia y filosofía a largo plazo.”

Ahora que ya aclaramos esta diferencia, podemos discutir por qué debes invertir en tu personal branding

La importancia de establecer tu marca

La gente escucha recomendaciones de personas, no de empresas. Estoy seguro de que cuando piensas en comprar un producto en un sitio desconocido, tu primer impulso es buscar en Google algo como: “¿sitio X es de confianza?”.

Si encuentras relatos de otras personas respaldando la empresa, compras sin mucho miedo. Pero si ves apenas relatos del propio sitio, tu nivel de desconfianza aumenta. Y si hay muchas quejas de las personas por la internet, entonces, tu nivel de desconfianza explota.

Ni siquiera conoces a las personas que están recomendando — o condenando — el sitio, sin embargo, confías en ellas.

Ahora imagina, por ejemplo, que quieres un material sobre nomadismo digital y encuentras un libro recomendado por Matheus de Souza. A menos que el precio sea un obstáculo, vas a comprarlo en cuestión de minutos.

Otro factor que refuerza la importancia de tener una marca personal fuerte es el constante cambio de algoritmos en las redes sociales, que siempre limitan el alcance de páginas de empresas para favorecer la interacción entre los perfiles personales.

Por eso, el marketing de influencia ya es una realidad, y está muy relacionado con el branding.

Convertiéndote en un influencer

“Cualquiera puede ser un influencer, aunque no tenga presencia digital. Es posible que tengas poder de influencia en un ambiente tan específico como el de tu empresa, entre tu familia o de manera amplia como en un contexto de miles de seguidores en una red social.”

Pero hay que tener sentido crítico y entender exactamente por qué deseas convertirte en un influyente y en qué área quieres tener relevancia.

Hoy, existe una idea, y hasta una presión, de que convertirse en un influyente es sinónimo de éxito en la vida. Principalmente en la era de los medios sociales, con varios ejemplos de personas que viven del número de seguidores que conquistaron.

Pero debes entender que la visibilidad de un influencer no necesariamente traerá los resultados que buscas. Y, más importante aún, entiende que existe una enorme diferencia entre influencia y popularidad:

“La popularidad es cuando la gustas a la gente. Influencia es cuando se detienen para oír lo que tienes para decir.”

Es posible conquistar los dos, pero el foco del personal branding es la influencia — y la popularidad es solo un posible extra.

“Tiene que ver con la conquista de influencia, por ser exactamente quién eres y por lo que tienes para ofrecer al mercado. Sea para un contexto de diez personas o de un millón.”

Pero antes de seguir con los consejos prácticos, es necesario desmitificar algo…

Personal branding no es autopromoción

Branding y Buzz suelen caminar juntos, pero no es por eso que necesitas hacer el Buzz por tu cuenta.

Usando una analogía, la autopromoción es como si utilizaras un megáfono para anunciar a todos en la calle cómo eres bueno y por qué deben contratarte. Y si trabajas tu marketing personal o branding así, siento decirte que lo estás haciendo muy mal.

Al establecer tu marca irás, en realidad, a animar a otras personas a que promuevan tus servicios. Y si lo ejecutas bien, puede suceder que incluso alguien decida hacerlo en un megáfono. Después de todo, personal branding no es sobre ti, sino sobre lo que la gente siente acerca de ti.

Y, finalmente, vamos a la parte práctica.

3 consejos sencillos para empezar a establecer tu marca

1. Define tus objetivos

En primer lugar, necesitas saber exactamente:

  • ¿cuál es el principal valor por el cual quieres ser recordado?;
  • ¿por quién deseas ser recordado? ¿O mejor, quién es tu persona?

A partir de eso, haz una reflexión (o una investigación) para averiguar si tu identidad está de acuerdo con la percepción que la gente tiene de ti. Así, empiezas a tener una idea mejor acerca de lo que necesitas exponer para establecer tu marca.

2. Crea un buen storytelling

Cuenta tu historia, pero trata también de vivirla. Trabajar tu marca de un modo que no sea genuino es la receta para el fracaso.

“De lo que los webfalsos moralistas aún no se han dado cuenta es que la misma Internet que los proyecta es, igualmente, su mayor techo de vidrio. No percibieron que solo gana relevancia virtual quien es verdadero en la vida real. (Marc Tawil)”

Ten en cuenta también que contar tu historia no es solo autopromoverte. La idea es utilizarla para agregar valor a tu audiencia, enseñando algo nuevo o generando identificación personal.

3. Está presente en al menos una red social

Mejor que simplemente tener una cuenta en todas las redes sociales y usarlas esporádicamente, es centrarse apenas en una. Aunque sea solo para empezar.

Ser muy bueno en una red es mejor que ser mediocre en todas. Pero, ¿cuál red elegir?

LinkedIn

Para los redactores, LinkedIn es sensacional, pues permite conquistar relevancia con su contenido y sin depender de su imagen. Es decir, es más una exposición intelectual que de imagen.

Si eres redactor freelancer y ya conoces todas las artimañas de escribir para la web, cómo definir tu persona y el arte de la escaneabilidad, publicar artículos en LinkedIn te será muy fácil.

Y si aún no lo eres, siempre hay tiempo para convertirse en uno.

Instagram

Instagram tiene la ventaja de ser la red favorita del momento, así que aquí logras alcanzar un número más grande de personas que en LinkedIn, que es más segmentado.

Por otro lado, la red exige una participación mucho más visual y dinámica con la audiencia, grabando historias que sean capaces de cautivar al público, por ejemplo.

Es raro hablar de redes sociales y no mencionar a Facebook, ¿no es cierto?

No es que no sea interesante para tu marca, pero considerando los dos extremos de trabajar a través de contenidos textuales o de tu imagen, no encaja tan bien en ninguno de los casos, como sucede con Instagram y LinkedIn.

Tal vez sea una estrategia interesante compartir tus actualizaciones de Instagram en Facebook y estudiar lo que funciona allí hasta definir una estrategia mejor. O, todavía, puedes seguir compartiendo el contenido en la red solamente para alcanzar a más personas.

Para finalizar, pedí un último consejo a Juliana sobre lo que le gustaría decir a quien está recién empezando una estrategia de Personal Branding:

“No tengas miedo de posicionarte. Incluso si realizas la misma actividad que cientos de otras personas en el mercado, aún eres único. Tu forma de hacerlo y la experiencia que proporcionas al otro es única.

Por eso, asume quien realmente eres y proyecta esa identidad en lo que haces. No tengas miedo de ser diferente, el mayor error que cometemos es quedarnos en término medio y no conectarnos de forma significativa con nadie. Tu público ideal te valorará por ser quien eres y ese es tu diferencial.

Por lo tanto, sé claro en tu posicionamiento y en la comunicación de lo que entregas y de lo que no entregas a tu público. Cuanto más claro, más tu público confiará en que entiendes su dolor y que eres la persona adecuada para ayudarlo.”

Para ganar visibilidad y tener éxito en la mayor red profesional del mundo, descarga nuestro ebook Marketing en LinkedIn y aprende las mejores prácticas de Producción de Contenidos y configuraciones de tu perfil.

ebook-cta-marketing-en-linkedin

10 consejos para conciliar el postgrado con el trabajo freelancer

La vida académica y la de freelancer pueden complementarse y traer oportunidades para el profesional. Sin embargo, encontrar el equilibrio entre los dos y aplicar la dedicación necesaria en cada uno es un reto. ¡Conoce aquí algunos consejos para conciliar estas actividades!

Muchas personas ven en el postgrado un camino para calificarse y lograr una mejor oportunidad en el mercado de trabajo. Sin embargo, para algunas de ellas, surge también otra preocupación: la renta mensual y las famosas cuentas.

En estos casos, el trabajo freelancer puede ser una alternativa para conseguir un dinero extra, sin comprometer todo el tiempo disponible. No obstante, aquí también nacen dudas acerca de cómo lograr organizar la rutina, ser productivo y hacer las dos cosas con calidad — principalmente si tienes cierta dificultad en mantener el foco.

De ahí surgió la idea de elaborar este post y enumerar algunos consejos para ayudarte a conciliar el postgrado con el trabajo freelancer y aprovechar las ventajas que ser autónomo ofrece. ¿Te interesó? Entonces, ¡sigue leyendo!

¿Por qué el trabajo freelancer es una excelente opción?

Invertir en la educación, por más que sea una inversión, es algo que genera más gastos — que pueden pesar en el presupuesto mensual. Pasas a pagar la mensualidad, necesitas adquirir algunos materiales, empiezas a moverte de un lugar a otro, tienes que comer, entre otras cosas. Si pones todo esto en el papel, verás que el valor al final del mes no es bajo.

Es aquí que nuestro querido trabajo freelancer entra en acción — banda sonora de entrada triunfal, por favor, producción — y ayuda a resolver el problema (o al menos parte de él).

Así, no necesitas desistir de la especialización y tampoco quedarte totalmente sin dinero para el happy hour o aquella remerita maravillosa que está en promoción.

Además, ser freelance nos permite elegir los horarios y la frecuencia de trabajo. Si después de un tiempo percibes que necesitas más dinero o que está perjudicando los estudios, puedes hacer ajustes en la rutina para equilibrar los dos lados de la balanza.

Hay varias opciones muy interesantes disponibles

Otra gran ventaja del trabajo freelancer es que hay muchas cosas que puedes hacer para generar ingresos. Una de ellas, que está bastante en alta, es el Marketing de Contenidos — que permite elegir la modalidad en la que mejor te encajas:

  • planificación de pautas (que dirige el trabajo de quien produce la redacción);
  • redacción (para la producción de blog posts, ebooks, contenidos para redes sociales y email marketing, por ejemplo);
  • revisión de textos;
  • traducción.

Si crees que no tienes conocimiento o habilidad suficiente para trabajar con estas opciones, no te pongas triste. Aún hay varias otras formas de trabajar como freelancer y complementar la renta:

  • fotografía;
  • artesanía;
  • gastronomía;
  • diseño;
  • clases particulares;
  • consultorías.

Lo importante es encontrar algo que te guste y que sepas hacer bien. Después de todo, el objetivo es ayudar, y no provocar un dolor de cabeza que perjudique tus estudios.

10 consejos para equilibrar el postgrado con el trabajo freelancer

¡Vamos a lo que interesa! Después de elegir lo que vas a hacer (de acuerdo con tus habilidades o gustos), es necesario encontrar formas de conciliar el postgrado con el trabajo freelancer. Esto es importante para asegurar que ningún lado salga perjudicado en la historia.

1. Haz listas de prioridades

Creo que si has decidido invertir en los estudios, esa es una de las prioridades en tu vida, teniendo en vista que el objetivo es conquistar el diploma. Por otro lado, el dinero también es un factor que tiene mucho peso, ya que, como diría Cazuza, un cantante brasileño, “las cuentas no paran”. No, wait…

En fin, hay que priorizar lo que es más importante para ti en ese momento. Si llegas al punto en que los freelas comienzan a perjudicar tu rendimiento en el estudio, es hora de repensar algunas cosas.

Esto quiere decir que necesitarás saber los momentos de decir “no” — y eso vale no solo para el trabajo, sino también para algunas salidas y gastos superfluos.

2. Conoce y define límites

Estudiar siempre exige mucho de quien se compromete con el curso. Esta condición se vuelve aún más difícil si necesitas compartir la rutina con el trabajo. Por eso, haz un análisis de lo que eres capaz de aguantar sin perjudicarte, y aprende a reconocer cuando necesites dar un paso atrás.

Es importante establecer horarios fijos para los estudios, para los freelas y también para el descanso y el ocio — nadie es de hierro, ¿ok? Nada de llenar tu agenda de trabajo cuando el postgrado requiera un poco más de dedicación de tu parte o cuando el cuerpo implore por algunas horas de sueño más.

3. Establece una rutina

Ahora que ya sabes cómo definir límites, aquí va una sugerencia totalmente relacionada: establece una rutina. Este es uno de los puntos más importantes para lograr conciliar el postgrado con el trabajo freelancer.

Y no estoy hablando solo de saber repartir el tiempo para cada actividad. Definir una rutina, con horarios correctos para levantarse, comer, estudiar, trabajar y descansar — y ponerla en práctica — ayuda muchísimo a la hora de adoptar nuevos hábitos.

Si tienes un poco más de dificultad para organizarte, utiliza una agenda o aplicaciones móviles y anota las citas y tareas que debes cumplir durante la semana (o el día, dependiendo de tu nivel de detalle).

Esto ayuda a mantener el foco en lo que hay que hacer y a huir de las distracciones que conducen a la procrastinación. Si nada de eso resulta eficaz, intenta otros métodos hasta encontrar uno que te funcione bien.

4. Define algunos procesos

Calma, no estoy hablando de los procesos formales de un entorno corporativo y tampoco perderás tu libertad de freelancer. Pero sé consciente que, además de establecer una rutina, vale la pena definir el flujo de actividades que necesitas realizar.

El objetivo es evitar el desperdicio de tiempo y volverte una persona más eficiente. Esto implica organizar la mesa de trabajo/estudios, separar los materiales que necesitas antes de iniciar la rutina, hacer una lista con las tareas que se deben cumplir y seguir el guión, por ejemplo.

5. Establece metas objetivas y reales

Esto vale para las materias que necesitas estudiar en determinado tiempo y para los freelas que deseas hacer durante la semana. Este tipo de meta ayuda a mantener el foco en tus objetivos y en todo lo que necesitas hacer para alcanzarlos.

Sin embargo, de nada sirve esta definición si estableces algo difícil de ser alcanzado. Siempre pongo mis metas semanales de freelas por encima de lo que realmente necesito. Creo que eso contribuye a que me esfuerce más y llegue con holgura en el límite mínimo.

Pero también sé, por experiencia propia, que estipular un valor muy por encima de lo que está dentro de mi realidad puede traer más frustración que motivación. Después de todo, dejar de llegar al nivel que se espera con una gran diferencia entre lo real y lo planeado desanima a cualquiera.

Por lo tanto, por más que tener dinero sea muy bueno y todo el mundo quiera ganar bastante, recuerda no exigirte por algo que está más allá de tu límite. Y no te frustres por no poder hacer más. Cada persona tiene su ritmo y siempre puedes intentar algunas estrategias que ayudan a aumentar tu productividad.

6. No descuides tu descanso

Confieso que cuando veo los freelas dando resultado y el dinero entrando en la cuenta, me entusiasmo y quiero trabajar cada vez más. Pero, a pesar de que la posibilidad de ver la renta aumentando es muy tentadora, necesitas prestar atención a tu descanso.

Las noches mal dormidas y la falta de ocio comprometen tu productividad, pueden causar estrés y otras enfermedades, perjudicar tu aprendizaje y, después de cierto tiempo, llevarte al agotamiento. ¿Ya has oído hablar del síndrome de Burnout? Es real y muy serio.

No esperes que caigan tus notas y tu rendimiento en el trabajo para recordar que hay que dejar el cuerpo recargar las energías. Hay cosas que ningún dinero en el mundo puede comprar — y dos de ellas son tu salud y la calidad de vida.

Dedícate al máximo en los períodos que elegiste para trabajar y estudiar, pero olvida esos asuntos cuando sea el momento de dormir, tomar una cerveza con tus amigos o participar del almuerzo de domingo en familia — pero huye de la tía que insiste en preguntarte sobre tus relaciones y compararte con el primo o el vecino super-ultra-exitoso.

7. Optimiza tus estudios

¿Qué método utilizas para estudiar? ¿Ya has pensado si él te ayuda a equilibrar el postgrado con el trabajo freelancer? Aunque tu respuesta sea positiva, es posible encontrar algunas estrategias que ayudan a mejorar tu rendimiento aún más.

Una vez tuve un profesor de filosofía que siempre hablaba de “aprovechar los retazos del tiempo” cuando reclamábamos de que teníamos demasiada materia acumulada. ¿Qué quería decir con eso? Que podemos leer bastante mientras estamos dentro de un autobús, en la fila del banco, esperando una llamada, etc.

8. Utiliza hacks de productividad

¿Ya has oído hablar de los hacks de productividad? Básicamente, es algún método o atajo que ayuda a hacer tu rutina más eficiente, produciendo más y mejor. Ellos sirven tanto para tus estudios como para los freelas que pretendes realizar.

La idea es aprovechar el tiempo de la mejor manera posible, alcanzando un desempeño satisfactorio. Solo para que tengas una idea, te mencionaré algunos:

  • alimentarse bien y beber bastante agua;
  • practicar actividades físicas;
  • evitar las redes sociales (y otras distracciones que hacen procrastinar);
  • saber delegar algunas actividades;
  • dejar de intentar hacer varias cosas al mismo tiempo;
  • crear recompensas para cada tarea completada.

¿Tienes algún truco que funciona mejor? También puedes considerarlo un hack. Todo lo que creas que te ayuda a optimizar el tiempo es bienvenido.

9. Evita la procrastinación

La procrastinación puede arruinar tus planes personales y profesionales. Siempre que dejas algo para hacer más tarde, acabas perdiendo tiempo y acumulando más actividades incompletas.

La libertad y la flexibilidad del trabajo freelancer son muy buenas, pero también pueden ser un camino sin retorno a la improductividad. Parar para ver una serie en Netflix a mitad del día es un beneficio maravilloso, pero acaba con tu planificación si lo haces sin que hayas cumplido todos tus compromisos.

¡Y hay más! Dejar para entregar todo a la última hora, aumenta el riesgo de comprometer la calidad de las actividades, ya que probablemente tendrás que hacer todo con un poco más de prisa. Sin contar que ocurren imprevistos. ¿Te imaginas tener que salir para resolver un problema justo en el momento en que necesitas completar una tarea?

10. Ejercita la disciplina

Por último, pero no menos importante, no podría dejar de hablar de la disciplina.

– Auditorio, ¿sirve de algo planificar, buscar hacks y consejos pero no mantener la práctica en el día a día?

– ¡¡¡NOOOOOO!!!

Así es. Llegaste hasta aquí, viste un montón de excelentes consejos que puedes adoptar sin mucha dificultad, comenzaste a cambiar tu rutina, pero ¿no seguiste llevándolo cabo? Siento decirlo, pero todo es en vano si solo se queda en la teoría.

No es fácil adoptar un hábito nuevo, sobre todo si es un cambio más radical. Sin embargo, dejar de hacerlo no te llevará a un lugar diferente de donde estás hoy. Ten disciplina – para decir no, evitar redes sociales en ciertos horarios, mantener tu planificación, etc. – y verás cómo las cosas van a empezar a fluir.

Compaginar el postgrado con el trabajo freelancer no siempre es una tarea fácil, pero estos consejos ayudan bastante a volver la rutina más organizada. Recuerda siempre que todo gira alrededor de mucha disciplina y esfuerzo, incluyendo los cuidados que debes tener con tu salud y bienestar – después de todo, sin ellos no tendrás muchas condiciones para realizar todo lo que deseas, ¿no es así?

Y ahora cuéntanos, ¿qué te pareció la lista? ¿Te interesó el trabajo freelancer? ¡Conoce nuestra plataforma de redactores freelancers y hace parte del equipo de Rock Content!

ser un freelancer

 

10 cualidades personales necesarias para hacer tu negocio crecer

Somos capaces de desarrollar e influenciar de forma positiva muchos factores. Por eso, somos directamente responsables por la imagen de nuestro negocio. Entiende en este artículo cómo tus características personales pueden impactar a tu empresa.

Hay algunos que todavía piensan que la vida personal y profesional no debe mezclarse. Yo de verdad nunca he estado de acuerdo con eso. O más bien, sí lo estaba, cuando era funcionaria y tenía jefe. Sin embargo, cuando comencé a emprender a tiempo completo en mi propio negocio, ese pensamiento se esfumó y vi total sentido en tener una vida integral ajustada en todos los escenarios.

En ese contexto, ¿alguna vez te has preguntado cómo las características personales tienen influencia directa en la imagen de tu negocio? No importa si es pequeño, mediano o grande. Si es un proyecto específico o una nueva iniciativa emprendedora. Pues, sí. Es hasta obvio, ¿verdad?

Al final, los negocios están constituidos exactamente por personas con diferentes cualidades y habilidades. Cada una de ellas, individual y colectivamente, contribuye para una que una empresa o marca sea lo que es. Y son esas cualidades y habilidades las que conducen al éxito de nuestros negocios.

Un negocio exitoso no depende solo de las ventas. Incluso, puedes ser un maestro en diseñar estrategias excelentes de ventas, pero si no tienes carisma para lidiar con las personas y no te gusta relacionarte con ellas de forma constante, puedes estar seguro de que algo va a salir mal.

Las ventas representan apenas una punta que necesita amarrarse a un todo mucho más grande, que encierra siempre lo más importante: PERSONAS.

Pensando en todo eso, hice una lista con 10 cualidades personales necesarias para tu negocio que estoy seguro de que todos debemos tener, que somos capaces de desarrollar y que influyen positiva y directamente en la imagen de nuestro trabajo.

1. Atención

Como sabes, la atención es algo, más que básico, crucial.

Atención para mirar hacia dentro de nosotros mismos y entender nuestros sentimientos. Para mirar al mundo y entender los cambios, las transformaciones y acompañarlas. Para mirar al otro y captar rápidamente sus necesidades.

Atención para leer un email, para escuchar a las personas, para interpretar correctamente un texto, para administrarlo todo. Desarrollar la atención debe ser un ejercicio diario.

2. Proactividad

Es la capacidad de anticiparnos a los problemas.

Esa cualidad sin duda será algo diferente en tu día a día como emprendedor y te ayudará a hacer crecer tu negocio y a evitar estrés. Además, es necesario destacar un punto relevante: la capacidad de ser proactivo con los otros y construir relaciones sólidas, con madurez y compromiso.

Recuerda ser proactivo, no solo con tus cosas, sino también con las de las otras personas.

3. Ser autodidacta

Tener una carrera profesional y especializaciones es muy importante, pero estudiar y actualizarse por cuenta propia demuestra que eres un profesional en movimiento, que está en constante búsqueda por conocimiento y que eres determinado para aprender.

Internet está repleto de buenos contenidos GRATUITOS. No hay excusa para no estudiar y perfeccionarse. Ah, y resalto que estudiar no es sinónimo de leer, ¿ok? Estudiar es conocer, aprender e implementar en la práctica.

4. Equilibrio Emocional

Retener miles de informaciones recibidas diariamente y tener que lidiar con las emociones no es siempre una tarea fácil. Por ese motivo, intenta meditar o relajarte como gustes, aunque sea 10 minutos todos los días. Es fundamental que tengas un tiempo solo para ti.

Yo, por ejemplo, hago una oración todas las mañanas y siempre que necesito sentirme más fuerte y conectada con algo más grande que yo. No tengo religión, pero esa es la forma que encontré para “vaciar” mi mente eléctrica, alimentar mi alma y traer algo de paz a mi corazón.

5. Confianza

Esa cualidad es muy poderosa. La confianza es como abrir el Mar Rojo de Moisés. Jajaja.

abrindo el mar rojo

Pero, antes de conquistar la confianza de las personas, hay un paso antes muy importante, que es la autoconfianza, que al mismo tiempo es diferente de la arrogancia. Cuando somos seguros de nosotros mismos, naturalmente transmitimos seguridad para los otros. Y cuando alguien confía en nosotros, eso es simplemente la cima, lo mejor, lo más fantástico, igual a una noche de año nuevo en Copacabana.

Para alcanzar ese nivel, debes cumplir con cada punto de lo que prometiste. Realiza las entregas dentro del plazo acordado, explica a tus clientes lo ocurrido, pero soluciona rápido. Es mejor alterar la ruta en el medio del camino que no cumplir nunca con tus compromisos.

Recuerda que el cliente no tiene nada que ver con tus problemas personales.

6. Humanización

¿Sabes cuando tienes una conversación con una persona que tiene las palabras correctas para todo? ¿O con una con quien hablas tan solo por unos minutos y parece que ya la conoces desde hace siglos? Tú también puedes ser esa persona.

Eso tiene que ver con la humanización. Es decir, con la forma como humanizas y personalizas la comunicación virtual. Tener el factor humanización en tu negocio, especialmente en el ambiente digital, es tener habilidades con las palabras.

Esto es fundamental para quien está a la cabeza de una empresa. Esa cualidad es indispensable para envolver al público en tu discurso de comunicación y ventas.

Utiliza tus palabras para engrandecer a las personas y para retribuir elogios. Cuando sea necesario y conveniente, critica en privado. Las palabras bien pronunciadas hacen “milagros”, por más que la situación sea crítica y delicada.

Así que, desarrolla la habilidad de usar bien las palabras y encantar a las personas con el poder del habla. Encantar con las palabras suena como una abrazo bien apretado.

Consejo: mientras más leas, mejor vas a hablar. Mientras mejor hables, mejor expresarás tu autenticidad. Mientras mejor te expreses con verdad y originalidad, conquistarás más y atraerás mejores clientes.

7. Organización

Organizar es más que tener un ambiente de trabajo arreglado y una lista de tareas en tu agenda. Organización, para mí, es prácticamente sinónimo de producir más y ganar tiempo. Planear tus actividades diarias es obligatorio.

De esta forma, no llegas al final del día con la sensación de no haber hecho nada o de haber hecho algo por la mitad. Una sugerencia es dividir tu tiempo en periodos y enfocarte en una actividad por vez. Tener enfoque y concentración. Debes saber identificar lo que es importante y lo que es urgente.

8. Positivismo

Mantenerse positivo es, sin duda, algo que te hará bien y que te ayudará a mantener el enfoque y la alegría en todas las tareas de rutina. Ser positivo no debe ser algo que finjas. Tiene que ser verdadero. Tienes que de verdad creerlo.

Nadie quiere convivir con gente negativa. Y no confundas negatividad con tristeza. Atravesar por momentos tristes es normal. Sin embargo, ser una persona negativa, que solo reclama, critica y que ve el lado malo de todo y nunca propone una solución inteligente, lo empeora todo, incluso los negocios.

9. Empatía

Es la capacidad de sentir igual que el otro sin juzgar ni criticar. Es colocarse en el lugar del otro, no para sentir pena, y sí para ayudarlo en alguna situación.

Desarrollar empatía es indispensable para cualquier ser humano. Cuando tengas esa cualidad, además de ser alguien más sensible, conseguirás ser más perspicaz para ofrecer las soluciones correctas en el momento correcto para tus clientes.

Yo ya he negociado con clientes porque fui empático, me puse en su lugar e hice una oferta en el momento y de la forma correcta.

10. Amabilidad

Si sigues mi contenido, ya sabes que este es uno de mis temas favoritos. Ser amable es más que sonreír para la foto, escribir cosas bonitas y parecer simpático en las redes sociales.

Es desarrollar a diario la capacidad de percibir la necesidad de alguien y ayudar sin esperar nada a cambio. Es dar atención verdadera a las personas.

Antes de ser un Emprendedor de éxito, debes ser un Ser Humano exitoso: gentil, empático, dispuesto y confiable. Ser gentil sucede de adentro para afuera. Sé amable contigo mismo primero. Te sentirás mejor, las personas a tu alrededor también y tu negocio irá muy bien.

Por lo general, ser amable tiene retorno. Y si no es así, nunca te molestes. Lo más valioso es que tengas conciencia y alegría de que hiciste algo bueno y genuino. Eso lo cambia todo para mejor, transforma tu jornada emprendedora y mejora tu relación con las personas.

Cuando creé Marketing de Amabilidad, fue justamente para traer la cortesía como base de esta actividad por la cual estoy enamorada. La misión del MDA es humanizar las relaciones entre negocios y personas, principalmente en el ambiente virtual. Por lo tanto, esa cualidad, ese lindo atributo, es para cerrar con broche de oro esta lita TOP 10.

¡Suscríbete nuestra newsletter!

Suscríbete a la newsletter ¡Deja tu email!


Cómo ser mejor que la gran mayoría de los freelancers

¿Quieres estar entre los mejores del equipo? ¡Descubre aquí lo que debes hacer para lograrlo!

Que el mercado freelancer está creciendo cada vez más, probablemente ya lo percibiste.

Después de todo, como profesional, debes acompañar todos los días ese crecimiento. Y, aunque la vida freelancer ofrezca varios beneficios y sea bastante interesante tener tantos compañeros de profesión, no puedes negar que la competencia existe, ¿verdad?

Sea cual sea tu mercado de actuación, se ha vuelto fundamental encontrar un punto de diferenciación, que puede estar en la calidad de tu trabajo, en el profesionalismo de tu atención o incluso en la forma en que ofreces tus servicios y/o productos.

¡Esa diferenciación puede ser más fácil de lo que imaginas! No hay que hacer malabarismos para destacarte de los demás freelancers. Solo es necesario tener conciencia, profesionalismo y calidad, además de saber algunos principios básicos y fundamentales.

¿Quieres saber de cuáles se tratan? Te hemos preparado 7 consejos para que seas el mejor freelancer. ¡Sigue leyendo!

Sé claro en tus procesos

Este es el primer elemento que todo buen freelancer debe tener en mente: sé transparente.

Independientemente de tu servicio o producto, haz que todo sea muy claro para tu cliente, que entienda tus procesos, lo que está incluido, en lo que está invirtiendo, la forma que trabajas y realizas tus entregas, los canales de comunicación en los cuales puede encontrarte, etc.

La claridad es fundamental para evitar malentendidos y para tranquilizar al cliente. Y no solo eso, sino que también te mostrará lo que es necesario para un camino coherente y optimizado.

Promete solamente lo que puedes entregar

Muchos freelancers quieren abrazar el universo y ofrecer los más diversos tipos de servicio: diseño, producción de textos, planificación de redes sociales, diagramación, fotografía, revisión, traducción… En fin, la gama de servicios puede ser bien grande.

Si logras entregar todo esto con calidad, ¡excelente! En caso contrario, es mejor invertir tus esfuerzos en lo que haces mejor y pasar a ofrecer ese ámbito de servicios.

Esto es importante para que puedas hacer entregas de calidad que dejarán el cliente satisfecho y contribuirán para tu éxito en la carrera.

Recuerda siempre: si no consigues entregar lo que el cliente necesita con la calidad de otros profesionales del mercado, opta por no ofrecer ese servicio.

Escucha más

Una de las cosas más importantes en cualquier tipo de relación, sea personal o profesional, es escuchar con empatía.

Cuando un cliente te busca (o cuando ofreces tus servicios), él está confiando en ti para que lo ayudes a solucionar un problema. Por eso, escúchalo con atención: entiende lo que necesita, para cuándo lo necesita y qué dinero tiene disponible, identifica el objetivo, haz preguntas relevantes y condúcelo hacia el mejor camino.

Esto hará toda la diferencia en la confianza que el cliente tendrá en ti y te pone en destaque con relación a otros profesionales.

Aprende con cada feedback

El primer consejo es buscar feedbacks. Esto ya te pondrá en ventaja, porque lo común es que la gente apenas entregue el trabajo y listo. Haz diferente: pregunta lo que le pareció al cliente, déjalo que te indique ajustes pertinentes y resalte algunos puntos de tu servicio que crees que merecen atención.

Independientemente de que el feedback sea positivo o negativo, debemos estar atentos a lo que apuntan y aprender con ello.

¿Recibiste elogios? ¡Genial! Entiende qué los ha motivado (tu comportamiento, tu trabajo, el tiempo de entrega, la claridad de las informaciones, etc.) y hazlo de nuevo.

¿Recibiste críticas? Vale. Identifica lo que no ha ido tan bien, pide sugerencias de mejora y trabaja en esos aspectos.

Valora tu trabajo

La competitividad del ambiente de trabajo actual y las dudas con relación a los nuevos modelos de trabajo, especialmente cuando hablamos del mercado freelancer, hacen que muchos profesionales tengan dudas frecuentes.

Entre las principales, hay una que se destaca: ¿cuánto cobrar por un servicio?

Aunque no existe una respuesta exacta a esta duda, lo primero que debes tener en cuenta es: no devalúes tu trabajo.

Y no solo por ti, sino también por otros profesionales. Siempre habrá un cliente que dirá “ah, ¡pero fulano cobra más barato!”.

Un consejo: no seas ese fulano. Este tipo de profesional desvalora todo el trabajo de la categoría y aún provoca una competitividad no saludable.

Si el cliente desea negociar (lo que es normal), en primer lugar explica por qué cobras ese valor, mostrando lo que ofreces, la calidad de tu servicio y el comparativo del mercado.

Después, evalúa un reajuste del valor dentro de un margen saludable. Si aun así el cliente desea bajar el precio, explica lo que puedes hacer dentro de ese precio (que no sería la misma cosa del precio total).

Con ese proceso, puedes valorar tu trabajo, siendo fiel a ti mismo y justo con el mercado.

Entiende qué tipo de organización funciona para ti

Uno de los mayores diferenciales de cualquier actividad en el mundo es la organización. Ya sea en las empresas, en las escuelas o en tu propia casa, esta es una palabra clave para el éxito.

Y, por supuesto, no podría ser diferente cuando hablamos de nuestras actividades profesionales. Si eres freelancer, eso es aún más crucial. ¡Después de todo, eres el responsable por tu propia carrera!

Cada uno tiene su propio sistema y seguramente sabes lo que funciona mejor para ti, pero, en líneas generales, es importante organizarse en aspectos clave como:

  • ambiente de trabajo (en casa o en un coworking);
  • control de horas trabajadas;
  • valor de los servicios;
  • planificación financiera;
  • diálogo con los clientes.

Prestar atención a esos elementos hace toda la diferencia en la producción diaria y todavía garantiza que tengas resultados concretos y, aún más importante, explícitos para ti.

Aprende con tus errores

El último de la lista no podría dejar de ser este. La carrera freelancer está llena de errores y aciertos, acasos y planificaciones, momentos malos y buenos.

Y corresponde a cada freelancer construir su propia trayectoria. Por eso, es muy importante aprender con los propios errores para evolucionar profesionalmente.

Especialmente al principio, cometemos muchos errores a la hora de hacer una producción, elaborar un trabajo, metrificar las horas trabajadas, organizar el ambiente, coordinar la entrega de tareas o incluso en el tratamiento con el cliente.

Los errores son comunes y forman parte del proceso. Pero a cada momento que aprendemos con ellos, ¡estamos más cerca de alcanzar una calidad mayor como profesionales y, por supuesto, ser destaque en el mercado!

¿Has llegado hasta aquí y todavía no has decidido si la vida freelancer realmente es para ti? ¡Sin problemas! ¡Ingresa a nuestro artículo cómo convertirte en un redactor freelancer y descubre si tienes lo que se necesita para ser un profesional diferenciado en ese mercado!

ser un freelancer

Milestone freelancer: una alternativa para que alcances tus objetivos

Definir metas y establecer objetivos es un desafío. ¡Entiende a continuación cómo la estrategia de milestone freelancer puede facilitar tu trabajo!

¿Alguna vez has escuchado el término “milestone”? La palabra, que ha ganado fuerza en los últimos años — principalmente cuando se habla de gestión de proyectos — no necesita ser tema de debate solo en entornos de negocio.

¡Al contrario! Con la popularización del término, fue posible observar que la práctica de integrar el uso de los milestones a la rutina puede ser una estrategia en busca del éxito.

¿Quieres saber cómo tú, freelancer, puedes beneficiarte e impulsar tu carrera? ¡Aprende más sobre el milestone freelancer y descubre todo su poder de transformación!

Antes de comenzar, ¿qué es milestone?

Pensemos en la traducción literal de la palabra, que no es tan bonita, pero muy autoexplicativa: “piedra de milla”. Ok, pero ¿qué significa?

El término, que viene del inglés, hace referencia a la unidad de medida usada en países que hablan el idioma (representa aproximadamente 1.609 kilómetros). En el pasado, las piedras de milla eran usadas para demarcar distancias en una carretera, por ejemplo, o cualquier otro camino a ser seguido por una persona.

La traducción libre, sin embargo, agrega aún más información para comprender el concepto de milestone: la llamamos “marco”.

¿Cómo se utiliza el concepto de milestone en los negocios?

Ahora que entendemos lo que significa la palabra, es hora de comprender la forma en que fue adaptada al mundo de los negocios.

Los milestones son formas de pensar estratégicamente en resultados. Piensa en el siguiente ejemplo: una empresa ha definido la creación de un proyecto que se debe completar al cabo de doce meses.

Es posible pensar en el tiempo estipulado como un todo, o sea, tener en mente que el objetivo deberá ser cumplido en algún momento dentro de los doce meses. Sin embargo, para que el objetivo sea alcanzado de manera aún más eficiente, una buena estrategia es “fragmentar” los meses en ciertos períodos de tiempo y pensar en ellos justamente como marcos.

Esto sucede porque, entre la definición de cualquier objetivo trazado y su deadline, innumerables cosas pueden suceder. Cuando estamos preparados para las inevitables eventualidades en el camino, acabamos convirtiéndonos en personas preparadas y con un pensamiento “al frente” del desafío.

Además, fragmentar un objetivo en pedazos más pequeños nos permite tener una visión más detallada acerca de innumerables aspectos fundamentales del proyecto que, si fueran vistos de forma genérica, podrían pasar desapercibidos.

Los milestones pueden ser puntos de verificación, por ejemplo, u objetivos, que deberán ser chequeados y/o alcanzados justamente en los períodos de tiempo propuestos. Piensa en ellos como un montón de “subobjetivos” dentro del principal.

Milestone freelancer: aplicando el concepto en la propia rutina

Sé que no eres una empresa y que tu vida probablemente no está basada en los mismos objetivos estratégicos de una compañía (por menor que sea), pero, pensando en la raíz del concepto de milestone, es posible adaptarlo a prácticamente cualquier meta, objetivo o realidad que una persona quiera cambiar satisfactoriamente.

Ahora, hablaremos especificamente sobre el “milestone freelancer”.

En primer lugar, es importante resaltar que no necesariamente debe estar vinculado a actividades relacionadas con los freelas de forma directa. Es posible trabajar los milestones en todo y cualquier hábito que mejore de alguna forma tu rendimiento profesional — vale hasta beber más agua o consumir más frutas.

Herramientas y aplicaciones apra productores de contenidos CTA

Guardar una cantidad X de dinero hasta el final del año

Diciembre está llegando y, con él, las ganas de tomarse unas vacaciones son aún más grandes. Si el período de tres meses es corto para juntar unos freelas y hacer un super viaje, piensa en el año siguiente: tenemos todavía 15 meses por delante.

En un punto de vista “común” al trazar objetivos, la idea sería mucho más simple, pero tal vez no tan eficaz: si quieres guardar 10 mil al final de 15 meses, no importa la época, mientras que al final tengas la cantidad.

Con los milestones, sin embargo, es posible controlar la evolución por meses a partir de la cantidad de trabajo realizado. Divide el valor acorde a tu realidad — no debe ser necesariamente en meses; el período de tiempo queda a tu criterio.

Ser una persona más organizada

Seguramente ya estás cansado de saber que la organización es una de las características fundamentales que un freelancer debe tener, ¿verdad?

Si la tarea de organizarte no anda tan bien, es posible pensar en innumerables milestones que estén relacionados con tu rutina de forma más personal, pero vamos a trabajar con uno más genérico.

Imagina que tu ambiente de trabajo está en el más completo desorden. Por eso, el objetivo final será “organizar mi mesa para que me vuelva una persona más eficiente y productiva”.

Así, el primer milestone será eliminar todos los papeles y basura innecesaria. Después, deshacerse de utensilios que no tienen más sentido para ti (como esa calculadora que ya no funciona). Luego, comprar cajas organizadoras. Finalmente, comprar los materiales de oficina que realmente tienen sentido.

Y por ahí sigue. Es importante percibir que los milestones no necesitan necesariamente ser espacios de tiempo, sino acciones y “metas alcanzadas”. En este caso, no importa si vas a tirar los papeles a la basura en dos o cinco horas, pero, cuanto antes, mejor.

Organizar el propio tiempo

Trabajar en casa puede ser un desafío para quien no tiene un buen control del propio tiempo. Por eso, un gran milestone freelancer puede consistir en tus horas y en cómo las estás utilizando.

Por ejemplo: hay quienes no funcionen bien con el esquema de trabajo tradicional de 8 horas diarias (aunque sean 5, 6 o 7). Para muchas personas, la idea de pasar un largo período de tiempo haciendo algo puede ser improductivo.

Pero, sin trabajo, no hay dinero al final del mes. ¿Qué tal, entonces, pensar en la carga horaria diaria a partir de milestones?

Calcula el valor de tu “pieza”. Si es producción de contenidos, por ejemplo, piensa en tu producto final: ¿es la redacción de un texto? ¿Revisión? ¿Producción de imágenes? ¿Edición? Después, calcula cuánto vale cada una de ellas y cuántas deberías producir para ganar el valor estipulado al final del mes.

Después de hacer el cálculo, encuentra el valor de piezas que deberás hacer diariamente: ellas son tus milestones. Al final del día, no importa si has trabajado tres, ocho o cinco horas.

¿Y entonces? ¿Crees que el concepto de milestone freelancer puede ser una alternativa para cambiar aspectos en tu vida que necesitan mejorar?

Si te gustó este artículo, seguramente también disfrutarás de nuestro material sobre las rutinas de marketing que los profesionales de este medio suelen seguir.

Ebook rutinas de marketing

¿Por qué un profesional de SEO debe convertirse en redactor freelancer?

¡Descubre aquí las ventajas de combinar SEO y redacción freelancer como profesional autónomo!

Un dilema constante que pasa por la mente del profesional de SEO y del redactor se refiere a la responsabilidad sobre la optimización de los contenidos. Search Engine Optimización y Marketing de Contenidos tienen mucho en común, aunque sean disciplinas aisladas.

¿Y si dijéramos que el profesional de SEO debe ser, al mismo tiempo, un redactor freelancer? A lo largo de este artículo te mostraremos por qué esto tiene sentido y probamos que copywriting y optimización de SEO caminan juntos.

¿Qué hace el profesional de SEO?

Sin embargo, antes de argumentar, vamos a explorar cuáles son las particularidades de esas dos profesiones, comenzando por la rutina del profesional de SEO. Aunque ya nos hayas visto hablar aquí en el blog sobre la importancia de este recurso, nunca entramos en el mérito de lo que hace alguien que se dedica exclusivamente a la optimización de páginas.

Uno de los principales motivos para cambiar esto es desmitificar la actuación del profesional de SEO. Es muy común pensar que él pasa su día haciendo una sola cosa y que su rutina implica organizar y optimizar un sitio.

Una vez que haya terminado la tarea, el profesional de SEO podría entonces pasar a trabajar la página web del próximo cliente. Sin embargo, en la práctica las cosas son un poco más complicadas.

El trabajo de SEO requiere un esfuerzo diario, tan relevante como actualizar un blog con contenidos o hacer publicaciones en las redes sociales. Si es difícil mantener una presencia en línea y cultivar una comunidad de usuarios, puedes imaginar que lo mismo se aplica a la optimización de un sitio web.

Hay tres grandes grupos de tareas que componen el día a día de un profesional de SEO. Algunas de ellas se refieren al proyecto, otras se refieren a las propuestas de mejora para ese proyecto y hay todavía otro grupo de actividades que se dedica a conocer el perfil de los usuarios de un sitio.

Actividades diarias

En las actividades del proyecto, este profesional debe, por ejemplo, auditar el contenido de un sitio, identificar posibles incrementos, aplicar y verificar. Todo este trabajo tiene un orden de ejecución, que generalmente comienza con la optimización de textos, avanza hacia la adecuación de enlaces y termina en la estandarización de las imágenes contenidas en una página.

Con respecto a las mejoras, el profesional de SEO debe trabajar como un experto en marketing, identificando las prioridades de una empresa y determinando cómo Search Engine Optimization puede contribuir con ellas. A partir de ahí, comienza a trabajar con algunas tácticas específicas y evalúa, prueba e implementa sus soluciones.

Por otro lado, la etapa de entender el perfil del usuario es continua. Se requiere observar los tipos de contenidos, temas y palabras clave utilizados en la estrategia para entender mejor lo que trae resultados para el negocio/proyecto.

Como has visto hasta ahora, el trabajo del profesional de SEO es todo menos simple. Él desempeña una serie de funciones en el mantenimiento de un sitio web y es uno de los protagonistas de una estrategia web.

Sin embargo, esto no significa que es el único player relevante para hacer que tu sitio suba de posición en Google. Hay otro personaje que es tan importante como el especialista en SEO a la hora de hacer que tu página posicione mejor. Estamos hablando, por supuesto, del redactor o el copywriter.

Incluso porque, aunque sea trabajo del especialista en SEO identificar las palabras clave más buscadas por tu público y que pueden impactar tu producción de contenidos, cae en las manos del redactor la tarea de hacerlas brillar. Si nunca has trabajado con SEO, puede que no entiendas exactamente lo que estamos hablando, pero ya vamos a explicarte.

¿Cuál es el papel del Redactor o Copywriter?

Para hablar del papel del redactor/copywriter necesitamos demostrar una de las particularidades del SEO moderno. Tal vez ya sepas que las palabras clave son un aspecto importante de la redacción para la web. Y, como has podido ver en el asunto anterior, forma gran parte del trabajo de un profesional de SEO.

Lo que, tal vez, todavía no sabes es cuánto un redactor necesita entender de Search Engine Optimization. Un buscador indexa contenidos y muestra resultados teniendo en cuenta una palabra clave. Pero eso no quiere decir que basta con incluirla en un texto para posicionar bien en Google.

Usar demasiadas palabras clave (o muy pocas) puede perjudicar tu rendimiento. Un buen copywriter, entonces, necesita dominar la habilidad de construir contenidos y colocar el término relevante según una cantidad apropiada de veces.

Si una palabra clave aparece con mucha más frecuencia de lo que aparece en un texto genuino, los buscadores entienden esto como spam, y penalizan las páginas que adoptan este tipo de práctica. Por eso, los conocimientos de SEO son fundamentales para quienes producen contenidos.

¡Atención, redactores y copywriters!

Ahora que has entendido este punto, podemos finalmente responder a la pregunta que titula esta sección. ¿Cuál es el papel del redactor o copywriter?

Observa que utilizamos dos términos diferentes para referirnos al productor de contenidos. Esto es porque mientras redactor es un término amplio, que se refiere a cualquier persona que produce contenidos, copywriter no.

Lo que estos dos tienen en común es el hecho de que el SEO es relevante para ambos. Cuando un redactor crea contenidos para publicar en un blog, debe necesariamente considerar cómo esos contenidos reflejan en el SEO de la página. Y cuando el copywriter hace textos con propósito específico, también.

Debido al importante papel que Search Engine Optimization tiene en el trabajo de estos dos, lo natural sería que ambos se convirtieran en expertos en el tema, ¿no es así? Desafortunadamente, esto no siempre sucede.

El mercado está saturado de profesionales que, aunque tienen una buena escritura, no reconocen que producir para Internet exige adaptarse a una serie de factores. Por eso, cada vez más, necesitamos profesionales de SEO con la capacidad de crear contenidos.

¿Qué tienen en común estas profesiones?

Te mostramos que el SEO va más allá de optimizar las páginas. Este es un trabajo que implica la creatividad y la búsqueda continua de mejoras. Pero, en la introducción del texto, mencionamos un dilema que aún no ha tenido respuesta.

¿Es papel del SEO o del redactor optimizar el contenido? El profesional de SEO dedica buena parte de su tiempo buscando errores y detectando formas de solucionarlos. Es el gran responsable de garantizar que la arquitectura de un sitio web esté en su mejor forma.

Por otro lado, generalmente no es él quien alimenta las páginas con contenidos. Y eso genera una serie de problemas, que pueden resolverse de algunas maneras.

La primera, es educando los redactores acerca de SEO. La segunda, haciendo que los profesionales de optimización revisen todo el contenido de un sitio siempre que se haga una actualización, buscando mejoras.

Pero hay otro modo de solucionar el problema, e implica transformar los profesionales de SEO en redactores. Tal vez los motivos mencionados todavía no basten para convencerte de esta necesidad.

Vamos a intentar, entonces, el siguiente enfoque: ambos profesionales tienen tareas en común. Un experto en SEO y un redactor están más cerca de lo que imaginan. Los dos tienen exactamente el mismo objetivo. Hacer que una página posicione mejor en Google. Aparte, comparten un método de trabajo. Parte de él es entender cómo funcionan los motores de búsqueda para lograr el éxito.

El profesional que elige diversificar su actuación y convertirse en más que un especialista en SEO tiene todo lo necesario para diferenciarse en el mercado.

¿Por qué es una buena idea invertir en aprender ambas funciones?

Hoy en día, el redactor tiene que saber más de SEO que lo que el profesional de SEO tiene que saber de contenido, pero las cosas no siempre han sido así. Hubo un tiempo en el que hacer que un sitio saliera bien en los buscadores era papel solo del profesional que estaba optimizando un sitio.

Con el Marketing de Contenidos, las cosas cambiaron. Y se hizo más evidente que para escribir contenidos increíbles, hechos para popularizar en Internet, es necesario entender de Search Engine Optimization.

Todo el mundo tiene un papel en el éxito de una página, pero es mucho más fácil para el profesional de SEO asumir también la posición de redactor que lo contrario. Las personas que escriben para los sitios web vienen de muchos backgrounds diferentes.

Incluso aquí en el blog, encuentras diseñadores, periodistas, abogados y tantos otros profesionales que ven en la escritura una forma de diversificar sus carreras. ¿Por qué un profesional de SEO no podría hacer lo mismo?

Convertirse en un redactor lo ayudará a encontrar tipos de trabajos más variados, llegar a nuevos clientes y ser un profesional más completo. Después de todo, estará apto no solo para optimizar páginas, sino como llenarlas con contenidos de alta calidad, trayendo excelentes resultados a sus clientes.

¿Cómo volverme un freelancer multitarea?

¿Te gustó la idea de desempeñar las dos funciones? Entonces, vamos a ayudarte a convertirte en un freelancer multitarea. Seleccionamos aquí algunos de los mejores consejos que alguien puede seguir para comenzar una carrera como redactor.

1. Entiende lo que hace un redactor freelancer

La profesión de redactor freelancer es muy diferente de lo que haces como experto en SEO. Por eso, familiarizarte con el concepto es una buena manera de empezar a acostumbrarte a la idea de trabajar en ello.

El redactor freelancer es la persona contratada para mantener una página con contenidos relevantes y especializados. Puede hacerlo trabajando en una empresa o por cuenta propia. Y esa no necesita ser su única profesión.

De hecho, cuanto más cosas un redactor freelancer sepa hacer, mejor. Así tendrá suficiente experiencia e información para desarrollar múltiples tipos de contenidos de acuerdo con la necesidad de cada cliente. Entonces, si trabajas durante el día en una agencia, optimizando el SEO de páginas, no es necesario abandonar tu carrera actual para volverte un redactor.

Lo que necesitas hacer es acostumbrarte con la idea de elaborar un texto, considerando a un determinado público objetivo, adaptando su lenguaje al tono de la persona y siguiendo las instrucciones indicadas por la planificación.

La verdad es que los redactores, generalmente, trabajan con lo que les gusta, o sea, no necesitan escribir sobre temas que no dominan. Esto permite que puedan entregar un desempeño extraordinario en cada una de sus creaciones.

2. Especialízate en el área

Para convertirte en un redactor freelancer, debes obtener algunas certificaciones. Después de todo, tus clientes deben asegurarse de que estás apto para entregar buenos resultados. Con el conocimiento acumulado en SEO, no será difícil familiarizarte con los demás conceptos de la profesión.

Un curso, como el de Marketing de Contenidos, de la Universidad Rock Content, es un buen lugar para empezar. El curso te enseñará los fundamentos del copywriting y de otros conceptos, como escaneabilidad y fundamentos del Marketing de Contenidos.

3. Crea un portafolio

Una vez que empieces a escribir, tu próximo paso natural es crear un portafolio. En él, debes incluir ejemplos de tu trabajo (que pueden ser textos hechos para un proyecto personal o un cliente fantasma) y tus contactos profesionales.

Un buen portafolio solo incluye tus mejores producciones. En el comienzo puede ser difícil seleccionar qué incluir, pero debes tomar esa tarea en serio. Es a través de un portafolio que los clientes deciden si trabajarán contigo o no.

4. Inscríbete en la plataforma Rock Content

Encontrar tus primeras oportunidades de trabajo como redactor freelancer puede ser difícil. Pero, afortunadamente, hay lugares en Internet donde te puedes conectar con los clientes y tener tu primera oportunidad. La Plataforma Rock Content es uno de esos lugares.

Te ayudará a ampliar tu red de contactos, desarrollar las primeras piezas que integrarán tu portafolio y ganar experiencia, trabajando con especialistas en Marketing de Contenidos.

Cuéntanos si te has convencido de que un profesional de SEO debe convertirse en un redactor freelancer. Esta es una gran forma de diversificar tu actuación, adquirir nuevos conocimientos e incluso hacer un dinero extra. ¡Disfruta de los consejos y buena suerte!

ser un freelancer