Trabajar desde casa: ¿el remedio para la naturaleza?

En los últimos dos años de la pandemia, la humanidad se ha enfrentado a pruebas extenuantes y penurias desgarradoras, por ejemplo, la propagación del virus hasta los períodos de confinamiento y las trágicas vidas perdidas en los últimos años. 

Con las pruebas y tribulaciones que enfrentó la humanidad... ¿hubo un resquicio de esperanza?

Mira los cielos de Nueva Delhi, Ciudad de México, Wuhan, Londres, Madrid y otros mientras su aire se quedó sin smog.

Mira las aguas de Venecia, mientras el sedimento en los canales agitados por el tráfico finalmente se calma y se aclara. 

Durante el tiempo de confinamiento, vimos un estudio de caso en tiempo real de nuestro impacto en el medio ambiente. Cómo nosotros, como viajeros cotidianos, usuarios de energía y contaminadores del aire, afectamos a nuestro planeta... pero también cómo podemos ayudarlo.

Si bien depende de la naturaleza humana, Harvard Business Review afirma que las empresas pueden tomar más medidas a través de un modelo WFH (Working from home) para ayudar a la naturaleza. Pero primero, veamos algunas de las estadísticas para enmarcar mejor los impactos ambientales.

Una mirada al agotamiento de los recursos

Carbono y gases de efecto invernadero

Como trabajador remoto y teletrabajador, es obvio que hacer el viaje de la mañana y la tarde es prácticamente inexistente. Si bien aún tienes que conducir para hacer pendientes, no tener que sentarse en un tráfico de parachoques a parachoques durante horas y horas reduce el gasto no solo de tiempo y dinero, sino también su huella de carbono. 

La lógica puede parecer tan fácil como 1 + 1 = 2. Sin desplazamientos + Sin vehículo en marcha = Menos emisiones de gases de efecto invernadero. Pero, ¿alguna vez has pensado en expandir las acciones de una sola persona a una escala global? ¿O incluso a tu propio país?

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos emitió una declaración en 2017 que decía que el 29 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en los EE. UU. procedían del transporte, y una gran parte representaba el automóvil familiar/personal típico. 

Para recalcar aún más el punto, Digital Nomad explica que los trabajadores remotos evitan emitir 3,6 millones de toneladas del mismo gas cada año y que si quisiera hacer la misma compensación, se necesitarían 91 millones de árboles plantados. 

Combustibles fósiles

Junto con las emisiones de gases de efecto invernadero que entran en juego con los desplazamientos, también vale la pena señalar el uso de combustibles fósiles. Los hogares y las empresas no solo utilizan combustibles fósiles para la electricidad y el calor, sino también para el transporte.

En los tiempos previos a la pandemia de 2018, Statista estimó que se consumían alrededor de 97,2 millones de barriles de gasolina POR DÍA. Cada barril contiene aproximadamente 20 galones, así que multiplícalo y piensa en la pesadilla de las bombas de gasolina.

Después de reflexionar sobre ese número, haz un pequeño ejercicio mental conmigo. Cierra los ojos y considera si solo la mitad de las empresas que podrían trabajar de forma remota lo hicieran. 

Consumo de energía reducido

Pero si todos trabajaran desde casa, ¿no estaríamos usando una cantidad exorbitante de energía eléctrica? La respuesta corta: posiblemente, pero depende de la población. 

En un estudio de caso que muestra los efectos positivos del uso de la energía solar, Sun Power proporcionó estas estadísticas para un hogar típico:

  • El hogar promedio de EE. UU. usa alrededor de 900 kWh por mes. 
  • Eso es 30 kWh por día 
  • o 1,25 kWh por hora.

Esto es solo un promedio de los hogares de los EE. UU., sin tener en cuenta a las personas que usan en exceso o infrautilizan dentro o fuera de este país.

Pero, ¿cuánta electricidad usa una empresa?

Forbes dice que las grandes empresas, oficinas, fábricas, etc. pueden usar 100kWh... cada media hora. 

Si bien es difícil medir con precisión cuánta electricidad usa la fuerza de trabajo remota global en un día, la comparativa 1,25 kWh por hora de consumo promedio en los hogares con los 100 kWh cada media hora en las empresas nos muestra que, en definitiva, siempre será más beneficioso el trabajo desde casa.  

¿Luces de la ciudad o noches estrelladas?

Algunos pueden migrar hacia una ciudad más grande con la esperanza de tener un acceso más fácil a los trabajos. Otros, al contrario, pueden mudarse a otra zona dentro de la misma ciudad para reducir su tiempo de viaje, intercambiando el costo de la gasolina por un costo de alquiler más alto. 

Es fácil ver cómo trabajar de forma remota puede resolver estos dos problemas de una sola vez. 

Según la Oficina del Censo de EE., aproximadamente el 80% de los estadounidenses vive en áreas urbanas. Pero en un estudio reciente, parece que muchos no lo están haciendo por convicción. En una encuesta realizada por CBS, el 38% de los residentes de la ciudad preferiría vivir en áreas más rurales. 

Honestamente, no puedo culparlos. Hay mucho menos ruido y contaminación lumínica, mejor calidad del aire, sin mencionar los gastos de vida marginalmente más bajos. 

Trabajar de forma remota elimina las limitaciones que suelen tener las grandes áreas metropolitanas en lo que respecta a las oportunidades laborales y los factores financieros y ambientales vinculados a una oficina física. 

Trabajo remoto para mejorar

El impacto que los trabajadores remotos pueden tener en el medio ambiente solo puede ser tan útil como relevante para el empleado. Pero los que pueden inclinar la balanza a favor de las iniciativas medioambientales son los propios empresarios. 

Harvard Business Review describe esto en tres simples consideraciones:

  1. Incorpora una cultura de sustentabilidad: reitera de manera rutinaria las iniciativas de sustentabilidad de tu empresa en toda la organización
  2. Proporciona políticas de apoyo: alienta y apoya a los empleados que utilizan fuentes de energía renovable e iniciativas ambientales activas
  3. Piensa globalmente, actúa localmente: ingresa a la comunidad y practica la divulgación ambiental que refleje la imagen de tu empresa

Los beneficios de estas prácticas son muchos. Una empresa puede convertirse en líder en iniciativas ambientales y de sostenibilidad, fomentando una cultura que haga que las personas no solo quieran trabajar para ellos sino con ellos. Por encima de todo, no solo se ve bien para la empresa, sino que es lo correcto.

En 2020, Rock Content pasó de ser una empresa centrada en la oficina a una organización centrada en lo remoto, con cientos de Rockers (¡así llamamos a todos los compañeros de trabajo!) que trabajan en todo el mundo.

La decisión de Rock Content se tomó con base en la idea de que el futuro del trabajo es remoto, no solo para una fuerza laboral diversa e integrada globalmente, sino para el mejoramiento del planeta.

Los empleados reciben un subsidio de trabajo remoto mensual, que cubre el costo del consumo eléctrico de un individuo. Al establecer nuestro propio horario de trabajo, se nos anima a desconectarnos, apagar la estación de trabajo y respirar aire fresco. 

Al ser una empresa emergente, colaborativa e impulsada por las personas, Rock Content siempre está abierta a desarrollar sus prácticas, encontrar formas de involucrar a los empleados y promover prácticas ambientales saludables en todo el mundo. Ya sea apagando dispositivos en su hogar o limpiando y sirviendo a su comunidad, el liderazgo de Rock inspira a sus empleados a "pensar globalmente, actuar localmente" para mejorar el mundo.  

Cuota
facebook
linkedin
twitter
mail

Suscríbete y recibe los contenidos de nuestro blog

Recibe acceso de primera fuente a nuestras mejores publicaciones directamente en tu caja de entrada.

Related Posts

¿Te gustaría recibir más contenido de altísima calidad como este y de forma totalmente gratuita?

¡Suscríbete para recibir nuestros contenidos por e-mail y conviértete en un miembro de la Comunidad Rock Content!