Por Redator Rock Content

um de nossos especialistas.

Publicado el 21 de enero de 2019. | Actualizado el 31 de julio de 2019


Somos capaces de desarrollar e influenciar de forma positiva muchos factores. Por eso, somos directamente responsables por la imagen de nuestro negocio. Entiende en este artículo cómo tus características personales pueden impactar a tu empresa.

Hay algunos que todavía piensan que la vida personal y profesional no debe mezclarse. Yo de verdad nunca he estado de acuerdo con eso. O más bien, sí lo estaba, cuando era funcionaria y tenía jefe. Sin embargo, cuando comencé a emprender a tiempo completo en mi propio negocio, ese pensamiento se esfumó y vi total sentido en tener una vida integral ajustada en todos los escenarios.

En ese contexto, ¿alguna vez te has preguntado cómo las características personales tienen influencia directa en la imagen de tu negocio? No importa si es pequeño, mediano o grande. Si es un proyecto específico o una nueva iniciativa emprendedora. Pues, sí. Es hasta obvio, ¿verdad?

Al final, los negocios están constituidos exactamente por personas con diferentes cualidades y habilidades. Cada una de ellas, individual y colectivamente, contribuye para una que una empresa o marca sea lo que es. Y son esas cualidades y habilidades las que conducen al éxito de nuestros negocios.

Un negocio exitoso no depende solo de las ventas. Incluso, puedes ser un maestro en diseñar estrategias excelentes de ventas, pero si no tienes carisma para lidiar con las personas y no te gusta relacionarte con ellas de forma constante, puedes estar seguro de que algo va a salir mal.

Las ventas representan apenas una punta que necesita amarrarse a un todo mucho más grande, que encierra siempre lo más importante: PERSONAS.

Pensando en todo eso, hice una lista con 10 cualidades personales necesarias para tu negocio que estoy seguro de que todos debemos tener, que somos capaces de desarrollar y que influyen positiva y directamente en la imagen de nuestro trabajo.

1. Atención

Como sabes, la atención es algo, más que básico, crucial.

Atención para mirar hacia dentro de nosotros mismos y entender nuestros sentimientos. Para mirar al mundo y entender los cambios, las transformaciones y acompañarlas. Para mirar al otro y captar rápidamente sus necesidades.

Atención para leer un email, para escuchar a las personas, para interpretar correctamente un texto, para administrarlo todo. Desarrollar la atención debe ser un ejercicio diario.

2. Proactividad

Es la capacidad de anticiparnos a los problemas.

Esa cualidad sin duda será algo diferente en tu día a día como emprendedor y te ayudará a hacer crecer tu negocio y a evitar estrés. Además, es necesario destacar un punto relevante: la capacidad de ser proactivo con los otros y construir relaciones sólidas, con madurez y compromiso.

Recuerda ser proactivo, no solo con tus cosas, sino también con las de las otras personas.

3. Ser autodidacta

Tener una carrera profesional y especializaciones es muy importante, pero estudiar y actualizarse por cuenta propia demuestra que eres un profesional en movimiento, que está en constante búsqueda por conocimiento y que eres determinado para aprender.

Internet está repleto de buenos contenidos GRATUITOS. No hay excusa para no estudiar y perfeccionarse. Ah, y resalto que estudiar no es sinónimo de leer, ¿ok? Estudiar es conocer, aprender e implementar en la práctica.

4. Equilibrio Emocional

Retener miles de informaciones recibidas diariamente y tener que lidiar con las emociones no es siempre una tarea fácil. Por ese motivo, intenta meditar o relajarte como gustes, aunque sea 10 minutos todos los días. Es fundamental que tengas un tiempo solo para ti.

Yo, por ejemplo, hago una oración todas las mañanas y siempre que necesito sentirme más fuerte y conectada con algo más grande que yo. No tengo religión, pero esa es la forma que encontré para “vaciar” mi mente eléctrica, alimentar mi alma y traer algo de paz a mi corazón.

5. Confianza

Esa cualidad es muy poderosa. La confianza es como abrir el Mar Rojo de Moisés. Jajaja.

abrindo el mar rojo

Pero, antes de conquistar la confianza de las personas, hay un paso antes muy importante, que es la autoconfianza, que al mismo tiempo es diferente de la arrogancia. Cuando somos seguros de nosotros mismos, naturalmente transmitimos seguridad para los otros. Y cuando alguien confía en nosotros, eso es simplemente la cima, lo mejor, lo más fantástico, igual a una noche de año nuevo en Copacabana.

Para alcanzar ese nivel, debes cumplir con cada punto de lo que prometiste. Realiza las entregas dentro del plazo acordado, explica a tus clientes lo ocurrido, pero soluciona rápido. Es mejor alterar la ruta en el medio del camino que no cumplir nunca con tus compromisos.

Recuerda que el cliente no tiene nada que ver con tus problemas personales.

6. Humanización

¿Sabes cuando tienes una conversación con una persona que tiene las palabras correctas para todo? ¿O con una con quien hablas tan solo por unos minutos y parece que ya la conoces desde hace siglos? Tú también puedes ser esa persona.

Eso tiene que ver con la humanización. Es decir, con la forma como humanizas y personalizas la comunicación virtual. Tener el factor humanización en tu negocio, especialmente en el ambiente digital, es tener habilidades con las palabras.

Esto es fundamental para quien está a la cabeza de una empresa. Esa cualidad es indispensable para envolver al público en tu discurso de comunicación y ventas.

Utiliza tus palabras para engrandecer a las personas y para retribuir elogios. Cuando sea necesario y conveniente, critica en privado. Las palabras bien pronunciadas hacen “milagros”, por más que la situación sea crítica y delicada.

Así que, desarrolla la habilidad de usar bien las palabras y encantar a las personas con el poder del habla. Encantar con las palabras suena como una abrazo bien apretado.

Consejo: mientras más leas, mejor vas a hablar. Mientras mejor hables, mejor expresarás tu autenticidad. Mientras mejor te expreses con verdad y originalidad, conquistarás más y atraerás mejores clientes.

7. Organización

Organizar es más que tener un ambiente de trabajo arreglado y una lista de tareas en tu agenda. Organización, para mí, es prácticamente sinónimo de producir más y ganar tiempo. Planear tus actividades diarias es obligatorio.

De esta forma, no llegas al final del día con la sensación de no haber hecho nada o de haber hecho algo por la mitad. Una sugerencia es dividir tu tiempo en periodos y enfocarte en una actividad por vez. Tener enfoque y concentración. Debes saber identificar lo que es importante y lo que es urgente.

8. Positivismo

Mantenerse positivo es, sin duda, algo que te hará bien y que te ayudará a mantener el enfoque y la alegría en todas las tareas de rutina. Ser positivo no debe ser algo que finjas. Tiene que ser verdadero. Tienes que de verdad creerlo.

Nadie quiere convivir con gente negativa. Y no confundas negatividad con tristeza. Atravesar por momentos tristes es normal. Sin embargo, ser una persona negativa, que solo reclama, critica y que ve el lado malo de todo y nunca propone una solución inteligente, lo empeora todo, incluso los negocios.

9. Empatía

Es la capacidad de sentir igual que el otro sin juzgar ni criticar. Es colocarse en el lugar del otro, no para sentir pena, y sí para ayudarlo en alguna situación.

Desarrollar empatía es indispensable para cualquier ser humano. Cuando tengas esa cualidad, además de ser alguien más sensible, conseguirás ser más perspicaz para ofrecer las soluciones correctas en el momento correcto para tus clientes.

Yo ya he negociado con clientes porque fui empático, me puse en su lugar e hice una oferta en el momento y de la forma correcta.

10. Amabilidad

Si sigues mi contenido, ya sabes que este es uno de mis temas favoritos. Ser amable es más que sonreír para la foto, escribir cosas bonitas y parecer simpático en las redes sociales.

Es desarrollar a diario la capacidad de percibir la necesidad de alguien y ayudar sin esperar nada a cambio. Es dar atención verdadera a las personas.

Antes de ser un Emprendedor de éxito, debes ser un Ser Humano exitoso: gentil, empático, dispuesto y confiable. Ser gentil sucede de adentro para afuera. Sé amable contigo mismo primero. Te sentirás mejor, las personas a tu alrededor también y tu negocio irá muy bien.

Por lo general, ser amable tiene retorno. Y si no es así, nunca te molestes. Lo más valioso es que tengas conciencia y alegría de que hiciste algo bueno y genuino. Eso lo cambia todo para mejor, transforma tu jornada emprendedora y mejora tu relación con las personas.

Cuando creé Marketing de Amabilidad, fue justamente para traer la cortesía como base de esta actividad por la cual estoy enamorada. La misión del MDA es humanizar las relaciones entre negocios y personas, principalmente en el ambiente virtual. Por lo tanto, esa cualidad, ese lindo atributo, es para cerrar con broche de oro esta lita TOP 10.

¡Suscríbete nuestra newsletter!

Suscríbete a la newsletter ¡Deja tu email!


100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *