Lean Startup: ¡entiende el concepto y cómo aplicarlo a una empresa!

lean startup

    Y si te dijera que todo lo que aprendiste hasta hoy, súbitamente, se volvió obsoleto: ¿cómo reaccionarías? Si la vieja receta que dio resultado ya no se aplicase más a los negocios: ¿cuál sería tu sensación? Bienvenido al mundo del marketing en la era digital donde la única constante es que todo cambia.

    Pero no te preocupes, son cambios para los cuales, si estudias, estarás preparado. El mercadeo es una ciencia que observa tanto los procesos de producción como el comportamiento de los consumidores, y en la era digital pudimos ver que el foco se trasladó del producto al consumidor.

    De la misma forma, el acceso a millones de usuarios que internet posibilita produjo otro gran cambio: el protagonismo ya no es más de las grandes empresas, sino de los emprendedores con sus startup.

    Nuevos protagonistas, nueva visión. Lean Startup es una filosofía de mercado que surge a la luz de una nueva forma de hacer negocios.

    Acompáñanos, que hoy te contaremos todo lo que necesitas saber sobre este método.

    El concepto de Lean Startup

    “Una startup es una institución humana diseñada para crear un nuevo producto o servicio bajo condiciones de incertidumbre extrema“. Eric Ries

    Startup

    También podemos decir que una startup es la fase inicial de despegue de un negocio, es lo que en el imaginario de la mayoría de los marketeros representa ese grupo de innovadores, trabajando en un garaje para imponer un producto o servicio en el mercado.

    Este fenómeno surgió con la era digital. Si no fuera por internet y todas las posibilidades de llegarle al público, sería imposible conseguirlo.

    Lean

    Lean, como adjetivo, significa flaco, magro y, aplicado a los negocios, se refiere a la eliminación de todo lo inútil y/o que no produce valor en un proceso de producción.

    Es que al surgir una nueva clase de emprendedores, con ideas innovadoras pero con poco dinero, surgió también la necesidad de un método adecuado a esa situación.

    Hay una línea tenue entre un gran negocio y un delirio de grandeza. Si no tienes recursos suficientes y algo falla, simplemente lo perderás todo. Por eso es mejor comenzar desde tu realidad y tus posibilidades.

    Lean Startup

    Lean Startup es un método de trabajo que tiene como objetivo aumentar las probabilidades de éxito cuando un proyecto sale del papel y comienza a ser realizado, eliminando todo lo inútil e inadecuado.

    No podemos afirmar que fue creado por Eric Ries, sino que fue compilado por él en el libro “El método Lean Startup: cómo crear empresas de éxito utilizando la innovación continua”, publicado en septiembre de 2011.

    El autor se basa en la observación de las startup de éxito, y también en sus propios fracasos para, de esa forma, codificar una metodología preexistente e intuitiva que estaba presente en la mayoría de los casos.

    El modelo de negocios de las grandes empresas se tornó pesado para la velocidad de ejecución que una startup demanda. Ya no hablamos de una gran inversión de dinero que coloca un producto en el mercado: sino de adecuar un producto a las necesidades del consumidor colocándolo en el mercado en pequeña escala.

    Innovar – Crear – Medir – Aprender – Repetir

    Estos son los 5 pasos básicos de este método.

    Innovar

    Para comenzar necesitamos la idea, la percepción de la oportunidad de mercado, la necesidad que tu producto o servicio va a resolver. Por ejemplo, la historia de Facebook es un claro ejemplo: el concepto de red social que permitía compartir material online y en tiempo real no existía.

    Crear 

    Pero sólo la idea no basta. Si lo fuéramos a hacer de la forma clásica, necesitaríamos contratar una empresa de estudio de mercado, realizar un análisis de riesgo y crear un plan de negocios. O sea, tiempo y mucho dinero: precisamente lo que un grupo de nerds no tiene.

    El método Lean Startup, se inspiró en los procesos de las mayorías de las startup de éxito. La idea es crear un prototipo de tu idea en pequeña escala, que llamamos de Producto Mínimo Viable, y colocarlo en el mercado para estudiar su dinámica con el público consumidor. De esa forma se van generando valores, tanto para los consumidores como para los inversores.

    Medir

    De esta interacción dinámica con los consumidores obtenemos feedbacks calificados, que no son producto de la teoría sino de la experiencia práctica de los problemas que tu idea puede tener cuando es aplicada en el mundo real.

    Es aquí que debemos definir las famosas KPIs, para tener una referencia de nuestro crecimiento: subscripciones, conversiones, etc.

    En el caso de Facebook, la métrica que sedujo a los inversores fue el tiempo de permanencia, que es un valor para el mercado pues significa espacio para publicidad. 

    Aprender

    ¿Para qué contratar un estudio de mercado si lo puedes estudiar en la práctica con un costo menor?

    Eso sería el concepto Lean, en vez de realizar un estudio de conducta de tus consumidores, que te demandaría energía, tiempo y dinero, obtenemos información real, mucho más certera y relevante. Precisamente, lanzar en pequeña escala tu producto para mejorarlo es el estudio de mercado.

    Repetir

    Y todo esto lo juntamos en lo que se denominan ciclos interactivos, pequeñas repeticiones que van agregando valor al proceso y perfeccionándolo.

    El producto cambia constantemente en función del usuario sin perder su identidad original y a cada problema se fortalece y mejora.

    Netflix y el método Lean Startup

    Y para finalizar, quiero hablar de Netflix, que con su ejemplo ayudó a crear el método Lean Startup.

    Esta empresa surgió en 1997 con una simple idea: mejorar la experiencia de alquilar películas. En esa época estaba surgiendo el dvd, lo que fue fundamental para la idea:

    En vez de tener que ir hasta un local de alquiler, el usuario elegiría por internet lo que quisiera ver y lo recibiría por correo en su casa y podría devolverlo por el mismo medio de forma gratuita. Para comenzar, se instalaron en Scott Valley, una ciudad de 10.000 habitantes y comenzaron con un catálogo de menos de 1000 títulos.

    O sea, crearon el prototipo y lo aplicaron a pequeña escala. El secreto fue poner en práctica la idea y dejar que creciera por su propia fuerza.

    Se convirtió en el éxito que todos conocemos, amplió su negocio de entrega por correo a la plataforma de streaming y a la creación de contenido original. Hoy cotiza en la bolsa en más de 100.000 millones de dólares, está en más de 190 países y superó los 117 millones de abonados.

    Realmente interesante esta historia, espero que te haya gustado y motivado para seguir adelante con tus ideas.

    Ya lo sabes: un pie en la luna pero el otro en la tierra, no es soplar y hacer botellas, además de sueños y buenas ideas necesitas método, estudio y trabajo.

    Por eso, si quieres convertirte en un especialista en el tema descarga nuestro e-book Guía del Emprendedor Digital.

    banner para descargar el guía del emprendedor digital
    Cuota

    Suscríbete y recibe los contenidos de nuestro blog

    Recibe acceso de primera fuente a nuestras mejores publicaciones directamente en tu caja de entrada.

    ¿Te gustaría recibir más contenido de altísima calidad como este y de forma totalmente gratuita?

    ¡Suscríbete para recibir nuestros contenidos por e-mail y conviértete en un miembro de la Comunidad Rock Content!