Por Gabriela Muente

Redactora, correctora y copywriter, fan del Marketing de Contenidos y artista plástica en las horas libres.

Publicado el 10 de abril de 2019. | Actualizado el 16 de agosto de 2019


La matriz EFI (Evaluación de Factores Internos) es un recurso usado por las empresas para analizar las cuestiones que influyen negativa o positivamente en su crecimiento y sustentabilidad en el mercado.

La matriz EFI es un instrumento extremadamente útil que permite entender la situación real de una empresa, ayudándote a comprender sus fortalezas y debilidades de forma clara.

Hacer una auditoría interna es fundamental para tener una visión general de la empresa. Esto es importantísimo antes de crear las planificaciones estratégicas necesarias para su crecimiento y su buen desarrollo dentro del mercado.

Tú mismo puedes realizar las auditorías internas, ya que tienes una visión general y clara de su situación utilizando una matriz EFI.

¿Quieres saber cómo? ¡Entonces acompáñame en esta lectura!

¿Qué es la matriz EFI?

La matriz EFI, conocida también como MEFI, son las siglas de Matriz de Evaluación de Factores Internos.

Una herramienta que permite realizar una auditoría interna y así entender las fortalezas y debilidades de una empresa o de alguna de sus áreas funcionales.

Antes de realizar cualquier planificación estratégica o incluso lanzar un nuevo producto al mercado, es importante entender cuáles son las fuerzas y debilidades. De esta forma podrán ser consideradas y mejoradas antes que sea demasiado tarde.

Para realizar una buena evaluación de los factores internos solamente es necesario seguir los pasos para la creación de la matriz EFI siendo bastante detallistas y específicos.

Al realizar la matriz, ya estamos haciendo una reflexión y descubriendo más profundamente la empresa, ya que algunas veces por la rutina diaria, muchas cosas pasan desapercibidas.

¿Cuál es la importancia de la matriz EFI?

Para decidir las estrategias a seguir, en marketing, en el área comercial o en cualquier otro sector de la empresa implican un conocimiento general de la situación actual.

Ya sea antes de ejecutar algún proyecto o para determinar cuál será la próxima estrategia para aumentar las ventas, es necesario conocer los puntos fuertes y débiles.

Es por este motivo que realizar una matriz de evaluación de factores internos es necesario antes de tomar una decisión importante para el negocio.

Pasos para realizar una matriz EFI

Realizar una matriz EFI puede parecer confuso y complicado cuando no se tiene conocimiento del procedimiento.

Sin embargo, siguiendo paso a paso estas instrucciones podrás crearla sin mayores dificultades.

Eso sí, debes ser bastante analítico, detallista y conocer profundamente el sector que deseas analizar.

¿Listo para crear tu matriz EFI? ¡Allá vamos!

1. Crear un cuadro y llenarlo

En primer lugar, debes hacer un cuadro con cuatro columnas. La primera será para que coloques la lista de las fortalezas y debilidades del sector que quieres analizar o de toda la empresa en el caso que busques un análisis general.

Debes ser bastante específico. Dedícale un tiempo razonable a tu lista, colocando en ella los factores que has identificado.

Mientras más elementos tenga tu lista mejor. Así podrás tener una mejor visión general. Empieza por las fortalezas y después pasa a las debilidades. Una vez que tengas como mínimo unos 10 elementos en tu lista puedes pasar a la siguiente etapa.

Recuerda, mientras más factores, mejor.

2. Establece índices de valor

Ahora que tienes una lista con las fuerzas y debilidades del negocio, llegó el momento que le atribuyas una nota a cada uno de sus elementos. Para eso utilizarás la segunda columna.

Le pondrás una nota que varíe entre 0,00 y 1,00 a cada uno de los factores de tu lista. Donde 0 es un factor sin importancia y 1,00 es un factor muy importante para el éxito de la marca.

Al sumar las notas de todos los elementos de tu lista el valor total debe ser 1,00. Por tanto, ten cuidado al dar los valores a cada uno de los factores de tu lista para que el total no pase este valor.

Por ejemplo, si tienes 8 fortalezas en tu lista y 9 debilidades, le pondrás una nota a cada elemento de acuerdo con su relevancia en el resultado final, independientemente si es algo positivo o negativo. La suma de la nota de los 17 factores debe dar 1,00.

3. Clasifica los factores

Una vez que completaste la segunda columna llegó el momento de pasar a la tercera. En ella colocarás un valor entre 1 y 4 con las siguientes atribuciones:

  1. Debilidad Mayor.
  2. Debilidad Menor.
  3. Fortaleza Menor.
  4. Fortaleza Mayor.

Una vez que cada factor de la lista tiene su valor atribuido puedes pasar a la última columna.

4. Cruza los datos añadidos

En este paso llegó el momento de multiplicar la segunda con la tercera columna de cada uno de los elementos de tu lista, creando la cuarta columna.

Por ejemplo, si en una debilidad colocaste una nota de 0.05 en la segunda columna porque no tenía mucha importancia.

Y en la tercera columna le diste una nota 2 por ser una debilidad menor, al multiplicar las dos columnas la calificación ponderada es 0,10. Este valor deberás colocarlo en la cuarta columna.

Deberás hacer esto para todos los factores.

5. Suma los factores para llegar a una conclusión

Una vez calculada la calificación ponderada de todos los factores llegó el momento de realizar el último paso. Sumar las calificaciones ponderadas de todos los elementos de tu lista.

El valor de esta suma dará entre 1,00 y 4,00, siendo que el valor promedio de la calificación total ponderada es 2,5.

Si tu resultado es menor a esta media quiere decir que tu marca o el sector auditado es débil. En el caso que el resultado sea mayor que 2,5 quiere decir que es fuerte.

A pesar de que el resultado final te da una visión bastante clara de la situación de la marca, todo el proceso debe ser analizado.

Las informaciones obtenidas para la creación de la matriz te permiten tener un contacto real con informaciones que muchas veces pueden pasar desapercibidas.

La matriz EFI te permite hacer un análisis en pocos pasos y de forma sencilla. Durante su creación te posibilita hacer una reflexión de la situación de tu marca, ya sea en su totalidad o en un área específica.

La Matriz EFI es una forma práctica y sencilla de entender mejor a tu empresa.

Conclusión

Hacer una Matriz EFI no es una tarea complicada y puede traerte grandes beneficios como lo hemos visto anteriormente.

Es importante tomarse algunos momentos para reflexionar y analizar la situación de un negocio que muchas veces por las tareas del día a día pasan desapercibidas.

Conocer las fortalezas y debilidades de tu empresa es algo fundamental para enfrentar los desafíos del negocio, por tanto, invierte en este tipo de análisis.

Para un análisis más profundo ¿qué tal utilizar otra matriz que puede darte una visión complementar de tu empresa? Descarga esta plantilla gratuita para presentaciones de análisis FODA y ¡haz una auditoría más completa en tu negocio!

Plantilla de presentación para análisis DOFA

¡Deja tu email y recíbela gratuitamente!


100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *