Por Ana María Parra

Redactora, revisora y guionista de la plataforma de Rock Studio, en Rock Content.

Publicado el 23 de noviembre de 2019. | Actualizado el 3 de enero de 2020


El software libre es aquel que les da a sus usuarios la libertad de ejecutar, copiar, estudiar, modificar y distribuir el software. En otras palabras, da la posibilidad de controlar el programa y lo que hace.

Cuando compramos un software, en realidad, estamos adquiriendo una licencia para usarlo, por lo que, quien lo obtiene, está atado a numerosas y sutiles reglas como, por ejemplo, el no poder compartir ni modificar el programa.

Sin embargo, desde hace unos años un grupo de programadores se dedicaron a escribir y compartir el llamado software libre que no solo nos permite copiar programas sino, además estudiar, ejecutarlos y distribuirlos libremente.

¿Quieres descubrir más sobre él? Continúa leyendo este artículo.

¿Qué es un software libre?

Su definición está asociada al nacimiento del movimiento del software libre, encabezado por Richard Stallman y la fundación de la Free Software Foundation (Fundación por el Software Libre) en 1985.

El software libre es todo aquel software cuyo código fuente se puede estudiar, modificar y utilizar libremente con cualquier fin, e incluso, copiar y redistribuir el programa con cambios o sin ellos.

En otras palabras, este tipo de software le da la libertad a cualquier persona u organización de usar un programa para cualquier clase de trabajo y sin la obligación de comunicárselo a un desarrollador o a alguna entidad específica.

¿Cuáles son las 4 libertades del software libre?

Para que un programa sea de software libre, este debe contar con cuatro libertades:

Libertad 0: de usar el programa con cualquier propósito

La libertad de ejecutar el programa con cualquier propósito se trata de que todo usuario es libre de utilizar el software en:

  • cualquier sistema de computación;
  • con cualquier tipo de trabajo y finalidad;
  • sin obligación de comunicar a ninguna entidad específica o al programador.

En otras palabras, al usuario no se le prohíbe o se le impide ejecutarlo ya que lo que importa es su propósito y no el del programador.

Libertad 1: de estudiar cómo funciona el programa y poder modificarlo

Para tener las libertades 1 y 3 es necesario tener acceso al código fuente, por lo que esta es una condición fundamental para el software libre.

Ahora bien, la Libertad 1 constituye la libertad de usar la versión modificada (según los deseos y necesidades del usuario) en lugar de la original.

Libertad 2: de distribuir copias del programa a cualquier persona u organización

La libertad para distribuir el programa (Libertades 2 y 3), consiste en que los usuarios tienen la libertad de redistribuir y compartir copias con o sin modificaciones, sin necesidad de pedir ni pagar algún permiso para hacerlo.

Además, se puede distribuir los programas gratuitamente o cobrando alguna tarifa por ello.

Libertad 3: de mejorar el programa y compartir las mejoras en beneficio de todos

La Libertad 3 permite mejorar el programa — y, al igual que la libertad 2 — posibilita compartir y liberar las versiones modificadas como software libre y, de tal forma, beneficiar con ello a las personas u organizaciones que lo utilicen.

¿El software libre y Open Source son lo mismo?

La respuesta es: no.

A pesar de que el Open Source (código abierto) y el software libre persiguen el objetivo común de brindar una mayor libertad y transparencia al mundo del software, difieren en la forma en la que cada uno lleva esta acción a cabo.

Entonces, la diferencia principal radica en que el software libre prioriza cuestiones éticas y morales relacionadas con el software, dejando como punto secundario el aspecto técnico.

Y, el código abierto destaca como prioritarios los aspectos técnicos ante cualquier discusión moral respecto a las licencias y derechos.

Además, no todo software de Open Source tiene que ser libre, sin embargo todos los productos y sus derivados desarrollados en software libre deben ser libres.

5 ventajas que aporta el software libre

1. Desarrollo y mejoramiento continuo

El hecho de que se pueda acceder al código fuente permite que muchas personas revisen y prueben el código y, como consecuencia no solo hay un mejor resultado sino que además la seguridad es muy superior al software privativo.

Por otro lado, el software libre es atendido entre muchos usuarios que evalúan directamente las fallas o faltas que presenta el programa.

Por eso no se tiene que esperar que la compañía fabricante lance al mercado una actualización o una versión corregida, lo cual permite disminuir los tiempos de solución de los problemas.

2. Permite la independencia tecnológica

Al no depender de los grandes fabricantes del software, los usuarios pueden decidir si es necesario realizar migraciones o actualizaciones del sistema, sin tener que someterse a decisiones impuestas por dicho fabricante.

3. Permite ahorrar en la adquisición, mantenimiento y renovación de tecnologías

Es mucho más económico afrontar una actualización o una instalación masiva de softwares abiertos que de softwares privativos.

Además, al no tener que invertir en licencias anuales, los usuarios pueden ahorrar dinero o usarlo para adquirir otros softwares necesarios y vinculados al servicio de la empresa.

4. Permite ser copiado

Como mencionamos anteriormente con las libertades, el software libre permite ser copiado, así que sin necesidad de adquirir nuevas licencias, este puede ser distribuido a todos aquellos que lo necesiten.

5. Proporciona autonomía

Como pudiste leer más arriba de este contenido, los usuarios tienen control sobre el código fuente por lo que con el software libre se tiene libertad absoluta para usar el programa con cualquier propósito, sin restricciones y adaptarlo a las necesidades de cada empresa.

Para concluir

Este software suele requerir conocimientos técnicos no comunes entre los usuarios de computadoras.

Por ende, es necesario que si lo vas a integrar a tu compañía tengas a una persona que conozca sobre todo este mundo y te ayude a analizar y seleccionar aquellas herramientas que te resulten útiles.

Y, que además, posea el conocimiento y la capacidad de realizar labores de actualización y adaptación basadas en las necesidades de la organización.

¿Te pareció útil e interesante este artículo? Si es así, descubre qué hace y por qué necesitas un desarrollador web en tu empresa.

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *