¿Qué es un claim en marketing y qué carecterísticas tiene?

Consideramos que hay un claim en marketing cuando tenemos una afirmación sobre una empresa, marca o producto. Existen muchas maneras de estructurar el claim en marketing de un producto o servicio.

claim marketing

Un usuario promedio tiene una atención más corta que un goldfish —aunque, para ser justos, la mayoría de los peces dorados no tienen smartphones— esto coloca cuesta arriba las estrategias de marketing ventas. 

Entonces, ¿cómo elegir una línea, dos, o tal vez tres que los conquistará tan rápido? Esto se logra con una buena estrategia de claim marketing.

Para los especialistas de marketing esto significa que tenemos alrededor de 3 segundos para convencer a los consumidores de que necesitan comprar el producto o adquirir nuestros servicios.

Y, justamente para ayudarte a saber reconocer un buen claim marketing, y cómo hacerlo, hemos elaborado este contenido. 

¡Vamos, no pares de leer!

    ¿Qué es un claim en marketing?

    Un claim en marketing es cualquier afirmación que hagamos sobre nuestra organización, marca o producto, a través de cualquier canal.

    Puede aparecer en la mercadotecnia o publicidad tradicional, promociones digitales, declaraciones públicas o incluso, en el empaque del producto.

    Existen múltiples formas de estructurar estas connotaciones sobre un producto o servicio, incluyendo:

    • superlativos: “¡Somos los mejores!”.
    • puntos de prueba: “¡Estamos hechos del 99% de X ingrediente!”.
    • afirmaciones simples: “Nosotros lo hacemos, ¡así que no te preocupes que estás en buenas manos!”.

    3 tipos de claim marketing: ¿Cómo impactan en el consumidor?

    En definitiva, cualquier tipo de claim en marketing puede ser agrupados en 3 tipos de principales beneficios para el consumidor, cada uno con su propio objetivo comercial. Estos son:

    1. Controlador de categoría

    Esta primera clase se basa en explicar el beneficio de toda la categoría del producto.

    En el nivel más básico, detallan por qué las personas necesitan adquirirlo y, dado que comunican una necesidad “básica” del consumidor, no cambian mucho con el tiempo ni varían según la ubicación.

    Los objetivos principales de las afirmaciones de productos que impulsan la categoría son educar, tranquilizar o desarrollar nuevas clasificaciones.

    Así, es como las empresas que están haciendo algo nuevo explican lo que ofrecen y por qué la gente lo necesita.

    2. Diferenciación de categoría

    Un claim marketing de diferenciación de categoría funciona cuando somos los líderes de la industria o buscamos abrirnos paso en el mercado; por lo que se basan en diferenciar la marca de la competencia.

    Responden a la pregunta: “¿Por qué debería elegir nuestra marca sobre todas las demás?”.

    Es por esta razón que acá buscamos mostrar beneficios únicos y relevantes. 

    También hay que abordar los potenciales problemas de los consumidores y ayudar a justificar el motivo por el que los minoristas deberían poner más de nuestro producto en sus estantes.

    3. Afirmaciones contextuales

    Un claim marketing contextual va un poco más allá del “qué” y el “por qué”, y profundiza en el “cómo”, “dónde” y “cuándo”.

    En este caso, se encargan de cubrir temas relevantes para países, canales de difusión, minoristas, temporadas o eventos actuales específicos para cierto tipo de buyer personas.

    A menudo aprovechan el “hype” del momento o el entorno único en el que hacen su publicidad digital.

    En este sentido, son más oportunos. Tal vez sea una temporada de resfriados, o sea casi la hora del Super Bowl, o la ciudad está experimentando una ola de calor.

    Suelen ser temporales, pero se basan en puntos fuertes.

    ¿Cuáles son las diferencias entre claim, slogan y tagline?

    Comúnmente, estos tres conceptos son confundidos y, es que, la línea que los separa es muy delgada. Sin embargo, hay diferencias que los separan.

    Claim vs slogan

    El claim tiene fecha de caducidad debido a que se usa dentro de una estrategia publicitaria en particular, por el contrario, el slogan es una frase que persigue a la marca permanentemente y los usuarios lo asocian directamente a ella como, por ejemplo, el “Me encanta” de McDonald’s.

    Claim vs tagline

    En este caso, los taglines acompañan y definen la marca, suelen acompañar al logotipo y son muy breves y, el claim, se asocia dependiendo del tipo por un tiempo determinado y es una estrategia completa que puede ser muy corta o larga para un público objetivo específico.

    3 consejos para hacer un buen claim marketing

    Ahora bien, ¿qué debemos hacer para lograr un buen claim marketing? A continuación, vamos a detallar 3 puntos claves que deberás seguir:

    1. Pregúntale a tus clientes actuales

    Cuando buscamos un nuevo punto en nuestra estrategia de ventas, a menudo el mejor lugar para comenzar es con personas a las que ya le hemos vendido.

    Los clientes existentes son una gran fuente de los tres tipos de claim marketing porque ya tienen experiencia.

    Una de las mejores prácticas a seguir para averiguar qué los tiene o tuvo satisfechos con la marca es realizar una encuesta de customer experience. Algunas preguntas que puedes hacer son:

    • ¿Por qué prefieres la marca? 
    • ¿Cuánto tiempo, dinero o esfuerzo has podido ahorrar desde que comenzaste a usar el producto?
    • Si consideraste otras marcas, ¿por qué elegiste la nuestra?

    Recuerda, haz las encuestas lo más sencillas y simples posibles para que la completen hasta el final.

    2. Encuesta a tu público objetivo

    Si estás tratando de hacer crecer el atractivo del producto, o apuntar a un nuevo mercado, es posible que los clientes actuales no puedan darte respuesta.

    Es por esto que, al realizar un claim marketing de contexto, la mejor apuesta es hacer una pequeña investigación de mercado.

    Comienza por investigar si alguien ya ha hecho el trabajo por ti revisando los informes existentes, para esto debes tomar en consideración:

    • revisar el tamaño de la muestra;
    • metodología aplicada;
    • fecha de publicación —para asegurarte que los datos sigan siendo relevantes—.

    Ya sea que necesites hacer esta estrategia para llegar a grupos específicos como, por ejemplo, millennials con iPhone o Samsung, o simplemente para obtener más claridad sobre lo que le importa a un grupo de personas en específico, ¡todo suma!

    3. Echa un vistazo a tus competidores

    Hacer una investigación de la competencia puede darte idea sobre lo que les importa a tus clientes potenciales, advertirte de las afirmaciones de productos que no han funcionado o brindarte nuevos puntos de vista para diferenciarte.

    Acá, podemos rastrear el tráfico web de la competencia con Google, herramientas de monitoreo SEO o simplemente ver sus interacciones en las redes sociales.

    Junto con esta metodología, también podrás implementar el branding de tus productos y servicios, entra a nuestra guía completa y descubre cómo hacer una gestión de marca increíble. ¡Disfruta la lectura!

    Cuota
    facebook
    linkedin
    twitter
    mail

    Suscríbete y recibe los contenidos de nuestro blog

    Recibe acceso de primera fuente a nuestras mejores publicaciones directamente en tu caja de entrada.

    Related Posts

    ¿Te gustaría recibir más contenido de altísima calidad como este y de forma totalmente gratuita?

    ¡Suscríbete para recibir nuestros contenidos por e-mail y conviértete en un miembro de la Comunidad Rock Content!