Por Ángel López

Abogado, redactor & revisor de contenidos de Rock Content.

Publicado el 8 de noviembre de 2019. | Actualizado el 8 de noviembre de 2019


Los fraudes por Internet se han vuelto cada vez más complejos y innovadores, pero aquí te listamos los más comunes y cómo evitarlos con acciones rápidas y prácticas.

El Internet es una herramienta que colma de beneficios a los usuarios que lo frecuentan en todo el mundo y es el actor principal de la constante transformación digital que vivimos en la actualidad, sin embargo, existen personas sin escrúpulos que lo utilizan en detrimento de los demás.

Por este motivo, debes estar consciente de cuáles son los fraudes por Internet y cómo evitarlos.

El éxito del Internet en todos los ámbitos ha atraído la atención de los estafadores, quienes se adaptan, cual camaleón, a cualquier circunstancia para cometer delitos contra los bienes y derechos patrimoniales o, sobre la integridad física y/o psicológica de las personas.

Para que evites riesgos, disgustos y problemas legales, haremos una lista de las 4 estafas más comunes que existen hoy en día, cómo evitar cada una de ellas y qué hacer si eres víctima.

¡No pares de leer!

4 tipos de fraudes por Internet que debes evitar

1. Estafa nigeriana

Como su nombre lo indica, es una estafa originada en Nigeria, conocida también como la estafa 419, anteriormente se limitaba únicamente en el territorio nigeriano, sin embargo, ahora se ha globalizado.

Este timo se basa en el uso indebido del email marketing, donde la víctima recibe correos electrónicos donde le ofrecen grandes sumas de dinero.

Por ejemplo, recibes un correo electrónico donde te indican que has ganado la lotería, luego te piden que hagas una transferencia o que remitas tus datos bancarios para hacerte el “respectivo” pago.

Este tipo de estafa puede escalar hasta delitos más graves, como lo son el secuestro y las extorsiones.

¿Cómo evitarla?

Asegúrate de quién te está enviando los correos electrónicos, y en caso de alguna duda, comunícate directamente con el servicio de atención al cliente de esa empresa con los teléfonos de contacto oficiales.

2. Fraude romántico

Cada día, miles de personas son estafadas con la promesa de encontrar a su media naranja. Inicialmente fueron originadas en Estados Unidos y España, luego se han ido extendiendo por todo el mundo.

El modus operandi se basa en enamorar a una persona por medio del Internet, mayormente mediante el mal uso de las redes sociales, creando perfiles falsos con imágenes y videos dedicados a engañar, por lo tanto, la víctima nunca llega a conocer al estafador.

En el mejor de los casos, el agraviado únicamente perderá dinero y solo será una experiencia decepcionante. En el peor de los casos, correrá peligro su integridad física y la de los suyos.

¿Cómo evitarla?

  • verifica si se trata de un sitio web reconocido y legal de citas;
  • pídele a la persona que active su función de “ubicación” y que mande una imagen de la ubicación actual en movimiento desde el WhatsApp.

3. Fraudes en compras online

Ante la constante evolución de la industria 4.0, las ventas han aumentado exponencialmente mediante la creación de las tiendas virtuales.

Tanto así, que compañía que no tenga un negocio online, tendrá muchas dificultades para ser fructífera y, será poco competitiva respecto a su competencia.

Por este motivo, los estafadores se han dedicado a realizar fraudes por Internet en las tiendas en línea, aprovechándose del éxito del marketing y de la publicidad como su herramienta directa.

La operatividad de este tipo de fraudes, es precisamente, ofrecer productos vía online a precios mucho más bajos respecto a las referencias de los mercados, desde una tienda digital.

¿Cómo evitarlo?

  • antes de hacer compras vía web, investiga previamente el dominio para evitar riesgos;
  • solo haz compras en páginas web conocidas y a vendedores con buena reputación, ¡nunca a alguien con gestiones negativas!;
  • verificar los comentarios de otras compras;
  • haz muchas preguntas acerca del producto y el vendedor.

4. Phishing

El Phishing es una modalidad de estafa diseñada con la finalidad de robarle a los usuarios su identidad. Es realizado mediante el uso de la ingeniería social y es practicada de forma más directa que la estafa nigeriana.

Se caracteriza por adquirir información confidencial de forma fraudulenta, como por ejemplo:

  • información bancaria,
  • tarjetas de crédito,
  • datos personales,
  • contraseñas de sitios web,
  • entre otros.

Su operatividad se basa en el envío de mensajes de texto y/o WhatsApp y, por correo electrónico, copiando links falsos de páginas web que son similares a los sitios que el usuario frecuenta, es decir, crean una réplica del sitio web para que coloquen sus datos personales y así obtenerlos.

¿Cómo evitarlo?

  • descargar un antimalware para defenderte;
  • no abrir archivos adjuntos en emails no solicitados;
  • no proporcionar información personal ni contraseñas por ningún medio;
  • mantener actualizado el navegador y aplicar los parches de seguridad.

¿Cómo hacer si eres víctima de un fraude por Internet?

Para cada tipo de estafa, existen especificidades aplicables para denunciar que fuiste víctima y resolver el inconveniente personalmente.

Para los casos donde no puedes resolverlo por tus propios medios, entonces existen generalidades para poder denunciar que fuiste objeto de delito.

En caso de que te hayan estafado por compras en Internet, la mejor opción es intentar primeramente actuar de forma particular.

Comunícate inmediatamente con el servicio al cliente de la página en cuestión para buscar ayuda, así intentarán resolver tu problema sin la necesidad de acudir a instancias mayores, lo cual, hace el proceso más ágil y menos controversial.

También puedes aplicar este tipo de denuncia si se trata de algún envío internacional.

En caso de que no se pueda resolver de forma privada, debes denunciar el delito ante el organismo competente en tu país, por ejemplo, en México debes acudir ante la policía cibernética creada por la Comisión Nacional de Seguridad, cuyo ente brinda varias recomendaciones en esta materia.

Esta acción puede ser tomada en cualquier modalidad de fraude, puesto que fuiste objeto de delito.

En todos los casos, debes guardar todos los datos de la compra y del estafador, tales como:

  • factura,
  • imágenes de referencia del producto,
  • conversaciones con el vendedor,
  • nombre y usuario,
  • entre otros.

En conclusión

Últimamente la web se ha convertido en un arma de doble filo que nos brinda infinitos beneficios, pero, también ha sido un medio ideal para novedosas formas de delinquir.

Debemos mantenernos alerta para evitar riesgos que puedan poner en riesgo tanto nuestra integridad físico-jurídica, como la de las personas que nos rodean.

Si la información de este artículo sobre los fraudes por Internet te fue de gran ayuda, debo decirte que aún hay más.

Para que puedas detectar otro tipo de fraude, como lo es el plagio, debes leer nuestro artículo que explica qué es y cómo evitar ser plagiado. ¡Es un tema interesante que debes conocer!

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *