Por Pedro Guajardo

Consultor de Transformación Digital a cargo de liderar el desarrollo de nuevos negocios. Miembro del equipo de Rock Content Internacional.

Publicado el 5 de abril de 2020. | Actualizado el 25 de junio de 2020


La transformación digital es un proceso en el cual las empresas hacen uso de la tecnología para mejorar el desempeño, aumentar el alcance y garantizar mejores resultados. Es un cambio estructural en las organizaciones que da un papel esencial a la tecnología.

¿Has escuchado hablar sobre la transformación digital? Este término ha ganado la atención de las empresas de todos los sectores alrededor del mundo.

Pero, ¿de qué se trata exactamente? Hay quien piense que se trata de un esfuerzo de TI o que envuelve la mejora de la experiencia del cliente, además de una infinidad de otras ideas y definiciones.

Y, aunque por mucho tiempo este proceso fue una visión de futuro, hoy este escenario cambió. De hecho, la transformación está cada vez más presente en las organizaciones latinoamericanas y en muchas más alrededor del mundo.

Su implementación, sin embargo, requiere cambios estructurales en las organizaciones, según los objetivos que quieren alcanzar.

Por eso, es necesario entender exactamente qué significa esa transformación, cuál es su impacto en la sociedad y cómo aplicarla en los procesos de negocio y a las estrategias de Marketing.

En este artículo, te explicaremos cuáles son las principales ventajas de la transformación digital que llevan a las empresas a adoptarla en su modelo de negocio, qué camino la transformación está siguiendo en algunos países de Latinoamérica y cómo puedes comenzar este proceso en tu negocio de manera exitosa. ¡Sigue leyendo!

En este artículo encontrarás:

  • ¿Qué es transformación digital?
  • ¿Cuál es el impacto de la transformación digital en la sociedad?
  • 6 mitos sobre la transformación digital que necesitas olvidar
  • Entiende el desarrollo del progreso tecnológico
  • Los 3 pilares en el camino de la transformación digital
  • La hoja de ruta de la transformación digital

¿Qué es la transformación digital?

La transformación digital es un proceso en el cual las empresas hacen uso de la tecnología para mejorar el desempeño, aumentar el alcance y garantizar mejores resultados. Es un cambio estructural en las organizaciones, dando un papel esencial a la tecnología.

Pero entonces, prácticamente, todas las empresas están invirtiendo en eso, ¿verdad? ¡Te equivocas! Este concepto es mucho más amplio que tener una fan page o un blog corporativo, aunque estas formen parte de la serie de estrategias del Marketing Online.

En lugar de eso, se trata de un cambio radical en la estructura de las organizaciones, en la cual, la tecnología pasa a tener un papel estratégico central, y no solo una presencia superficial.

Esto toma tiempo y consume recursos, pero no son solo las grandes organizaciones quienes pueden implantar programas de transformación digital, porque esto no se restringe a quién tiene más dinero.

Antes, es necesario entender todo el proceso que lleva a este cambio y a trabajar de forma colaborativa para alcanzarla.

Esto, por sí solo, vuelve a la transformación digital en un desafío mucho más de gestión que solo de Marketing o tecnología.

Entre otros factores que necesitamos entender, está el impacto de ese tipo de cambios en la sociedad, de forma general.

Entiende el desarrollo del progreso tecnológico

La transformación digital no es solo una palabra más de moda, un término bonito para decir que vale la pena invertir en Facebook Ads o algo de ese tipo.

Por el contrario, hace parte de un proceso mucho más grande, que es llamado: proceso tecnológico. Son tres fases principales, siendo la transformación digital la última.

Mira en qué consiste cada una de esas etapas y cómo culminan en este movimiento que estamos presenciando actualmente.

Digitación

La digitación es descrita como el proceso de transición de información analógica para una forma digital. ¿Cómo así?

Se trata de la representación de señales, sonidos, imágenes y objetos para el medio digital por medio de valores binarios (cada valor es representado por 0 o 1).

En otras palabras, los datos son transformados en bits y almacenados en dispositivos electrónicos.

Industrias enteras se benefician de ese proceso, pues se volvió más fácil guardar y proteger la información importante y a veces, confidencial.

Digitalización

La digitalización es mucho más amplia y se refiere a los cambios reales realizados en las organizaciones por medio de la tecnología.

Eso incluye algunos conceptos más avanzados, como Big Data, internet de las cosas, blockchain, cripto monedas, entre otros.

Un error común es que la digitalización significa usar más TI, pero los ejemplos citados muestras que van más allá de eso, pues envuelve una visión más holística de la tecnología con el fin de causar cambios.

Transformación digital

Ahora llegamos, por fin, a la transformación digital, que es descrita en el proceso tecnológico como “el efecto total y general de la digitalización en la sociedad”. ¿Esto qué quiere decir?

Con la digitalización en su estado completo, nuevas oportunidades de cambio y evolución se abren para organizaciones de todo tipo.

Es posible –y a veces necesario- cambiar estructuras socioeconómicas, patrones organizacionales, barreras culturales y hasta leyes.

De esta forma, podemos decir que la digitación es la conversión, la digitalización es el proceso y la transformación digital el efecto.

6 objetivos del proceso de transformación digital en las empresas

Las tecnologías disruptivas permiten que las empresas conviertan por completo su realidad, desde la experiencia que ofrecen a sus clientes, hasta la manera como desarrollan sus procesos internos e, incluso, la cultura organizacional que viven diariamente.

Con tantos cambios posibles, las organizaciones buscan la transformación digital para alcanzar diferentes objetivos. Conoce los principales a continuación.

1. Conquistar nuevos clientes y fidelizar los existentes

La transformación digital ha posibilitado que las empresas dispongan de un abanico de tecnologías para atraer nuevos clientes y retener los actuales.

Hoy, un negocio puede obtener información acerca de sus consumidores a través de aplicaciones, softwares de Big Data, Inteligencia Artificial, entre otros.

Lo que hacen estas tecnologías es ofrecer información para que las empresas entiendan los patrones de comportamiento de los compradores e identifiquen las características que interfieren en su toma de decisión.

De ese modo, las herramientas de tecnología colaboran para que las empresas actúen de manera estratégica y creen experiencias auténticas y personalizadas, con campañas exclusivas, segmentación de ofertas, bonificaciones y mucho más.

2. Reducir los costos

La tecnología ofrece una de las mejores oportunidades de economía para las empresas.

Más allá de la digitalización de archivos y documentos para reducir el uso de hojas de papel, la transformación digital en el ámbito laboral permite cortar gastos superfluos que proporcionan poco o ningún resultado.

Implementar innovaciones en la comunicación interna a través de aplicaciones, puede ser muy útil para agilizar la de decisiones en pocos y, como consecuencia, aumentar la productividad y los ingresos, una vez que el equipo puede comunicarse con más velocidad, confianza y rendimiento.

La tecnología también permite hacer una transición de la infraestructura local a la nube, lo que reduce los gastos con hardwares y softwares.

Otro ejemplo son las capacitaciones de los empleados que, a través de plataformas e-learning, pueden realizarse en línea, sin la necesidad de desplazarse y con un valor mucho más bajo que un curso presencial.

Las opciones son diversas para los que buscan reducir costos de forma eficiente con la ayuda de la tecnología.

3. Dar base para la toma de decisiones

La tecnología que abarca la transformación digital, tiene el poder de gestionar insights y procesar variables de datos con una capacidad sobrehumana.

Y, aunque las decisiones aún sigan siendo tomadas por nosotros, humanos, este tipo de inteligencia ayuda a ampliar las posibilidades, lo que permite considerar datos concretos y no solo aspectos de nuestra racionalidad, como, por ejemplo, opiniones y emociones.

Así, la información proporcionada por la tecnología nos da insumos para comprender mejor los desafíos y encontrar las soluciones capaces de entregar valor para el consumidor e impactar positivamente al negocio.

4. Mejorar la productividad y el rendimiento de los empleados

La productividad y la tecnología son factores directamente relacionados.

Es decir, los recursos tecnológicos aplicados al ambiente laboral tienen siempre el objetivo de colaborar con el rendimiento de todas las personas involucradas en la organización. 

De ese modo, la transformación digital permite implementar nuevos procesos, actividades y desarrollar nuevas habilidades que convierten el trabajo en una dinámica más productiva.

Algunos ejemplos de los efectos de la transformación digital son, entre otros:

  • el trabajo remoto mediante el uso de recursos en la nube;
  • la automatización de procesos para reducir el trabajo manual;
  • el acceso a la información en tiempo real;
  • la realización de acciones decisivas de forma ágil, basadas en datos y análisis predictivos.

5. Trabajar el entorno digital

Vivimos en un entorno cada vez más virtual y que requiere que las empresas enfrenten los retos ocasionados por la madurez digital.

Digitalizar un negocio envuelve prácticas desafiadoras, como el surgimiento de nuevos cargos, la experimentación con pruebas y aprendizajes, la mentalidad basada en datos e incluso cambios en la cultura organizacional que promueven nuevas formas de desarrollar el trabajo.

Así, el objetivo de la transformación digital en este contexto es, precisamente, colaborar para que este proceso suceda de forma eficiente, a través de herramientas que ayudan a prosperar en este ecosistema, adaptando la relación de la empresa con el mercado y con los consumidores digitales.

6. Aumentar la visibilidad de marca

Tener visibilidad digital es tan importante como construir y ofrecer un excelente producto, después de todo, realizar ventas con la ayuda de la Internet depende de llamar la atención de los consumidores en el momento y lugar adecuado. 

Con tantas plataformas y medios digitales disponibles, las marcas tienen a disposición varias formas de comunicarse con su audiencia.

Sin embargo, los esfuerzos para lograr una mayor notoriedad son extremos, una vez que la competencia por atención resulta intensa dado el alto nivel de información.

En este escenario, la transformación digital actúa brindando información sobre el público para la segmentación de campañas e acciones de comunicación personalizadas.

De ese modo, es posible obtener una visibilidad efectiva frente a los consumidores e influenciar su jornada de compra en los diferentes canales en los que se encuentran.

6 desafíos en el camino de la transformación digital

El propio uso de la palabra “transformación” indica que se espera mucho trabajo de las empresas dispuestas a iniciar un programa de este tipo.

Como en todo proyecto grandioso (y lucrativo), podemos esperar desafíos en todas las etapas de ese proceso, pero principalmente a iniciarlo.

Esos son algunos de los principales obstáculos que impiden a las empresas implementar la transformación digital:

Falta de iniciativa

La falta de iniciativa es el primer problema que las empresas enfrentan para abordar la transformación digital.

Un estudio reciente lanzado por McKinsey & Company reveló que las industrias, en general, son menos del 40% digitalizadas, a pesar del uso relativamente amplio de la tecnología.

Eso deja en claro que es necesario más que acciones aisladas para causar cambios reales en la empresa, y eso exige iniciativas de los líderes.

Dificultades técnicas

La falta de personal calificado es otro problema que muchas empresas todavía enfrentan en la búsqueda por implementar programas profundos de transformación.

Para resolver ese problema, es necesario buscar los mejores profesionales e invertir en el entrenamiento y calificación constante para quien trabaja en la empresa.

En caso contrario, será imposible ver progreso, ya que las soluciones serán planeadas y ejecutadas sin la eficacia necesaria.

Reputación y seguridad

Otro problema serio es el temor que muchos ejecutivos y gestores tienen al respecto de la reputación de sus empresas, y la posible brecha de seguridad con la adopción de estrategias digitales más robustas.

El riesgo de manchar la reputación de empresas reconocidas –hasta centenarias- es un factor que pesa bastante en contra de la transformación digital.

Ese es el caso especialmente de grandes corporaciones que lidian con informaciones confidenciales, como datos de seguro, información financiera, historiales médicos, etc.

Un simple smartphone que caiga en manos erradas, podría poner a las empresas en el suelo, y eso es algo que ningún CEO va a considerar.

Garantía de retorno

La mayoría de las empresas toman decisiones con base al ROI de las iniciativas presentadas, y esa es una de las prácticas que nosotros aquí en Rock Content también seguimos y recomendamos.

Pero, en el caso de una transformación total con esa, queda difícil cuantificar el retorno sobre la inversión, incluso porque los beneficios no se sentirán a corto plazo.

Se trata de una adaptación para mantener las empresas vivas por mucho más tiempo, entonces ese no debe ser un motivo para dejar de experimentar.

Cultura de la empresa

La cultura de la empresa es determinante en el tipo de proyectos que serán desarrollados o abandonados, y en caso de un cambio grande como ese, lo más común es que la segunda opción se concretice.

Por eso, es necesario hacer un esfuerzo enorme y cambiar ciertos aspectos culturales de las compañías antes de desarrollar programas de transformación digital y ponerlos en práctica.

Ese es uno de los desafíos más complejos de resolver, y tal vez lo que más toma tiempo.

Problemas de TI

El sector TI ha actuado fundamentalmente en todas las etapas de la transformación digital, es decir, los problemas en ese departamento representan un gran obstáculo para el buen funcionamiento de un programa así.

En este sentido, la solución es capacitar a los profesionales para lidiar con los desafíos nuevos que surgirán, además de ponerlos en un papel más central dentro de las decisiones estratégicas.

Panorama de la Transformación Digital en Latinoamérica

Latinoamérica vive una fuerte expansión de la transformación digital.

Por esa razón, es importante que tu empresa esté alineada con este contexto para poder aprovechar las oportunidades y no perder lugar a la competencia.

Entiende cómo la tecnología está evolucionando en el mercado de países como México, Colombia, Perú y Argentina.

México

Actualmente, México es el país más avanzado en lo que se refiere a la transformación digital, sin embargo, aún hay mucho que evolucionar.

Eso porque, según IDC, en el año 2018 apenas 23% de las empresas habían iniciado la digitalización de sus actividades, mientras que para el 2019, se estimó que este número llegaría al 33%.

Estos datos demuestran que México está dispuesto a la adopción de tecnologías y, en comparación con otras naciones, está más maduro y preparado para los cambios que la transformación digital requiere.

Por lo tanto, las compañías mexicanas ya entienden que la tecnología es la clave para crecer en el mercado y destacarse de sus competidores, y la están implementando en un ritmo acelerado e intenso.

Colombia

En Colombia, pequeñas, medianas y grandes empresas están asumiendo la transformación digital.

Para ayudar en este reto, en el 2019 el Gobierno Nacional expidió un documento (Conpes No. 3975) que trae una política clara y comprehensiva sobre las nuevas tecnologías y establece las directrices orientadas a la generación de valor social y económico a través de su uso, tanto en el sector público como en el sector privado.

Parte de los ejecutivos colombianos ya consideran la transformación digital como su prioridad número uno y reconocen la importancia de su implementación.

Por otro lado, mientras otros están un paso al frente y ya comenzaron su digitalización, con inversiones en, principalmente, la automatización de procesos y a través del uso de Cloud Computing, Data Analytics y Ecommerce.

Perú

Si bien hay un interés creciente en la tecnología, Perú aún enfrenta un entendimiento limitado sobre los procesos de la transformación digital en las políticas públicas del país y en la cultura organizacional de las empresas.

Esto significa que, aunque usen recursos de la tecnología, el gobierno y el mercado aún no han interiorizado la necesidad de digitalizar sus procesos y actividades, y resisten a la cultura digital.

Cabe resaltar que la transformación digital comprende no solo el uso de tecnologías, sino también la forma de pensar, la cultura, la adaptación de modelos de negocio digitales, entre otros factores.

En este sentido, Perú tiene retos que deben ser superados a través de marcos regulatorios claros, empresas más inclusivas e innovadoras y el desarrollo de estrategias que fomenten agendas digitales.

Argentina

Las empresas argentinas están adaptándose de manera progresiva a la tecnología. Se calcula que cerca de dos tercios de las organizaciones están en alguna etapa de transformación digital.

Sin embargo, solo el 2% de las empresas del país cumplen con los requisitos que las convierten en líderes digitales — con procesos y procedimientos digitalizados integralmente.

Este escenario deja evidente que hay un gran potencial en Argentina para que la transformación digital se consolide, una vez que las organizaciones ya la consideran como una impulsora de ingresos y del crecimiento de los negocios.

Muchas empresas ya trabajan en la implantación de estrategias digitales o estiman su inversión en un futuro cercano.

La hoja de ruta de la transformación digital: entiende sus 5 fases

Si bien está bastante claro cuál es la importancia de la transformación digital para las empresas, la tarea de implementarla efectivamente puede parecer compleja para los que no están habituados con el concepto.

Para facilitar el proceso, lo hemos simplificado en 5 etapas que verás a continuación.

1. Enfoque en la experiencia del cliente

Si observamos las empresas más exitosas de la actualidad, como Netflix, Uber o Amazon, es fácil identificar el denominador común — todas tienen al cliente en el centro de su estrategia.

Eso significa que, más allá de comercializar sus productos y servicios, tienen misiones que aportan valor para el consumidor y buscan no solo atender sus necesidades, sino hacerlos más felices.

Así, poner el cliente al centro del modelo de negocio, es el primer paso para implementar la transformación digital, eso porque las tecnologías disruptivas son el puente para la satisfacción de los clientes, ya que soluciones como Big Data, Machine Learning, Realidad virtual, entre muchas otras, abrazan la orientación al consumidor.

2. Inversión en talentos digitales

La transformación digital se hace con personas.

Teniéndolo en cuenta, las empresas deben, primero, realizar un análisis de su estructura organizacional para identificar las áreas fundamentales que necesitarán de inversión en capacitaciones y/o contrataciones para el desarrollo de habilidades esenciales en el siglo XXI.

El objetivo es preparar al personal para que todos hagan parte del proceso de transformación digital.

3. Implementación digital en todas las escalas de la organización

Todos los agentes involucrados en el negocio deben participar del proceso de transformación digital, desde su planificación hasta la implementación efectiva.

En especial, los equipos directivos y líderes, que juegan un papel fundamental en el aporte de este proceso, una vez que son los responsables por establecer la estrategia, analizar las implicaciones y guiar a los demás miembros durante la jornada.

Otro equipo de suma importancia es el RRHH, responsable por, en este nuevo escenario, cuidar de las contrataciones, formaciones, evaluaciones y otros factores clave para adaptar la nueva visión digital a los trabajadores de la organización.

4. Incorporación de innovación

La innovación tecnológica debe introducirse en dos sentidos.

El primero requiere un análisis de los procesos y actividades desarrolladas en la actualidad, identificando cuáles pueden digitalizarse para volverse más ágiles, eficientes y positivas para la experiencia de los clientes. A esto lo llamamos innovación evolutiva.

Paralelamente, la empresa debe considerar innovaciones disruptivas para desarrollar soluciones partiendo de cero, es decir, sin ninguna herencia de procesos anteriores. Esto tiene como objetivo encontrar nuevas soluciones — más potentes — para sobresalir frente a la competencia.

Para saber cómo incorporar la innovación de forma efectiva, la empresa debe diseñar una ruta que defina:

  • en qué tecnologías digitales debe invertir;
  • qué capacidades/habilidades los miembros de la empresa deberán desarrollar;
  • cuál será el costo y el retorno estimado de la inversión;
  • qué cambios serán necesarios, tanto en la gestión de los equipos, en la cultura organizacional, en la estructura física, etc.;
  • cuáles serán los cambios en los procesos dirigidos por el RRHH;
  • cuáles serán las áreas y/o personas responsables por liderar la transformación digital;
  • cómo será medido el éxito de las tecnologías implementadas.

5. Medición de resultados y visión de futuro

Habiendo considerado los pasos anteriores, es necesario medir los resultados logrados con la implementación de la transformación digital. Este paso debe responder cuestiones clave, como:

  • ¿la instauración fue exitosa?
  • ¿se alcanzaron los resultados esperados?
  • ¿cuál ha sido el retorno sobre la inversión?

También es esencial evaluar, de manera detallada, qué hace falta mejorar y cuáles son las metas para el futuro. De ese modo, es posible continuar creciendo, mejorando las acciones futuras y evitando posibles pérdidas o errores.

Conclusión

La transformación digital busca cumplir objetivos que abarcan mucho más que la modernización y el uso de la tecnología.

Su papel en las empresas es fundamental para mejorar la experiencia, tanto interna cuanto externa, reducir costos, aumentar la visibilidad de la marca, entre muchos otros factores.

Para implementarla de manera eficiente, la cultura digital debe estar presente en toda la estructura del negocio y hacer parte de todas las decisiones estratégicas.

Como has visto, hay muchos motivos para invertir en este proceso. ¡Descarga nuestro ebook completo sobre el tema y manos a la obra!

¡Guía sobre Transformación Digital!

Descárgala gratis para conocer el paso a paso de una transformación digital


100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *