Por Valentina Giraldo

Responsable por la estrategia de Internacionalización de Rock Content.

Publicado el 10 de febrero de 2020. | Actualizado el 23 de abril de 2020


Soft Skills o habilidades blandas son las características y competencias que configuran el comportamiento individual de los profesionales en el ámbito de las empresas.

Al momento de potenciar los recursos humanos de una compañía, cualquier gerente tiene la necesidad de establecer cuáles son las cualidades y competencias que debe poseer quien ocupe un determinado cargo.

¿Cuál es su formación profesional? ¿Qué aptitudes y habilidades tiene? Con estas preguntas en mente se pueden desglosar las características del candidato ideal.

Sin embargo, en la actualidad este proceso de reclutamiento y gestión del capital humano ya no es tan limitado a los aspectos técnicos del profesional.

Este asunto se maneja con una visión más integral, que toma en cuenta otras áreas humanas. Entre ellas, las llamadas soft skills interpretan un rol fundamental.

¿Quieres saber en qué consisten? En este artículo te explicaremos sus detalles claves. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son las soft skills?

Los gerentes de contratación usualmente buscan candidatos para trabajos con soft y hard skills específicas.

Se entienden por soft skills a aquellas cualidades personales que se requieren para tener éxito en el trabajo. Se relacionan directamente con los rasgos de la forma de ser y la mentalidad.

También se les conoce como habilidades o competencias blandas.

Estas cualidades determinan cómo una persona interactúa en sus relaciones con los demás, un aspecto muy valioso en los equipos de trabajo, que debe tomarse en serio.

Cada vez más las empresas quieren fortalecer sus ambientes laborales y garantizar que los mejores talentos se prendan a elegirlas para trabajar, lo que resulta en un mayor esfuerzo por propiciar un clima cálido para todos.

Y naturalmente los profesionales que entran deben ser responsables de preservar estos valores, por eso es que las Soft Skills han sido cada vez más necesarias.

Soft skills x hard skills: ¿en qué se distinguen?

Para gestionar de forma más eficiente los procesos, es importante que un gerente entienda por completo a qué se refiere cada uno de estos términos.

A continuación, repasaremos rápidamente sus diferencias.

Hard skills

Son habilidades enseñables, que se pueden aprender, o un conjunto de habilidades fáciles de cuantificar.

Normalmente se aprenden en el aula o trabajo, con la ayuda de materiales de formación.

Estas aptitudes suelen describirse en las hojas de vida. Entre los ejemplos tradicionales de hard skills se encuentran los siguientes:

  • dominio de un idioma extranjero;
  • un título o certificado;
  • escribir rápido en el teclado de la computadora;
  • manipular maquinaria especializada;
  • programación de computadoras.

Soft skills

Son habilidades subjetivas, un tanto difíciles de cuantificar. Como mencionamos antes, también se les conoce como “habilidades de las personas” o “habilidades interpersonales”, y tienen que ver con la forma en que un individuo interactúa y se relaciona con otros.

¿Cuáles son las soft skills más solicitadas en el siglo XXI?

Todas las habilidades blandas son valiosas, aunque normalmente los empleadores toman en cuenta las siguientes al momento de contratar a la persona adecuada:

Creatividad

Para ser creativo no hay que ser un artista. Esta habilidad suave evita que las empresas se estanquen. Al igual que la tecnología, las industrias se encuentran en una constante evolución.

En medio de este contexto, contar con un empleado que sepa cómo pensar fuera de la caja, que aporte ideas originales y no le tenga miedo a la innovación disruptiva, tiene un valor agregado considerable.

Comunicación

La capacidad de expresarse con claridad tanto verbalmente como a través de la escritura, es esencial en cualquier lugar de trabajo.

Cuando las personas se comunican de forma asertiva y apropiada, se pueden resolver los problemas y retos que aparezcan durante el desarrollo de los proyectos.

Por ejemplo, en una época de transformación digital y que requiere adaptación constante, comunicar los avances logrados en diferentes medios se hace esencial.

Liderazgo

Ser un líder no es algo natural para todas las personas. Las empresas de todo tipo necesitan líderes en diferentes departamentos que sepan dirigir a sus respectivos equipos. Todo en función de la consecución de los objetivos institucionales y comerciales.

Al mismo tiempo un analista de Marketing, por ejemplo, puede actuar como líder aunque no ocupe un puesto oficial de gestión.

Esta ubicación se refleja cuando estimula a sus compañeros a ser más productivos, comparte los conocimientos que adquiere y escucha con atención a los demás para identificar mejoras potenciales.

En este artículo te explicamos más sobre los tipos de liderazgo.

Resolución de problemas

No es un secreto que los empleados se encontrarán con obstáculos en cualquier entorno de trabajo.

Ya sea por un desacuerdo con un cliente o por determinar cómo ejecutar un proyecto con un presupuesto ajustado.

Los individuos tienen que superar los obstáculos de forma efectiva y eficiente, y para ello se necesita de la llamada escucha activa. Estos aspectos contribuyen al crecimiento de la institución.

Gestión del tiempo

De todas, posiblemente esta sea la menos popular, especialmente por la complejidad de la vida laboral moderna.

Saber administrar el tiempo de manera efectiva frente a tantas demandas competitivas es vital en el entorno profesional.

Manejo del estrés

Para mantener un ambiente positivo, cordial y eficiente, es importante que los empleados de la compañía sepan cómo manejar apropiadamente el estrés, actuando de manera serena y bien dispuesta ante los problemas.

Fit cultural

Se ha demostrado que la compatibilidad entre la conducta del individuo y los valores de una empresa se requiere para que una compañía tenga éxito.

Para los empleadores, es importante que los trabajadores encajen con la cultura de la empresa. Esto no solo los harán más felices, sino más productivos.

Cuando un empleado se identifica con la cultura, también es probable que desee trabajar para esa empresa por más tiempo.

Inteligencia emocional

Saber manejar las emociones en el espacio de trabajo contribuye a que, junto con otros valores esenciales, se fortalezca la cultura de la empresa. Adicionalmente, se requiere para formar y sostener equipos de alto rendimiento.

Dominio del Storytelling

Se resume en la organización de pensamientos y datos en una narrativa integral y holística.

Posiblemente esta soft skill aún no tenga mucha fama, pero en los equipos técnicos la capacidad de comunicar lo que hacen al público en general es vital para que se produzcan resultados.

Además, la necesidad de producir contenidos relevantes para la audiencia ya se hace urgente en todos los segmentos comerciales. En este sentido, la habilidad de contar buenas historias también es una gran ventaja competitiva.

Productividad personal

Es importante que los empleados sean capaces de aprovechar al máximo su jornada laboral, sobre todo ante una demanda de resultados cada vez mayor.

La transformación digital ha proporcionado el surgimiento de muchos softwares que estimulan el incremento de la productividad, acompañando la importancia de esta habilidad en el contexto profesional.

Pensamiento crítico

En el entorno laboral es imprescindible que los integrantes del equipo estén en capacidad de efectuar análisis objetivos, evaluar situaciones y contexto. Esto con la finalidad de que formen un juicio propio acerca de un tema específico.

5 factores clave para desarrollar soft skills

Es cierto que algunas soft skills forman parte de la conducta y las características innatas que posee un individuo.

Sin embargo, esto no significa que no existan estrategias para desarrollarlas. Ciertas iniciativas pueden contribuir a que el personal las aprenda. A continuación, hablaremos sobre algunos métodos.

1.Actividades de formación

Programar formaciones y planes de carrera que contribuyan al desarrollo de ciertas soft skills.

Por ejemplo, cursos que provean técnicas para:

  • trabajar en equipo;
  • estimular el pensamiento creativo;
  • mejorar la comunicación.

2. Cultura empresarial favorable al desarrollo del individuo

Las actividades de formación tendrán poco impacto, si dentro de la cultura empresarial no existe un liderazgo que promueva la aplicación de las soft skills en la cotidianidad.

Es fundamental que los líderes demuestren la valoración positiva de la comunicación eficaz, la actitud conciliadora, el pensamiento crítico y la creatividad, solo por mencionar algunas de las habilidades blandas más importantes.

3. Feedbacks oportunos

Esto va más allá de las tradicionales reuniones de supervisión y evaluación de resultados. Se asemeja a la relación entre un mentor y la persona que aconseja. Es conveniente que el empleado sienta que puede expresarse libremente y será escuchado.

Por otro lado, las actividades de retroalimentación grupal permiten que los nuevos miembros se adapten al rol que desempeñan.

Una muestra de ello es el focus group. Estas iniciativas también estimulan las labores diarias y contribuyen a la detección temprana de problemas.

4. Objetivos e indicadores bien elegidos

En este punto conviene recordar que la naturaleza de estas habilidades es diferente en comparación con las hard skills.

Así pues, los objetivos de productividad y rendimiento tienen que medirse de forma diferente.

Por ejemplo, para estimular las capacidades comunicativas, se recomienda programar actividades donde los empleados realicen al menos una exposición al resto del equipo sobre un tema determinado, a fin de que exista un proceso constante de retroalimentación.

De hecho aquí en Rock Content son muy productivos los encuentros que llamamos “Escuela de Rock”, que se hacen todos los jueves y consisten en una charla de media hora en la que uno de nosotros presenta lo que aprendió con un proyecto o una experiencia de vida.

5. Asignar responsabilidades complementarias

En esta iniciativa, a los miembros del equipo se les encargan responsabilidades que van más allá de sus tareas cotidianas.

Entre ellas destacan la comunicación de progresos, el control de los tiempos, y la documentación y el desarrollo del proyecto, solo por mencionar algunas alternativas.

Es importante destacar que las personas operan naturalmente con base en incentivos. Específicamente, hacen aquello que tiene una recompensa.

Para alentarlos no solo a comenzar su viaje de aprendizaje de soft skills, sino a continuarlo, las recompensas e incentivos son fundamentales.

¿Cómo reclutar considerando las Soft Skills?

Como vimos, las empresas necesitan de las habilidades blandas ahora y en el futuro. Con esto en mente, se debe saber que no basta únicamente con capacitar al personal actual de la compañía.

También es crucial asegurarse de que el nuevo talento que entra por la puerta esté listo con las habilidades más necesitadas desde el primer día.

Por lo general, reclutar personal con habilidades blandas es una tarea complicada.

Esto se debe a que implica entrevistas estructuradas que generan respuestas donde se incluyen detalles sobre el trabajo pasado de los aspirantes y las experiencias de la vida que contribuyen a quienes son hoy.

Asimismo, es posible aplicar pruebas de juicio situacional por las cuales el entrevistador coloca al candidato en un escenario hipotético y le pregunta cómo sería su desempeño en ese caso, lo cual repercutirá positivamente en el ambiente laboral de la compañía.

Finalmente, no hay dudas de que las soft skills descritas en este artículo forman parte de las competencias laborales que integran las carreras del futuro.

¿Quieres saber sobre estas futuras especializaciones? Adelantarse en el tiempo es importante. Por eso te invitamos a visitar nuestro artículo sobre las 15 profesiones del futuro ¡Sigue acompañándonos!

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *