Por Autor Invitado

Publicado el 5 de abril de 2020. | Actualizado el 29 de mayo de 2020


Estos días, más y más emprendedores se animan a abrir su negocio online.

El comercio electrónico lleva años creciendo, pero 2020 está siendo un caso excepcional: los consumidores compran por Internet más que nunca, lo que hace de este año el momento perfecto para embarcarse en el ecommerce ¡y empezar a vender online!

En este artículo queremos explicarte paso a paso todo lo que necesitas saber y hacer para montar tu propio negocio online. Desde cómo elegir qué y a quién vender hasta cómo empezar a promocionar tu negocio.

¿Preparado? ¡Empezamos!

  1. Elige un nicho de mercado
  2. Encuentra el producto perfecto y un proveedor
  3. Monta tu tienda
  4. Ponla a punto
  5. Secciones esenciales
  6. Métodos de pago
  7. Reseñas
  8. ¡Promociona tu negocio!

Elige un nicho de mercado

Antes de empezar a montar tu negocio, es muy importante que decidas a quién quieres dirigirte con él. 

La idea de vender a todo el mundo puede sonar tentadora, pero ya sabes lo que dicen: si tratas de agradar a todo el mundo, terminarás por no agradarle a nadie.

Es por eso que siempre recomendamos encontrar tu nicho de mercado: un grupo de personas con un interés o gustos específicos que conozcas desde dentro. ¿Tienes alguna afición o inquietud? Seguro que muchas otras personas comparten tus gustos.

Por ejemplo, puedes dirigirte a los amantes del yoga, skaters, amantes de los animales… ¡Todo vale! Lo importante es que sepas qué les interesa y respondas a sus necesidades.

Si te decantas por un nicho que conozcas desde dentro, partirás con ventaja:

  • sabrás dónde se mueve tu nicho y las redes sociales que utiliza. ¡Y podrás promocionar tu negocio con mayor facilidad!
  • Les ofrecerás exactamente los productos que quieren y necesitan, y ellos se enamorarán de tu negocio. 
  • Podrás estar al tanto de cualquier nueva tendencia o necesidad que pueda surgirles y adaptar tu negocio de acuerdo a estos cambios.

Ya sabes: antes de pasar a la acción, ¡encuentra tu público objetivo! Cuanto más cercanos sean sus intereses y los tuyos, mejor.

Elige el producto perfecto y un proveedor

Ahora que tienes un nicho al que dirigirte, te será más fácil pasar al siguiente paso: elegir qué vas a vender.

Naturalmente, tendrá que ser algo que se ajuste a sus necesidades, y cuanto más único sea, ¡mejor! Una buena manera de hacerlo es vendiendo productos de uso diario como leggins, camisetas o pósteres con tu diseño.

Así, ofrecerás un producto que tus compradores podrán usar a diario y que ningún otro vendedor online podría copiar.

Cuando tengas el producto en mente ¡busca un proveedor que te ayude a venderlo! Es importante que pienses tu producto antes de empezar a buscar tu proveedor.

De lo contrario, acabarás perdiéndote entre la infinidad de opciones que ofrece internet. Recuerda: decídete por un producto y no pares hasta encontrar el proveedor perfecto.

Hay muchos proveedores de dropshipping disponibles en internet. ¡Pero ojo! Porque no todos ellos son totalmente confiables. Busca un socio de dropshipping que cumpla con estas características básicas:

  • que ofrezca productos de calidad. Este es un punto crucial, ya que si los productos que vendes son de mala calidad ¡las críticas se las llevará tu tienda, aunque no los hayas tocado!
  • Que tenga buenas reviews. Cuando algún proveedor te parezca atractivo, busca reviews y opiniones de sus usuarios. Si son positivas, será una buena señal.
  • Que ofrezca información legal básica en su web. ¿Están registrados? ¿Tienen alguna dirección de contacto? Todo esto debería estar visible en su web.
  • Que ofrezca muestras. Te interesa ver los productos que vas a ofrecer a tus clientes antes de ponerlos a la venta. Si no te dan esa posibilidad ¡huye!

Si encuentras algún proveedor de dropshipping interesante y quieres más información ¡no dudes en ponerte en contacto!

Un proveedor en el que puedas confiar dará respuesta a todas tus preguntas y hará lo posible por que tu negocio salga adelante.

Monta tu tienda online

¡Ya tienes lo básico! Toca la parte divertida: abrir tu tienda online.

A no ser que tengas grandes conocimientos de programación, la opción más asequible y rápida de abrir tu negocio online mediante un marketplace o una plataforma de ecommerce.

  • Un marketplace es, dicho de una forma sencilla, un mercado online. Son páginas web que te permiten poner a la venta tus productos dentro de su propia plataforma. ¿Te suenan Etsy, eBay o Amazon? ¡Son algunos de los marketplaces más conocidos!
  • Una plataforma de ecommerce, por el contrario, es una página web que te permite crear tu propio negocio online desde cero (¡con tu propia página web!). Shopify, Wix o WooCommerce son algunas de ellas.

Si buscas una configuración sencilla y acceder a millones de compradores fácilmente, es probable que un marketplace sea la opción más adecuada para ti.

Sin embargo, si lo que buscas es una tienda online única, personalizada en torno a tus gustos y que haga destacar a tu negocio, puedes decantarte por alguna de las plataformas de ecommerce.

Cada plataforma tiene sus pros y sus contras, aunque, a la hora de elegir la que más se ajuste a tus necesidades, deberás fijarte en dos factores principales: su dificultad de configuración y sus tarifas.

Evalúa tu presupuesto y tus conocimientos técnicos para tomar la decisión más adecuada para ti. ¡Hay muchísimos marketplaces y plataformas de ecommerce en internet! Seguro que alguno se ajusta a tus necesidades.

Ponla a punto

Ya has decidido dónde y cómo abrir tu negocio online. ¡Toca trabajar en su aspecto!

Una tienda vistosa y funcional transmitirá confianza a tus visitantes y los convertirá fácilmente en clientes fieles.

Naturalmente, dependiendo de la plataforma que hayas elegido para tu negocio, tus opciones de personalización serán distintas. Sin embargo, hay algunos puntos básicos que tendrás que aplicar sí o sí:

Secciones esenciales

Si visitas cualquier tienda online, verás que la gran mayoría cuentan con las siguientes secciones. Todas ellas son imprescindibles en el proceso de conversión de tus clientes, así que recuerda añadirlas a tu negocio:

  • una página principal o home. La primera página que verán los clientes y donde podrás anunciar tus productos estrella o tus ofertas principales.
  • Las páginas de cada producto, en la que sacar a relucir cada uno de los productos que vendes. Aquí tendrás que añadir una buena descripción y fotos de calidad.
  • Una página Sobre mí o sobre nosotros, en la que la explicar quién eres y por qué te dedicas a esto.
  • Una página de preguntas frecuentes en la que responder a las dudas más comunes: tiempos de envío, la calidad de tus productos o cómo gestionas las devoluciones son buenos temas a tratar aquí.
  • Una página de políticas. Añadir unas buenas políticas de devolución y envío a tu negocio te ayudará a evitar futuros dolores de cabeza.
  • Una página de contacto, donde tus clientes puedan ponerse en contacto contigo en caso de tener alguna duda o problema mediante un formulario, email, teléfono…

Métodos de pago

Añadir métodos de pago conocidos a tu negocio hará que tus clientes se sientan seguros a la hora de pagar por sus pedidos, y esto se traducirá en mejores ventas.

PayPal y los pagos con tarjeta de crédito son un imprescindible en el comercio electrónico, pero hay muchas más opciones disponibles.

Descubre qué métodos de pago prefieren tus clientes y asegúrate de añadirlo a tu negocio. ¿Hay algún método de pago famoso en su país? ¿En qué moneda te van a pagar?

Hablando de pagos, recuerda asegurarte de que los pagos en tu tienda están bien sincronizados con tu proveedor. Así, podrán comenzar la gestión y el envío de tus productos tan pronto como el cliente realice su pedido.

Reseñas

¡Nada crea más confianza que ver que otros clientes están satisfechos con sus compras!

Anima a tus primeros clientes a dejar una reseña en tu web tras recibir sus pedidos ¡y lúcelas una vez las tengas! Añádelas a tu página principal o a tus páginas de productos para convencer a futuros visitantes.

¡Promociona tu negocio!

Ahora que tienes un negocio en marcha, toca salir y empezar a promocionarlo.

Conseguir tus primeros clientes puede resultar algo abrumador si no tienes experiencia, pero hay varios trucos que pueden ayudarte en esta fase:

  • utiliza el boca a boca y pide a tus amigos y familiares que compartan un link a tu negocio en tus redes sociales. Seguro que estarán encantados de hacerte el favor ¡y probablemente hagan algún pedido ellos mismos!
  • Descubre en qué redes sociales se mueve tu nicho y empieza a promocionar ahí tu negocio. ¿Twitter? ¿Facebook? ¿Instagram
  • ¡Utiliza hashtags para llegar a nuevas audiencias! Descubre qué hashtags utiliza tu nicho y los de la competencia y añádelos a tus publicaciones.
  • Anima a tus compradores a compartir fotos con tus productos en sus redes sociales. Seguro que les encantará ayudar a un pequeño negocio y lucir sus compras.

Todo listo para vender

Ya tienes todas las nociones básicas para abrir tu propio negocio online. ¡Solo te queda ponerte a ello!

Recuerda: ve paso a paso y, sobre todo, no desistas. ¡Tu sueño de tener una tienda online está más cerca de lo que crees!

Este contenido fue escrito por el equipo de Printful.

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *