Por Ivan de Souza

Analista de Marketing na Rock Content.

Publicado el 30 de junio de 2019. | Actualizado el 21 de agosto de 2019


En el mundo de los negocios, todo el tiempo están surgiendo nuevas ideas. Algunas funcionan y otras no. Fue, precisamente por eso, que se creó el concepto de MVP (Minimum Viable Product) o Producto Mínimo Viable, que no es más que la versión de prueba de un proyecto.

Si nunca ha oído hablar del MVP debes saber que se trata de una de las metodologías más utilizadas de la era digital en lo que respecta al desarrollo de nuevos productos.

No es por casualidad, el MVP evita perder tiempo y dinero en proyectos que no traerán los resultados esperados por las empresas, especialmente para las startups.

En este artículo hablaremos sobre la importancia de este método, el paso a paso para crear un PMV y los errores que debes evitar en este proceso. ¡Síguenos y aprende a usar este método!

¿Qué significa PMV?

MVP significa Minimum Viable Product, o en español Producto Mínimo Viable.

Los desarrolladores de productos saben que pueden surgir muchas ideas en la vida cotidiana, pero no todas son realmente interesantes.

A veces pensamos que algo puede ser extremadamente útil, hacer grandes ventas y tener éxito, pero la realidad resulta ser muy diferente, incluso realizando grandes esfuerzos de marketing y publicidad.

El problema con estos proyectos que no avanzan es la inversión y el tiempo destinado para su desarrollo.

Pero entonces, ¿cómo saber qué producto es realmente bueno o cuál debe ser priorizado? La respuesta es: ¡creando un modelo!

La idea detrás de un MVP es desarrollar una versión de prueba de tu proyecto, con una inversión y un tiempo financieros mínimos y que, al mismo tiempo, sea capaz de ofrecer los mismos valores que el producto ya terminado.

De esta manera, la idea se puede probar y, si se aprueba, será aplicada toda la estructura necesaria para su desarrollo.

Las startups son las que más utilizan concepto de MVP, pues generalmente tienen poco dinero y una idea central de gran novedad en el mercado.

Los responsables deben ser rápidos para desarrollarla y ponerla en práctica de la manera efectiva, captando recursos e invirtiéndolos en los puntos correctos.

Sin embargo, no pienses que solo las pequeñas empresas utilizan este concepto. Pequeñas, medianas o grandes, cualquier organización debe usar el Producto Mínimo Viable para optimizar sus recursos.

¿Por qué el PMV es tan importante para el éxito de un producto?

MVP es, conceptualmente, una forma inteligente de probar el éxito de una idea antes de invertir dinero o tiempo en ella.

Si nos detenemos a pensar, hay varios productos lanzados por las principales marcas que exigieron una alta inversión, pero no tuvieron el éxito esperado.

Sucedió, por ejemplo, con los productos alimenticios de la marca Colgate muy famosa por las pastas dentales.

La marca invirtió en la creación de alimentos como lasaña congelada para diversificar su mix de productos, pero los resultados no fueron atractivos.

¿Probaron el producto en el mercado antes de realizar la inversión? Si no lo hicieron, ¡deberían haberlo hecho!

El propio Facebook, hoy en día la red social más grande, ya fue un PMV. La plataforma fue probada por Mark Zuckerberg con sus colegas de la Universidad de Harvard.

El producto mínimo viable no es solo para definir si un producto es una buena apuesta o no. Crear un prototipo y probar la aceptación del mercado brinda valiosos feedbacks.

Es interesante utilizar la estrategia para formular el mejor producto. El proyecto final puede ser bastante diferente de esa prueba inicial, todo dependerá de la respuesta pública.

Lo importante es que incluso como MVP, tu producto mantenga una propuesta de valor central.

Es decir, ¿por qué tu producto es valioso y necesario para alguien? ¿Qué problemas resuelve? ¿Cuáles son sus diferenciales en el mercado en comparación con otras opciones existentes?

No importa si un producto es un PMV o no, lo esencial es que tenga estos valores para que la prueba sea, realmente, eficiente.

¿Cuál es el paso a paso para crear un Producto Mínimo Viable?

Ahora que sabes qué es un PMV, veamos cuáles son los pasos para crear uno de manera eficiente. ¡Vayamos juntos!

1. Define la propuesta de valor

Dijimos en el tema anterior que el punto principal de MVP es la propuesta de valor, por lo tanto el primer paso es precisamente definirlo.

Tu PMV debe responder con extrema precisión algunas preguntas sobre tu producto o servicio:

  • ¿Por qué el público lo necesita?
  • ¿Qué soluciones ofrece?
  • ¿Cómo lo utilizará el público?
  • ¿Por qué el público lo elegirá frente a competidores que ya están en el mercado?
  • ¿Qué es lo que realmente le agrega valor?

Estas preguntas ayudan en la fase de diseño del PMV para que este modelo represente los valores centrales del producto terminado y, por lo tanto, las pruebas sean eficientes y realistas.

2. Elige la audiencia correcta

La audiencia (o persona) de prueba para un Producto Mínimo Viable es muy importante. Debe tener las mismas características que el público objetivo de la empresa, de lo contrario, los resultados pueden desviarse de lo esperado.

3. Determinar el tiempo de prueba

Otro punto importante, es el tiempo de prueba que tendrá el producto o servicio. Si el período de tiempo es muy corto puede darnos una respuesta insuficiente, si en cambio, es un período muy extenso, puede perjudicar su lanzamiento al mercado.

4. Prueba la respuesta del mercado

El cuarto paso de la metodología PMV es probar con el público. Esta prueba es muy importante porque se trata nada menos que de saber si el mercado aprueba o no tu solución.

Si no das este paso, puedes invertir una cantidad importante de dinero, desarrollar un producto y luego, al lanzarlo al mercado, las ventas pueden ser decepcionantes y producir una gran pérdida.

Entonces, en esta fase de prueba, hay dos pasos a seguir, alfa y beta:

  • En la fase alfa, prueba tu Producto Viable Mínimo con un público más pequeño y controlado. Elige a las personas que participarán en la prueba.
  • En la fase beta, los usuarios del producto o servicio simulan tu audiencia normal.

A menudo vemos empresas con productos o servicios destacados en fase beta. Cuando esto sucede, la solución declara de forma explícita que todavía está en esta fase y puede sufrir cambios hasta llegar a la etapa final.

En estas dos pruebas, lo esencial es que la empresa pueda interpretar la receptividad del público, el éxito de la propuesta de valor y las mejoras que deben realizarse de inmediato.

5. Interpretar los feedbacks recibidos

El quinto paso es la interpretación de tu MVP. Ahora debes recopilar comentarios de los usuarios e interpretar estos datos evaluando si el producto o servicio está realmente listo para ser lanzado, qué modificaciones son necesarias o si esa idea no es tan interesante.

Debes tener mucho cuidado con los comentarios, filtrar lo que es interesante para ser evaluado de lo que no tiene mucho sentido para tu negocio y, por supuesto, saber que a través de esa solución buscas rentabilidad.

6. Modifica el producto o servicio

El último paso es aplicar la información generada en el diseño del producto final. Si hay muchos cambios puedes repetir la experiencia, pero no dejes que este proceso se extienda demasiado para no perder el timing de su comercialización.

¿Qué errores no se pueden cometer al crear un Producto Mínimo Viable?

En el tema anterior, vimos cuáles son los pasos para crear un PMV. Ahora veremos qué es lo que no se debe hacer durante este proceso.

Trabajar con un público muy amplio

En las fases alfa y beta, la audiencia no debe ser demasiado grande, de lo contrario pueden surgir varios problemas.

Por ejemplo, en la fase alfa, es posible que el producto aún no esté completamente desarrollado, y si la audiencia es demasiado grande, puedes perder el control sobre el proceso y la gente tendrá una mala impresión de la solución, lo que afectará las ventas cuando sea lanzado.

Además, ten en cuenta que ese producto o servicio es una idea que aún no se ha implementado en el mercado. Por lo tanto, es importante mantenerlo en secreto para que otra empresa no recopile la información y la desarrolle antes que tú.

Extender demasiado el tiempo de prueba

Otro error que debes evitar es extender demasiado el tiempo de prueba. Este período se debe utilizar para evaluar el feedback del público, encontrar los cambios necesarios y perfeccionar tu producto, usando técnicas de design thinking.

Si este tiempo es demasiado extenso, puedes perder el timing de la solución o regalarla a otros empresarios. En la fase de planificación de un Producto Mínimo Viable, es interesante definir el tiempo de ejecución de las pruebas.

No tener en cuenta los feedbacks

Desafortunadamente, muchas personas crean productos o servicios para sí mismos sin pensar en lo que el público realmente necesita y quiere.

Recuerda que las características de la audiencia deben tenerse en cuenta al diseñar la solución y esto es lo que probarás en el PMV.

En conclusión

En esta publicación vimos qué es un PMV, su importancia para el desarrollo exitoso de productos y servicios, las mejores prácticas y los errores que debes evitar.

Es muy importante que se sigas este paso a paso para la creación de un PMV y obtener buenos resultados, evitando que una buena idea sea desperdiciada.

Finalmente, debes tener en cuenta que un Producto Viable Mínimo no es “una versión más barata de un producto”, sino una prueba de si la propuesta de valor y todo el formato de la solución son apropiados para el público y el mercado.

Ahora que sabes todo sobre MVP, ¿qué tal estudiar otro concepto que involucra el rendimiento del producto, el CVP? ¡Quédate con nosotros y aprende aquí cuál es el Ciclo de Vida de un Producto y por qué es tan decisivo en la disputa de clientes!

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *