22 consejos para mejorar las habilidades de comunicación de un emprendedor

Las habilidades de comunicación son esenciales para cualquier profesional, especialmente para los emprendedores, que se encargan de muchos contactos y relaciones interpersonales.

habilidades de comunicación

    La comunicación es una habilidad fundamental para un emprendedor, ya que puede obtener diversas ventajas como expresar sus ideas, ser una influencia, conectar con las personas, entre otros.

    A pesar de no ser la única destreza que debe tener un profesional, ya que también necesita conocer aspectos de gestión financiera, debe saber administrar su negocio, hacer inversiones, estar actualizado en cuanto a los avances tecnológicos, etc., es sin duda, fundamental.

    Pensando en eso, hicimos este artículo con tips increíbles para mejorar tus habilidades de comunicación. 

    ¿Quieres saber cuáles son esas habilidades? Continúa leyendo y aprovecha para aplicar estos técnicas en tu día a día.

    22 técnicas para mejorar las habilidades de comunicación

    La comunicación es una capacidad fundamental en cualquier momento de la vida y es un punto clave entre ser un profesional común o ser capaz de destacarse de la competencia

    Cuando aplicamos este concepto al emprendimiento, podemos ver que, las habilidades de comunicación ayudan en la gestión de proyectos, aumenta la productividad y la sincronía entre diferentes colaboradores (que pueden o no ejercer funciones diferenciadas), mejorar el clima organizacional, etc.

    Contar con habilidades de comunicación ofrece diversos beneficios al negocio, auxiliando en la atención al cliente y permitiendo una conversación más fluida con los colaboradores. 

    Así que si lo que buscas optimizar tus resultados como emprendedor, debes tener en cuenta las siguientes 22 habilidades de comunicación, ¡continua leyendo!

    #1. Conviértete en un buen oyente 

    Por más que no parezca, ser un buen comunicador implica ser un buen oyente y es muy importante en la conversación debido a que:

    • ayuda a entender mejor a las demás personas;
    • permite colocarnos en el lugar del otro;
    • construir relaciones;
    • demuestra respeto.

    Por eso, aprovecha las oportunidades que aparezcan para oír, prestando atención y respondiendo. ¡Ya verás!, el resultado puede ser sorprendente.  

    #2. No interrumpas o hables junto con tu interlocutor 

    Interrumpir a tu interlocutor o hablar mientras él lo hacer, representa una falta de respeto. Claro que esto puede suceder de vez en cuando, sin embargo, esta situación debe ser evitada de a toda costa. 

    En este sentido, es importante destacar que cuando hablamos con otra persona y la interrumpimos, da la impresión que nos importa lo que esta está afirmando y que, según nosotros, lo que tenemos a decir es más relevante. 

    A parte, el acto de interrumpir al interlocutor indica que no crees en él o no te interesa y que, por eso, quieres controlar la charla. 

    #3. Haz paráfrasis del discurso de tu interlocutor 

    Cuando es usada en exceso en una charla, la paráfrasis puede ser bastante densa, pero dependiendo de la situación puede ser intensamente útil. 

    Por ejemplo, en una conversación necesitas estar 100% seguro de lo que tu interlocutor está diciendo, confirmar por medio de una paráfrasis es una excelente idea. Otro punto positivo de este recurso es que demuestra que estás prestando atención en el discurso del interlocutor. 

    #4. Escucha activa  

    Tal vez no sepas, pero existen dos formas de escuchar: la pasiva y la activa.

    Escucha pasiva

    Sucede cuando, aparentemente, tienes una charla con alguien, pero la verdad es que estás apenas oyendo lo que el otro dice. O sea, no contribuyes dialogando, argumentando, respondiendo, etc. 

    Escucha activa

    Aquí, tu actitud es la de responder al otro tendiendo como base el contenido del que habla tu interlocutor. 

    Como debes haber percibido, escuchar de manera activa denota respeto y ayuda a establecer una relación. 

    #5. Haz contacto visual 

    Muchas personas no se fijan, pero acostumbran mirar hacia abajo o para los lados cuando están charlando con otras personas. 

    Esto es un problema muy grande para la comunicación porque demuestra falta de confianza, respeto o hasta puede tomarse como si se contara una mentira. 

    Por eso, no dejes de hacer contacto visual. Esta actitud contribuye para que la persona con la cual fluye la comunicación identifique que estás enfocado y atento a la conversación. 

    #6. Estipula una meta para la interacción 

    Si los tips hasta acá parecían un poco obvios para ti, fíjate que este consejo escapa de esa percepción. Eso porque es difícil encontrar a una persona que defina una meta antes de iniciar un diálogo.  

    #7. Incluye al interlocutor en las soluciones 

    Así como es importante mostrar que estas atento a la conversación respondiendo al interlocutor, también es recomendado incluirlo en la solución. 

    Por ejemplo, al contrario de decir que irás a hacer determinada cosa, dile “nosotros”, o sea, que los dos juntos realizarán la acción. 

    Esta actitud incentiva a la persona a comprometerse. Sin embargo, cuando hagas un halago, no utilices el pronombre “nosotros”, elogia solamente a la persona. 

    #8. Ten respeto por ti y por el otro en situaciones delicadas 

    Ya fue dicho que el respeto es una condición importante, pero cuando está en pauta un asunto más delicado, éste se hace aún más necesario. 

    En ese caso es importante:

    • mirar a los ojos del interlocutor;
    • escuchar su argumento, ya que es una manera de mostrar que estás considerando lo que dice;
    •  demostrar que es una conversación no un monólogo, o sea, tanto tú como él pueden participar y responder. 

    Además, es importante ser firme al emitir una opinión sin dejar al margen la cordialidad. Vale la pena optar por una conducta más empática y abstenerse de una postura agresiva. 

    #9. Pregunta siempre 

    Hacer preguntas no es algo aburrido o cansador. Al contrario de lo que se cree, es una forma de entender mejor la postura del otro y aclarar posibles dudas. 

    Haz siempre preguntas objetivas y claras para confirmar lo que fue entendido. 

    Cuando el objetivo es aclarar un asunto, lo mejor que puedes hacer es estructurar preguntas más amplias como “¿por qué piensas eso?”, “¿cómo llegaste a esa conclusión?”. 

    #10. Pon atención al tono de voz 

    Uno de los grandes problemas durante la comunicación es el hecho de que las personas asumen un tono de voz alterado cuando abordan determinadas temáticas. 

    Esto puede suceder elevando el volumen de voz, lo que puede demostrar agresividad y falta de paciencia, o dar la impresión de que la persona es falsa o irónica. 

    Es fundamental que siempre recuerdes que no solamente el contenido del mensaje importa, ya que también es relevante considerar la forma como éste es emitido. 

    Otro punto que merece atención, es la postura corporal debido a que determinadas señales comportamentales pueden causar mala impresión en el interlocutor. 

    Cuando las personas no ponen atención es estos aspectos, acaban teniendo graves problemas de comunicación con sus colaboradores, inversionistas y colegas de trabajo.

    #11. Critica de manera objetiva 

    Siendo un emprendedor, es común que hagas elogios a los colaboradores, pero existen situaciones que requieren críticas. Cuando llega este segundo momento, es importante ser objetivo. 

    La finalidad de este tipo de conversación es criticar un comportamiento inadecuado y no a la persona en sí. 

    Por eso, debes tener cuidado con las palabras que utilizas para no indicar que el colaborador es totalmente inadecuado. 

    Demuestra que él cuenta con puntos positivos y negativos, y que, si trabaja para mejorar lo que es necesario, será un profesional de excelencia. 

    Recuerda que por más que la personalidad no pueda ser modificada de un momento para otro, la persona puede manifestar una mejor postura, más adecuada y abierta a los cambios positivos.  

    #12. Utiliza ejemplos para argumentar 

    Una manera de ser objetivo es no hacer rodeos y usar ejemplos al argumentar. Los ejemplos ayudan a reducir la generalización y la imprecisión. 

    Por lo tanto, cuando hables sobre retrasos, por ejemplo, no digas que el colaborador siempre llega después del horario de ingreso. Especifica que, en el último mes, llegó atrasado diez veces. 

    Un aspecto que demanda consideración es que es importante usar ejemplos en reuniones, ya que las hace aún más interesantes porque proporcionan una visión más práctica de los asuntos, acercando los temas a la realidad de las personas y empresa.

    Considera usar historietas y ejemplos que potencialicen lo que estás diciendo y mejoren la comprensión.  

    Observación: Los cuentos son una buena forma de argumentar porque ayudan en el proceso de persuasión y en la activación del cerebro. 

    #13. Evita usar “pero” 

    Cuando dices que algo está correcto, pero hay una cosa equivocada, la otra persona termina poniendo atención exclusivamente a la crítica, en vez de comprender la consideración positiva involucrada en la oración. 

    Por eso, siendo posible, usa “y” para sustituir el “pero”. 

    Por ejemplo, si crees que una idea puede ser mejorada no digas «Me gustó la idea, pero necesita ciertos ajustes», mejor di «Me gustó la idea y sé que podemos pensar en estrategias para aumentar su eficacia».

    Eso hace que la persona se sienta más confortable para oír las críticas y las vea de forma positiva. 

    #14. No te pongas a la defensiva 

    Las personas acostumbran a tener una posición de defensa y muchas veces no identifican que están asumiendo ese rol, esto ocasiona innumerables y grandes problemas en la comunicación. 

    Este comportamiento no ayuda ni al interlocutor ni a ti.

    Salir de esa postura de defensa ayuda a:

    • aumentar la capacidad de oír argumentos;
    • llegar a un acuerdo;
    • conectar con los demás.

    Así que lo ideal es que tengas una postura afectiva, demostrando que sabes lo que quieres y estás dispuesto a escuchar diferentes argumentos. 

    #15. A veces es mejor guardar silencio 

    En muchos momentos de la vida, las personas precisan saber cuándo deben quedarse quietas y que a veces es mejor no conversar, ofreciendo de esta manera, tiempo para pensar sobre la respuesta y lograr organizar sus pensamientos. 

    En el mundo empresarial también es así, porque una oración desestructurada y no pensada puede arruinar un negocio.  

    A parte de esa cuestión, el silencio también hace parte de una de las buenas habilidades de comunicación, por eso, ejercitar su uso es fundamental para no ser mal interpretado. 

    Recuerda no confundir saber silenciar en el momento oportuno con quedarte callado todo el tiempo. Equilibra esos dos elementos y tendrás mejores resultados en el proceso de comunicación. 

    #16. Ten empatía 

    La empatía es un sentimiento muy necesario porque permite que una persona se coloque en el lugar del otro, intentando comprender sus razones. 

    En el mundo corporativo, ejercitar la empatía es una forma de aprender, por ejemplo, a comprender los problemas personales de los colaboradores que, invariablemente, interfieren en el trabajo. 

    En ese sentido, es importante saber que existen diferentes puntos de vista y que cada persona ve las cosas de acuerdo a su visión, cultura, educación y valores. Por eso, no juzgues las actitudes de los otros, intenta siempre entender a las demás personas.

    #17. Haz un script para conversar de forma casual 

    Hasta puede parecer extraño, pero conversaciones casuales pueden generar problemas para los involucrados.

    Por eso, crear un script para conversar casualmente, es una forma de salir de los momentos de silencio abrumador. 

    Una técnica que acostumbra a ser bastante efectiva en las charlas comunes es hablar sobre la familia, recreación, ocupación y deseos. 

    Considerando estos asuntos, consigues conversar conociendo mejor a los compañeros de trabajo y colaboradores.

    El script permite que profundices la conversación y encuentres intereses en común. 

    #18. Habla de acuerdo a tu público 

    Puedes tener algo que decir, pero dependiendo del público, precisas ajustar la manera como emites el mensaje. 

    Por ejemplo, para un colaborador de producción, hablar en capital de giro e inversiones utilizando términos técnicos no es adecuado, es mejor explicarle que necesita aumentar la productividad porque la empresa está con pocos recursos disponibles.

    Es decir, un mismo mensaje puede ser encaminado de diferentes maneras y depende de ti ajustarlo de acuerdo al público para lograr obtener la máxima atención y comprensión. 

    #19. Ejercita la positividad 

    La positividad es una característica que realmente hace diferencia en la vida de las personas. 

    Siendo un emprendedor es bastante normal recibir noticias negativas por imprevistos que suceden, sin embargo debes:

    • saber mantener una postura positiva;
    • comprender los problemas;
    • aceptar que que no siempre pueden ser superadas las expectativas.

    Así logras mantener una buena comunicación y no perder la razón, y también tr ayuda a visualizar mejor las soluciones para los problemas. 

    #20. Mantén un foco en los resultados de la conversación 

    Una charla en un ambiente corporativo siempre tiene una meta. 

    Aprende a enfocar los resultados esperados es una forma de evitar desvíos y argumentos innecesarios. Así, que ten presente mantener la objetividad. 

    #21. Solicita feedbacks 

    El feedback es una técnica utilizada para indicar a los colaboradores sus puntos positivos y negativos, mostrando también lo que se espera de su trabajo. 

    Pero ese método también es útil para la alta gestión. Así, es relevante que el emprendedor y/o gestor solicite feedbacks porque esa es una manera de mejorar la comunicación.

    Por medio de estos es posible saber si los interlocutores están entendiendo bien el mensaje, o sea, si la información se está transmitiendo adecuadamente.

    #22. Ofrece una respuesta luego de una conversación 

    La charla puede ser buena, clara y objetiva, pero si no proporcionas una respuesta algunas horas o días después, el resultado será negativo. 

    El interlocutor debe saber lo que pretendes hacer y cuáles acciones estás tomando para solucionar la situación. 

    El feedback puede ser hecho por medio de otra conversación, e-mail, teléfono, WhatsApp, etc. El objetivo es mostrar lo que estás haciendo y también entender la reacción del interlocutor luego de la conversación. Así, ambos salen ganando. 

    ¿Te gustaron los 22 tips para mejorar las habilidades de comunicación? Sigue aprendiendo sobre este tema: lee nuestro contenido sobre rapport y su importancia durante las ventas. ¡Te será muy útil!

    Cuota

    Suscríbete y recibe los contenidos de nuestro blog

    Recibe acceso de primera fuente a nuestras mejores publicaciones directamente en tu caja de entrada.

    Related Posts

    ¿Te gustaría recibir más contenido de altísima calidad como este y de forma totalmente gratuita?

    ¡Suscríbete para recibir nuestros contenidos por e-mail y conviértete en un miembro de la Comunidad Rock Content!

    Nuestro sitio web está optimizado para cada país en el que operamos.

    Ir al sitio web en español ->