Por Ángel López

Abogado, redactor & revisor de contenidos de Rock Content.

Publicado el 14 de octubre de 2019. | Actualizado el 23 de abril de 2020


La mentoría o mentoring es un proceso de desarrollo personal donde actúan dos intervinientes. En primer lugar, está el mentor, quien tiene vasta experiencia en un ámbito en particular, encargándose de enseñar, aconsejar, guiar y ayudar al segundo actor, el pupilo, buscando su íntegro crecimiento tanto personal como profesional.

Este proceso tiene como finalidad lograr un óptimo desenvolvimiento de las funciones del pupilo, mediante la transferencia del conocimiento acumulado en las personas dentro de una organización y/o sociedad que puedan aportar sus experiencias a su favor.

Esto también se conoce como transmitir el “know-how“.

Un aspecto importante a tener en cuenta, es que, normalmente, ambas partes participan voluntariamente en pro de lograr el objetivo.

Si quieres aprender más a fondo sobre esta excelente práctica, entonces, ¡debes seguir nuestra lectura hasta el final!

Primeramente, nos enfocaremos en la mentoría empresarial, luego explicaremos y ejemplificaremos los distintos tipos de mentorías y sus beneficios en el cumplimiento de las metas, tanto en el ámbito organizacional como personales.

¿Qué es la mentoría empresarial?

El mentoring empresarial es una práctica mediante la cual se adquiere un compromiso entre dos o más personas para compartir conocimientos tanto teóricos como técnicos.

Su finalidad es motivar al aprendiz y/o al mentor para aumentar su productividad en la compañía.

¿Cuáles son las etapas de la mentoría?

Existen diversos elementos que todo programa de mentoría debe seguir para asegurar el éxito y determinar el alcance de la estrategia, conócelos a continuación.

1. Trazar objetivos factibles

Para fijar metas palpables en el mentoring, debes responder a las siguientes preguntas:

¿Qué logros empresariales necesitas cumplir?

No existe una única respuesta, puesto que pueden ser muy variadas y vinculadas entre sí, por ejemplo:

  • transmitir conocimiento;
  • compromiso laboral;
  • aumento de productividad;
  • diversidad en las capacidades y facultades de cualquier tipo de trabajadores, tanto para el CEO como para nuevos colaboradores de la empresa;
  • retención de personal calificado y reducción del turnover.

Estos factores pueden trabajarse en conjunto.

¿El clima organizacional permite tener mentores?

Debes conocer el capital humano de tu empresa como factor clave de su economía.

¿Quién será tu equipo de steakholders?

También debes conocer a los individuos u organizaciones que se encuentren interesadas en tu empresa y en el proceso que llevarás a cabo.

¿Cuál es tu presupuesto?

Para asegurar la correcta ejecución de tu estrategia, debes conocer el capital con el que cuentas.

2. Determinar mentores y pupilos

Para determinar quién será el responsable de este proceso como mentor, ten en cuenta lo siguiente:

  • debe estar dispuesto a fomentar el desarrollo del pupilo;
  • debe ser una persona confiable y con tiempo disponible para comprometerse.

Ahora bien, ¿cómo sería el pupilo ideal?

  • debe tener ganas de aprender;
  • interesado en progresar dentro de la organización.

De esta forma, tendrás mayores probabilidades de alcanzar el objetivo deseado.

3. Incluir capacitaciones formales

Combinar capacitaciones formales con la mentoría hará mucho más efectiva la estrategia para el pupilo. La compañía puede organizar seminarios, talleres o capacitaciones online para ejecutar un programa de mentoring más productivo y didáctico.

Debe aplicarse en ambas partes, puesto que necesitan estar capacitadas para poder transmitir información correctamente (mentor) y que sea asimilada a cabalidad (mentee).

4. Implementar el programa

Al tener una planificación bien elaborada, solo queda ejecutar el plan, ver cómo funciona y hacer correcciones.

5. Realizar evaluaciones

Para evaluar efectivamente el programa, debemos tener en cuenta ciertos elementos claves dependiendo de las metas trazadas.

Por ejemplo, si el objetivo era la retención del talento en la empresa, esto puede ser medido a través de estadísticas de retención, el feedback de los empleados y su nivel de compromiso.

Beneficios de la mentoría empresarial

Este tipo de mentoría tiene marcados beneficios que la hacen una práctica imprescindible para el desarrollo profesional del involucrado en el proceso y para el ambiente de la empresa.

Sus principales ventajas son:

  • aumento de la productividad;
  • desarrollo de conocimientos y habilidades;
  • fomento y retención del talento;
  • desarrollo de liderazgo;
  • optimización del ambiente laboral de la organización.

Por el carácter multidisciplinario del mentoring, puede ser empleado en toda la estructura empresarial con el objetivo de conquistar un óptimo progreso.

Otros tipos de mentorías

Hay varios tipos de mentorías para el para el desarrollo profesional y laboral que puedes adoptar en tu estrategia. Conoce sus características a continuación.

Mentoría formal e informal

En la mentoría formal, el proceso de mentoring se basa en una relación contractual entre el mentor y el aprendiz, por ejemplo, los programas de capacitación empresarial.

Este tipo de mentoría es ideal para CEOs.

Por otro lado, la informal no tiene una metodología de pautas a seguir ni aspectos a evaluar. Ambas partes determinan y establecen las condiciones.

Mentoría entre pares (peer to peer)

Es una mentoría “de igual a igual”. Los intervinientes se encuentran en un mismo nivel jerárquico, brindando asesoramiento, apoyo y entrenamiento de habilidades.

Debido a su naturaleza se frecuenta en el ámbito académico, no siendo excluyente para su implementación dentro de una organización.

Mentoría situacional

Se trata de un programa de mentoring para el desarrollo de una habilidad o con una finalidad específica.

Cross mentoring

Consiste en el intercambio de mentores y aprendices.

Cuando es usado en el ámbito empresarial, la metódica es cambiar a los trabajadores de su sector a otro, con la finalidad de que conozcan las prácticas y labores de los demás departamentos y tengan una visión más amplia sobre la cadena productiva de la compañía.

También es una excelente práctica para los directores ejecutivos.

Mentoría grupal

En este caso, el mentor se reúne con un grupo de mentees al mismo tiempo quienes participan en un mismo proyecto o tienen un interés en común.

No se crean relaciones individuales, por el contrario, se busca el bienestar común del grupo. Pueden ser reuniones presenciales o en línea para el seguimiento y/o actualización de información.

Para finalizar

Para convertirte en un experto en el tema, debes saber diferenciar entre el coaching y la mentoría.

El coaching busca resultados a corto o mediano plazo y dentro del entorno laboral del coachee, por otro lado, el mentoring, se enfoca en el desarrollo personal del individuo tanto para su entorno laboral actual, como para los futuros.

La mentoría busca aconsejar, guiar y desarrollar habilidades en el individuo para que pueda crecer en términos personales y/o profesionales íntegramente.

Por esta razón, es que el mentoring empresarial se posiciona como una de las técnicas más importantes en la actualidad, puesto que, permite obtener mayor productividad de la mano de obra y un mejor aprovechamiento de los recursos de la empresa.

Antes de irnos, te invitamos a que conozcas y apliques otra técnica denominada “Dinámicas Grupales”, la cual coadyuva en el proceso de ejecución del mentoring. ¡Conoce las principales actividades de integración para empresas!

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *