Por Redator Rock Content

um de nossos especialistas.

Publicado el 29 de septiembre de 2018. | Actualizado el 25 de junio de 2019


El branding es un componente importante de la identidad de la marca y un gran diferencial en las estrategias de marketing ¡Entiende cómo puede beneficiar a tu institución educativa y comienza a aplicarla ahora mismo!

El aumento de la competencia ha hecho que el sector de la educación comenzara a invertir más en marketing. Eso es muy comprensible, ya que el desafío, hoy en día, es asegurar diferenciales competitivos para la prestación de servicios en esa área.

Los proyectos de branding para Instituciones de Educación Superior pueden ser la gran diferencia en esta estrategia.

Pero ten cuidado, no es tan simple: es necesario, antes que nada, hacer una inmersión en los valores de la institución y ver cómo asociarlos a las demandas de tu público de interés. Sin lugar a dudas es un esfuerzo que vale la pena.

Los proyectos de branding en el sector de la educación no solo ayudan a captar nuevos alumnos, sino que también son importantes para trabajar estrategias de retención de estudiantes. Cuanto más puedas evidenciar las propuestas de valor de la institución de enseñanza, mayores serán las posibilidades de construir percepciones positivas sobre la marca.

En este post vamos a presentarte el concepto, mostrarte cómo puede ser aplicado el branding en el área de enseñanza e indicarte los principales beneficios obtenidos con las inversiones en esa actividad.

¿Vamos?

Brand x Branding

Para explicar el concepto de branding, vamos a empezar aclarando que no estamos hablando de brand (marca), que son los elementos que sirven para identificar a una institución: nombre, logotipo, colores y el diseño aplicado a la identidad visual.

Mantente atento: cuando hablamos de branding, el enfoque es el proceso de gestión de la marca. Por eso la necesidad de pensar en todas sus formas de expresión. Cuando está bien hecho, no importa dónde o cómo las personas tendrán contacto con la institución, pues van a recibir un mensaje único.

En la práctica, esto quiere decir que todos los públicos que se interesan por los servicios de la institución serán capaces de identificar los valores y los conceptos que forman parte del establecimiento.

Por supuesto, la identidad visual es un aspecto fundamental para el branding, pero no podemos decir que es el único. En ese tipo de proyecto, las atenciones se vuelven hacia el conjunto de actividades responsables por definir la personalidad de la marca.

Branding contempla la aplicación de estrategias específicas para darle valor a todas las expresiones de la marca y, por eso, es tan importante el uso de la comunicación, del marketing, del diseño, etc.

Abordaremos en los próximos tópicos los beneficios de invertir en proyectos de esta naturaleza. Pero ahora vamos a ver qué debe ser considerado en su aplicación.

Guía sobre Branding

Descárgala gratis y comienza a aplicar los conceptos a tu desarrollo de marca


Branding para Instituciones de Educación Superior: cómo empezar

Precisamente, por su importancia para el negocio no es posible imaginar un proyecto de branding sin una planificación previa bien estructurada.

A la hora de planificar, ten en cuenta que la definición de los valores clave de la institución es prioritaria, así como el conocimiento de las demandas de los diversos públicos que se relacionan con el establecimiento.

¡Vamos a ver cómo funciona en la práctica!

Propuestas de valor

Es común ver centros de enseñanza fracasando en sus proyectos porque los gestores no le dieron la debida atención a los estudios iniciales sobre los ambientes interno y externo.

Cada organización tiene sus particularidades, pero es difícil pensar en la construcción de marcas fuertes en el área educativa sin trabajar valores como:

  • integridad académica;
  • inserción laboral;
  • experiencias proporcionadas a los alumnos;
  • un entorno adecuado para favorecer el proceso de aprendizaje.

El desafío es identificar las competencias que pueden diferenciar la marca. En este caso, considera que los diferenciales pueden “surgir” de varios frentes, desde los más simples, como por ejemplo la ubicación de la institución o incluso su historia, hasta la elección de determinados nichos de mercado.

Dependiendo de la estructura, las propuestas de valor también pueden basarse en aspectos más funcionales, como instalaciones, cursos ofrecidos, actividades extra, programas de intercambio, etc.

Públicos prioritarios

Es importante considerar que los valores clave de la institución necesitan ser analizados teniendo en cuenta el interés y los deseos del público. En el área educativa, esta tarea es un poco más compleja, ya que este análisis debe involucrar a todos los agentes que participan en el proceso de aprendizaje de los alumnos.

Internamente necesitamos considerar la visión de la dirección de la institución, pero también del cuerpo docente, de los funcionarios y de los propios alumnos, sin hablar de la comunidad académica. Como el objetivo es entender la percepción sobre la imagen de la marca, no se puede dejar de fuera a ninguno de esos actores.

Externamente, el primer paso es entender las demandas de los que realizarán la prueba de ingreso. En las instituciones de enseñanza superior, son el público prioritario. Es importante considerar que, en el caso de ese target, su decisión es influida, en la mayoría de los casos, por los padres y / o responsables — son ellos quienes van a arcar con los costos y darle contención al estudiante.

Los que actúan con cursos de posgrado tienen, además, otro público para ser trabajado: las empresas, ya que es común que los empleadores participen de alguna forma de ese proceso.

Paso a paso del proyecto de branding

Una vez hecho este primer paso, es decir, el análisis sobre la esencia de la marca y las exigencias de los públicos de contacto, es hora de ejecutar el proyecto. Es importante que sigas los siguientes pasos:

  1. desarrollo de la estrategia, definiendo el posicionamiento y los atributos que sostendrán el proyecto y traducirán sus valores;
  2. elaboración de la identidad visual, considerando: gráficos, colores, estilo, tipografía y lenguaje;
  3. elección y desarrollo de las estrategias de marketing;
  4. gestión de la marca, cuidando sus diversas manifestaciones en las interacciones con el público.

Cómo trabajar la comunicación

Estructurada la propuesta de actuación, es importante que esté adecuadamente alineada con las estrategias de comunicación. Considerando el perfil del público de las Instituciones de Educación Superior, no tiene sentido ignorar las posibilidades existentes en el marketing digital.

La producción de contenidos ha funcionado muy bien, ayudando a evidenciar la autoridad de la marca en este segmento y a mostrar el dominio que tiene sobre el asunto.

Otra cuestión importante: con el Marketing de Contenidos en instituciones educativas es posible desarrollar estrategias adecuadas para todos los públicos de interés de la marca y atender sus demandas en cada una de las fases del embudo de marketing.

Por más que el sector tenga sus particularidades, el proceso de decisión del alumno no difiere del adoptado en otros sectores.

La jornada del estudiante comienza con el descubrimiento de un problema (detectó la necesidad de hacer el curso), pasa por la investigación de las opciones disponibles en el mercado (consideración), por la toma de decisión y, finalmente, la firma del contrato de matrícula.

Para cada una de estas etapas tenemos cómo entregar contenidos importantes para la orientación del público. Y el desarrollo de esta estrategia se optimiza cuando la institución tiene un proceso de gestión de marca bien hecho.

4 beneficios del branding para Instituciones Educativas

En el caso específico de las Instituciones de Enseñanza, el branding es esencial para asegurar que la institución consiga contar su historia, mostrar el valor de sus actividades y destacar los diferenciales que le ofrece a su público.

En líneas generales, podemos decir que un proyecto de esta naturaleza ayudará al establecimiento de enseñanza en cuatro frentes cruciales para su éxito:

1. Reputación

Tener una identidad propia y bien trabajada en varios frentes facilita la comunicación y genera más credibilidad para la marca, lo que es fundamental para organizaciones que se comprometen con el desarrollo personal y profesional de sus alumnos.

2. Vínculo con los stakeholders

Al establecer y cuidar de la expresión de los valores de la institución, el establecimiento de enseñanza no sólo mejora la relación con sus alumnos, sino que los impactos son positivos en toda su cadena productiva, es decir, las iniciativas van a involucrar a todos los públicos con los que la marca se relaciona.

3. Fidelidad a la marca

Quien nunca participó activamente en un proyecto de branding puede pensar que es un poco exagerada la afirmación de que la gestión de marca influye directamente en la lealtad hacia la marca.

Pero eso no sucede por casualidad. Pensando en el caso de las instituciones de enseñanza, un posicionamiento adecuado y la evidencia de la propuesta posibilitan una conexión más fuerte con sus diversos públicos de interés.

Otra cuestión importante es la eficiencia obtenida a través del marketing. Con objetivos bien definidos, las acciones en esa área se vuelven más precisas y acertadas, una vez que son trabajadas en bases más consistentes.

Blog, sitio web, redes sociales y medios de comunicación pagos serán empleados para reforzar los atributos positivos de la organización

4. Aproximación con los estudiantes

Una de las formas de valorar el branding para las instituciones de educación es el trabajo realizado en las instalaciones, garantizando que la ambientación exprese los diferenciales de la marca de manera adecuada y, por supuesto, coherente con su esencia.

Mantente atento: para que no haya fallas, es necesario trabajar la comunicación visual del establecimiento, así como toda la parte de atención al alumno. Recuerda que las estrategias deben estar adecuadamente alineadas.

A la hora de evaluar los resultados, ten en cuenta que en el caso de branding lo ideal es medir constantemente el brand awareness, que indica el nivel de reconocimiento de la marca. Cuando este índice aumenta, hay un impacto directo en la notoriedad de la marca y, consecuentemente, en los resultados de conversión.

¿Te gustó el artículo? Mira estos 10 consejos de Marketing Digital para Instituciones Educativas.

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *