Por Juan Andrés Corrales

Redactor freelancer de Rock Content

Publicado el 29 de mayo de 2020. | Actualizado el 25 de junio de 2020


El tiempo de permanencia en la página es una de las métricas a la que más debemos prestar atención como parte de nuestro trabajo en Marketing Digital.

Especialmente, este indicador resulta clave para medir la penetración, el alcance y los resultados de las acciones de una estrategia de Marketing de Contenidos que busca hacer a una marca relevante y visible mediante su valor.

En virtud de lo señalado, compartiremos esta guía completa sobre el tiempo de permanencia en la página, donde no solo encontrarás un listado de buenas prácticas que puedes aplicar para incrementarlo, sino también razones concretas por las cuales mejorar esta métrica es tan importante en una estrategia de Marketing Digital

¿Por qué el tiempo de permanencia en la página es tan importante para las webs?

Entre las razones que hacen que este factor sea clave y valioso para los sitios —y, comúnmente, las estrategias— sobresalen las siguientes:

Mayor autoridad ante los buscadores

Sí, el tiempo de permanencia en la página tiene una relación directa con el SEO.

Al obtener una media elevada, los algoritmos de Google y otros buscadores valorarán que tu sitio es profesional, relevante y útil, por lo cual le darán prioridad al hacer sus listas de resultados y definir las SERPs.

Por supuesto, cuando se trata de optimización en buscadores, existen muchos otros aspectos que entran en juego, como las populares palabras clave.

Aumento en las posibilidades de conversión

Si un usuario para mucho tiempo en tu web y va de un contenido a otro, lo gestionarás estratégicamente dentro del embudo de Marketing, teniendo mayores posibilidades de convertirlo a Lead y, luego, a cliente.

Reflejo de engagement

De nada vale que tus contenidos sean visibles si no cautivan a los usuarios.

Precisamente, un elevado tiempo de permanencia es sinónimo de que sí se produce el anhelado engagement

11 estrategias para aumentar el tiempo de permanencia en la página

Las estrategias que puedes llevar a cabo para impulsar el tiempo de permanencia en la página y gestionar tácticamente a los usuarios dentro de tu sitio web son muchas. A continuación, destacamos algunas de ellas: 

1. Incorporar enlaces internos en los textos y artículos

Lógicamente, la tasa de abandono es elevada cuando los usuarios encuentran pocas opciones y alternativas dentro de una determinado páginas web.

Debido a esto, es indispensable fomentar una experiencia verdaderamente integral que invite al usuario a permanecer en la página y a disfrutar las múltiples informaciones que ofrece.

En este sentido, una práctica estratégica es colocar enlaces internos en los artículos y textos que, además, respondan a dudas e inquietudes que puede experimentar el usuario conforme interactúa con un contenido.

Por ejemplo, si elaboras un material sobre herramientas inteligentes de gestión para las empresas e incluyes los sistemas ERP en la lista, conviene que coloques un enlace interno de algún contenido extenso y profundo que hayas producido sobre esa solución.

Si no lo haces y el usuario se siente especialmente interesado por esta herramienta, correrás el riesgo de que abandone tu sitio para buscar información sobre la misma en otros portales.

También, para fortalecer el esquema de enlaces internos conviene practicar el Topic Cluster, el cual podría catalogarse como la organización de contenidos en torno a un tema específico.

En la práctica, consiste en crear un contenido completo —que podríamos catalogar como “pilar”— al cual se integren múltiples enlaces internos de materiales que guarden alguna relación con su enfoque o que sean relevantes. 

Igualmente, es importante destacar que los enlaces internos contribuyen con la estrategia de optimización en mecanismos de búsqueda.

En WordPress puedes inspeccionar la cantidad de enlaces internos que cada página de tu blog recibe, así podrás identificar aquellas que has estado olvidando más de lo ideal. Al final, una página que no tiene enlaces internos hacia su contenido funciona como un “fantasma” en tu estructura general.

2. Incluir CTAs y presentarlos de forma atractiva

¿Sabes qué es un CTA? Es la sigla para Call to Action —llamada a la acción— y es un elemento estratégico y clave para los contenidos, los sitios web y las estrategias de Marketing Digital en general.

Como su nombre lo refleja, es una llamada, gráfica, anuncio o texto breve que invita al usuario a realizar una acción favorable para el proceso de atracción o de conversión, como leer otro artículo de un blog, dejar un comentario o suscribirse al newsletter.

Esto demuestra que tiene la capacidad de prolongar el tiempo de permanencia en la página y, adicionalmente, motivar a la persona a que avance a una nueva etapa de la jornada comercial.

Para que el CTA cumpla con estos fines estratégicos, debe ser presentado de forma atractiva y directa.

Incluso, cuando una llamada a la acción es muy relevante para tu Buyer Persona y piensas emplearla en múltiples contenidos, puedes presentarla por medio de un diseño específico y exclusivo, como en este ejemplo:

No olvides valorar la etapa del embudo de Marketing en que se encuentra el usuario. Por ejemplo, no conviene crear una llamada a la acción orientada a que la persona contacte a asesores de tu empresa si apenas se encuentra en una etapa de descubrimiento de su problema. 

3. Emplear contenidos de extensa duración

Parece una estrategia muy obvia, pero lo cierto es que no siempre la aplican los equipos de Marketing Digital.

Naturalmente, si incluyes contenidos de larga duración, la tasa de tiempo de permanencia en las páginas podría aumentar de forma sustancial.

Entre este tipo de materiales destacan los videos y los podcasts, dos formatos que además están muy de moda.

Eso sí, no basta con incluir contenidos audiovisuales o sonoros extensos, sino que debes enfocarte en que sean verdaderamente relevantes y capten el interés del usuario, motivando a consumirlos hasta el final.

Otra buena práctica es que incluyas CTAs —que cumplan con los fines estratégicos que ya mencionamos— en el cierre de estos materiales.

4. Producir contenidos interactivos

El engagement juega un papel clave en el tiempo de permanencia en la página. Por esta razón, debes centrarte en producir contenidos que impacten a las personas, tanto por su utilidad y funcionalidad como por su capacidad de evocar sentimientos y emociones.

Ante esta realidad, la producción de contenidos interactivos resulta una gran idea, debido a la capacidad del mismo para ofrecer experiencias integrales y satisfactorias que motiven al usuario a mantener un elevado nivel de compromiso con los materiales y mensajes de una marca.

Los tests interactivos —altamente visuales y llamativos— son una muy buena muestra de este tipo de contenidos. Además, en el caso de este formato, permite obtener información de interés sobre el potencial cliente.

También destacan los white papers, los ebooks, los mapas interactivos y diferentes herramientas de bibliotecas de recursos, como calculadoras y plantillas.

Usualmente, es importante implementar un amplio repertorio de formatos de contenido —interactivos o no— para enriquecer la experiencia del usuario.

Puedes tener una experiencia interactiva en nuestro mismo blog con la calculadora de Marketing que produjimos ¡Revísala en el enlace anterior!

5. Añadir notificaciones inteligentes

La inteligencia artificial es una mano amiga para promover un mayor tiempo de permanencia en la página.

Una muestra de ello son las notificaciones que se activan cuando el usuario dirige el ratón hacia el botón de salida.

Estos avisos le ofrecen al usuario las posibilidades de acceder a nuevas piezas de información o de revisar otras funcionalidades y elementos del sitio web, incentivándolo a que desista de la idea de marcharse. 

6. Utilizar formularios de información como moneda de cambio

El Marketing moderno y sus buenas prácticas nos dicen que debemos incluir a los usuarios en las estrategias, abriendo ventanas para que interactúen y dándoles poder de decisión.

Es por ello que conviene compartir formularios y recuadros que inviten al usuario a colocar datos de contacto a cambio de acceso a contenidos ricos, herramientas funcionales y otras ventajas.

De esa manera, diriges a los visitantes hacia tus objetivos estratégicos, los entretienes y, más importante aún, obtienes información de interés sobre ellos que te permite fomentar una interacción más cercana y personalizada. 

7. Optimizar el diseño web

Las acciones técnicas también tienen un impacto directo en el tiempo de permanencia y una de ellas es el mejoramiento del diseño web.

Entre otras cosas, es clave que dividas los contenidos en secciones con subtítulos o temáticas específicas que hagan más intuitiva y sencilla la navegación.

Para ello puedes optar por colocar una pestaña en la parte superior, llamada “categorías” o “temas”, donde muestres de qué habla tu blog y permitas ingresar directamente a las áreas de interés del usuario.

El equilibrio de colores, relieves, estilos y otros elementos de diseño gráfico es otra de las cosas que, coherentemente, debes garantizar.

Asimismo, optimiza el formato y estilo de cada contenido en sí siguiendo buenas prácticas, como evitar párrafos de más de 6 líneas e incorporar listados cuando sea necesario. 

8. Mejorar la velocidad de carga

Sin duda, otra estrategia técnica que te ayudará a prolongar el tiempo de permanencia en la página.

Ponte en el lugar del internauta: ¿qué haces si un sitio —que tiene información interesante— resulta muy lento? Seguramente decidirías abandonarlo y buscar otra opción, como cualquier otra persona.

Por ello, en conjunto con profesionales, aplica acciones técnicas que mejoren la velocidad de carga y, en consecuencia, la experiencia de navegabilidad.

Puedes medir la velocidad de carga de tus páginas en Google Analytics, que ofrece insights de cómo mejorar este indicador en tus contenidos.

9. Vigilar y corregir enlaces

No permitas que los visitantes se decepcionen al interactuar con los contenidos de tu blog.

Uno de los mayores fiascos que puede experimentar un usuario es intentar ingresar a un enlace que le interese y que el mismo esté roto o arroje un error.

Es fundamental que mantengas un monitoreo frecuente de las URLs incorporadas en tus contenidos y te asegures de que todo esté en orden. Si notas alguna falla, ¡corrígela de inmediato!

A partir de una auditoría de SEO en softwares como SEMRush, puedes encontrar enlaces rotos y exportar una lista de esos errores para contenerlos.

10. Colocar datos e información original

Seamos sinceros: en Internet es posible conseguir el mismo dato en decenas de sitios diferentes.

Tomando en cuenta esto, una muy buena manera de diferenciarse —y, con ello, motivar al usuario a no preferir otros sitios— es aportar informaciones y estadísticas propias.

Sabemos que esto puede ser complejo y demanda mucho tiempo, pero es algo que conviene aplicar en unos pocos contenidos y que rinde muy buenos resultados e impulsa la credibilidad.

Por ejemplo, puedes hacer unos pocos contenidos avanzados al mes, basados en entrevistas a firmas de investigación o especialistas que te aporten datos duros y exclusivos.

11. Agregar una ventana de chat instantáneo

Si a tus usuarios les surge alguna duda o inquietud luego de interactuar con tus contenidos, no permitas que se marchen a otros sitios para resolverla.

Proporciona una ventana de chat instantáneo para que las personas puedan hacer todas las consultas necesarias, pues conjuntamente hará que el tiempo promedio de permanencia en la página aumente de forma significativa.

¿Cómo medir el tiempo de permanencia de los usuarios en las páginas web?

Para medir el tiempo de permanencia en la página no tendrás que, necesariamente, hacer tediosas encuestas ni sacar cálculos propios por ti mismo.

Por suerte, existen herramientas que señalan este indicador de manera automática y precisa. Entre estas soluciones, sin duda Google Analytics es una de las mejores y más convenientes.

Esta herramienta te mostrará específicamente el tiempo que, en promedio, suelen pasar los visitantes en tu portal, así como muchas otras estadísticas que reflejan el comportamiento del usuario.

Más del 45% de los especialistas en Marketing estiman que el tiempo promedio de permanencia en sus páginas va de 3 a 5 minutos.

Si bien se puede decir que superar esa media ya es un buen resultado, es preferible que te fijes en lo cualitativo de los números y no en lo netamente cuantitativo.

Por ejemplo, es importante que relaciones el tiempo promedio de permanencia con la tasa de rebote o bounce rate, es decir, el índice de usuarios que abandonan un sitio sin ir más allá de su página de entrada.

Si la media de permanencia está entre ese rango “habitual” cercano a los 5 minutos, pero la tasa de rebote es realmente baja, tu estrategia tiene muchos puntos a su favor: significa que el usuario se siente motivado por descubrir qué hay detrás de sus materiales, categorías y funcionalidades.

En ese caso, podrías aprovechar los mapas de calor de Google Analytics para ir más allá y saber cuáles son las ventanas y categorías de tu portal más visitadas y en qué punto suelen abandonar o marcharse los usuarios.

Conclusión

¡Bien! Ya sabes por qué el tiempo de permanencia en la página es tan importante y de qué forma propiciar que este indicador alcance un punto ideal.

En general, puede decirse que se trata de un objetivo que solo puede conseguirse cuando se integran buenas prácticas de un conjunto de áreas clave, como SEO, diseño gráfico y digital y redacción web, entre otras.

Si este contenido te pareció interesante y quieres conocer otras valiosas métricas de SEO, ¡descarga nuestro ebook completo del posicionamiento en buscadores!

banner guía seoPowered by Rock Convert

100.000 personas no podrían estar equivocadas
Deja su email y recibe contenidos antes que todo el mundo

Posts relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *